¿La respuesta a una oración puede ser incorrecta?

consejos oración

Recientemente, estuve pensando mucho sobre las respuestas a las oraciones. Especialmente, las respuestas que nos llevan a situaciones difíciles. A veces, le pedimos a Dios que nos guíe, si asistir a esta escuela o casarnos con esta persona y obtenemos un “sí” como respuesta. Pero, después de semanas, meses o incluso, años, nos damos cuenta de que no era ahí donde necesitábamos estar.

¿Por qué Dios nos da una respuesta cuando resulta que no era la correcta para nosotros?

También te puede interesar: Mantener la fe cuando a veces parece que nuestro Padre Celestial no responde a nuestras oraciones

Experiencia personal

camino equivocado

Cuando regresé de la misión, comencé a salir con este joven. Me sentía feliz y contenta con mi vida. Además, disfrutaba pasar el tiempo con él. Hablamos sobre el matrimonio y lo siguiente que sé es que dos meses y medio después ya estaba comprometida. Recuerdo haber orado y ayunado para saber si él era el hombre correcto con el que debía casarme y una y otra vez sentí un “sí” como respuesta.

Así que empecé a planear mi boda y organizar mi vida futura. Cada vez que dudaba si esto era lo que debía hacer, oraba al respecto y recibía, una vez más, un “sí” como respuesta.

Y, luego todo salió mal. Las cosas comenzaron a salirse de control y me descubrí equivocándome, cediendo mis estándares. No fue hasta que pensé en terminar el compromiso que comencé a sentir el Espíritu nuevamente. Así que lo terminé después de dos meses y medio.

Por mucho tiempo, intenté saber por qué a pesar de que había orado y ayunado al respecto y recibido un “sí” como respuesta, terminé en el camino equivocado.

A decir verdad, existen muchas razones por las que Dios me guio en esa dirección particular. Y, aunque nos causó mucha tristeza a él, nuestras familias y a mí. Finalmente, el plan del Señor fue mucho mejor de lo que podría haber soñado. Y, aprendí que Sus respuestas a las oraciones siempre nos llevan de regreso a Él.

Experiencias de las Escrituras

camino equivocado

Sabemos que el Señor no se equivoca cuando recibimos revelaciones.

A veces, cuestionamos al Señor hasta que Él nos deja ir en la dirección que queremos, como sucedió con José Smith y las 116 páginas. Sin embargo, a veces, las experiencias por las que atravesamos son simples experiencias para probar nuestra fe y ayudarnos a saber indudablemente que Dios está con nosotros.

Piensa en Nefi, que dejó Jerusalén con su padre, según los mandamientos del Señor. Pero, después de que se había ido y acampado, el Señor les indicó que debían regresar a Jerusalén para obtener las planchas de bronce.

¿El Señor no podía haberles dicho la primera vez que tomaran las planchas antes de que se fueran? Sí, Él podría haberlo hecho. Pero, pienso en el argumento que Nefi incluye al final de 1 Nefi 1:

Pero he aquí, yo, Nefi, os mostraré que las tiernas misericordias del Señor se extienden sobre todos aquellos que, a causa de su fe, él ha escogido, para hacerlos poderosos, sí, hasta tener el poder de librarse.

Nefi no podría haber sabido que el Señor lo liberaría si no hubiera probado eso muchas veces. La fe de Nefi era fuerte porque había tomado el camino difícil y confiado en el Señor y Dios lo había ayudado a salir de esa prueba.

camino equivocado

Esto también es verdad con otros profetas de las escrituras. Piensa en los Israelitas, por los que Moisés volvió para rescatar de los egipcios. Dios podría haber hecho el viaje más fácil y simplemente enviar una plaga que destruyera Egipto y liberara a los Israelitas. Pero, Moisés y los Israelitas tuvieron que aprender a confiar en que el Señor los cuidaría.

Incluso, en esta dispensación moderna, vemos cómo los profetas son probados al igual que su fe una y otra vez. Asimismo, una y otra vez, los profetas testifican cómo Dios los ayudó a salir de esas pruebas.

En el carácter de Dios no está abandonar a Sus hijos. Incluso, si las respuestas que Él nos da nos conducen a un camino difícil lleno de rocas, espinas y angustia, Él nunca nos llevará por el camino equivocado. Finalmente, seremos más fuertes y sabremos por nosotros mismos que Dios tiene un plan para nosotros.

El hacer lo bueno no significa que todo siempre saldrá bien. La clave es recordar que la fe y la obediencia todavía son las respuestas, incluso cuando las cosas salgan mal; y quizás, especialmente, cuando ése sea el caso. (Élder David E. Sorenson de los Setenta, “La fe es la respuesta,” Conferencia General de abril 2005).

Libre albedrío

camino equivocado

Otro aspecto que influye en las respuestas que recibimos es el hecho de que todos tenemos nuestro libre albedrío.

En el Libro de Mormón, leemos:

“Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte.” 2 Nefi 2:27

Es fácil recordar que las decisiones que tomamos influyen en los demás, como ir a una escuela en especial o unirnos a la iglesia, etc. Pero, creo que frecuentemente olvidamos que también sucede lo contrario. Los demás podrían tomar decisiones que cambien el resultado de donde originalmente íbamos a ir.

Especialmente, en el caso de los matrimonios; a veces, el Señor nos da un “sí” como respuesta, pero por las decisiones de una o ambas partes, ese “sí” se convierte en un “no.” Eso no significa que la respuesta no haya sido correcta en algún momento. Sin embargo, debido a las circunstancias, la respuesta del Señor cambia.

Una vez, escuché una cita de John Bytheway que decía que el Señor no conduce un auto estacionado. Tenemos que movernos. Pero, a medida que nos movamos y confiemos en Él, Él nunca nos llevará por el camino equivocado. Incluso, si eso significa que a veces cambie una respuesta.

Repuestas al camino equivocado

camino equivocado

Me encanta la historia que comparte el Élder Holland sobre él y su hijo, Matt. Ambos fueron a ver el Río Colorado a lo largo de la Antigua Franja de Arizona. El Élder Holland recuerda cómo, cuando regresaban, llegaron a un cruce en el que no podían recordar qué camino tomar. El Élder Holland y Matt oraron para saber qué camino debían seguir y ambos sintieron que debían ir por la derecha. Pero, después de avanzar, llegaron a un callejón sin salida. El Élder Holland dio vuelta a la camioneta y fueron por el camino correcto, hacia la izquierda. Finalmente, llegaron a casa.

He reflexionado sobre la razón por la que Dios nos guiaría a un camino aparentemente equivocado después de haber orado para obtener guía. Me encanta la respuesta del Élder Holland:

Creo que el Señor, Su deseo para nosotros ahí y Su respuesta a nuestra oración era llevarnos por el camino correcto tan pronto como fuera posible con cierta confianza, con cierto entendimiento, de que estábamos en el camino correcto y que no debíamos preocuparnos. Y, en este caso, el camino más fácil iba a dejarnos avanzar 400 o 500 yardas en el camino equivocado y saber rápido e indudablemente que era el camino equivocado y por lo tanto, con la misma seguridad, con la misma convicción, que el otro era el camino correcto.

Creo que lo que usualmente olvidamos es que el Señor ve todas las cosas desde el final hasta el principio. No podemos comprender completamente todo lo que puede el Señor ni podemos ver cómo terminará. Simplemente, somos seres mortales que tienen que confiar en que Él conoce el camino correcto. Y, si el camino del Señor nos lleva a un callejón sin salida, debemos confiar en que Él conoce el camino. Él nos pide que demos ese salto de fe y nos rindamos a Su voluntad.

El Élder Holland continúa, “Tengo el conocimiento absoluto, el conocimiento perfecto, de que Dios nos ama. Él es bueno. Él es nuestro Padre. Y, Él espera que oremos, confiemos, creamos, no temamos, no nos retractemos ni dejemos de intentarlo cuando algo parece que simplemente no va bien.

“Sigamos, sigamos trabajando, sigamos creyendo, sigamos confiando, sigamos el mismo camino. Y, viviremos para caer en Sus brazos y sentir Su abrazo y lo escucharemos decir: “Te dije que todo estaría bien. Te dije que estaría bien.”

Confiar en el Señor

camino equivocado

De mi experiencia, no podría decir que he llegado al punto en que estoy agradecida por terminar mi compromiso. Todavía sigo lidiando con la pena todos los días. Pero, puedo decir, con gran convicción como el Élder Holland, que sé que Dios me guiará y a cada uno de nosotros en el camino correcto. Él siempre responde nuestras oraciones incluso si no es de la manera en que usualmente esperamos. Su camino es el mejor.

Pero, a veces Su camino incluye un desvío de la curva de aprendizaje, como con José Smith y las 116 páginas perdidas. A veces, eso incluye ir por un camino equivocado, como lo aprendieron el Élder Holland y su hijo. Nuestro Padre Celestial es el padre máximo. Sus respuestas siempre nos llevarán a casa con Él.

La escritura en Proverbios 3 realmente nos lleva a casa:

Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.

¿Tuviste alguna experiencia con los “caminos equivocados”? Compártela con nosotros en los comentarios de abajo.

Artículo originalmente escrito por Katrina Weyerman y publicado en mormonhub.com con el título “Can an Answer to Prayer be Wrong?

| Para meditar
Publicado por: Nicole Córdova Loayza
Traductora de español, inglés y portugués. Me encantan los idiomas y conocer sobre diferentes culturas. También me gusta el arte y amo la naturaleza.
salir o no con no miembros
¿Salir o no salir en citas con personas no miembros?
fairmormon
La conferencia de FairMormon destaca el impacto que las mujeres han...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *