He pasado algún tiempo en el Medio Oriente. El Oriente Medio es una de las regiones más fascinantes aunque profundamente mal entendidas del mundo. Cada vez que estoy en la región aprendo algo nuevo sobre la gente, cultura, historia, civilización, idioma, comida o religión.

como mejorar la oración

En un reciente viaje a la región, aprendí una lección sorprendente sobre la oración.

La lección fue sorprendente por varias razones.

Primero, he sido un cristiano que ora toda mi vida. ¿Qué más hay que aprender acerca de la oración?

En segundo lugar, la oración es tan simple, al menos en sus pasos de fórmula: dirigirse al Padre, darle gracias, pedirle y cerrar en el nombre de su Hijo Jesucristo. ¿Qué más hay que aprender acerca de la oración?

Tercero, enseñé a orar a tiempo completo durante dos años como misionero. ¿Qué más hay que aprender acerca de la oración que no había aprendido como maestro de la oración?

El punto debe ser aclarado: yo estaba inconscientemente en una mentalidad que no tenía nada más que aprender sobre la oración.

En una mentalidad así fui comprensiblemente sorprendido, encantado, inspirado y humillado por lo que aprendí de mis amigos musulmanes acerca de la oración.

Mientras mis amigos musulmanes pedían a Dios en oración, mantuvieron sus manos juntas formando un cuenco con sus manos.

Estaba curioso. He visto que los creyentes en Dios se dirigen a Él en oración reverentemente doblando sus brazos, o juntando las manos, o levantando sus manos hacia el cielo en petición. ¿Pero haciendo un cuenco con las manos?

Inquisitivamente le pregunté a mis amigos musulmanes: “Cuando ustedes oran a Dios, ¿por qué mantienen las manos juntas en forma de cuenco?”

como mejorar la oración

Su respuesta fue hermosa y simple.

“Oramos a Dios con fe esperando respuestas a nuestras oraciones. Mantenemos nuestras manos en esa posición porque representa nuestra disposición y el estar listos para recibir bendiciones de Dios. Nuestras manos abiertas simbolizan que estamos abiertos y capaces de sostener las bendiciones que Él nos confía”.

Al igual que un cuenco vacío puede llenarse de agua, mis amigos musulmanes demostraron simbólicamente que eran recipientes abiertos dispuestos a recibir las bendiciones de Dios.

¿Cuántas veces he orado a Dios y todavía no estoy listo ni abierto (simbólicamente, físicamente, espiritualmente) para recibir lo que Él tiene para ofrecer?

como mejorar la oración

 

Desde que aprendí la lección de mis amigos musulmanes, he orado con mis manos abiertas representando mi disposición y actitud abierta a recibir de Dios, mi corazón ha recordado ser más reflexivo en la oración, más atento escuchar, más sintonizado con los dones que he recibido y, por lo tanto, más agradecido a Dios que realmente nos bendice hasta que sobreabunde y no podemos contener lo que Él tiene para ofrecernos:os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde“(véase Malaquías 3:10).

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Dr. Taylor Halverson y fue publicado en ldsliving.com, con el título What My Muslim Friends Taught Me About Prayer: Surprising Insights from a Mormon Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company