En los zapatos de otra persona: Cómo ser compasivos sin juzgar a otros

ser compasivos

El brote de coronavirus y la incertidumbre que lo rodea me recuerdan a una historia que una vez escuché. Se basó en un evento ocurrido durante la epidemia de gripe española de 1918.

Earl era un hombre trabajador que amaba a su familiar. Él, su esposa y sus hijos tenían una pequeña tienda en una pequeña ciudad del oeste. En el área donde vivían, había mucha emoción por la llegada del nuevo ramal ferroviario.

Cuando la obra del ramal ferroviario comenzó, llegaron muchas personas nuevas al pueblo. La mayoría de ellos eran hombres que trabajaban en el ferrocarril. El negocio de Earl aumentó significativamente, sin embargo abastecerse de productos le fue costoso, todo tenía que ser traído en mulas y vagones.

También te puede interesar: Perdonar: Mi mayor victoria

Earl trató de mantener sus precios justos, agregando solamente un margen de beneficio suficiente en el precio de los productos para pagar sus costos y cuidar de su familia. Aún así, mucha gente se quejó de los precios de la tienda de Earl.

La mayoría de ellos eran personas que habían venido de otras ciudades mucho más al sur. Estas ciudades ya tenían servicio de trenes y no tenían los costos de transporte adicionales.

Earl y su familia habían soportado la ira y los insultos de la gente durante un tiempo cuando los golpeó la epidemia de gripe española. De todas las familias en la ciudad, su familia fue la más afectada. Mucha gente entraba y salía de su tienda, y muchos de ellos tenían gripe. Pronto, toda la familia de Earl enfermó.

Aunque Earl trabajaba desde la mañana hasta la noche cuidando de su familia, él trataba de mantener su tienda abierta tanto como le fuera posible. Sabía que la gente del pueblo dependía de ello. 

Pero Earl perdió a cuatro de sus seis hijos, y su esposa quedó postrada en cama. Hubo días en que tuvo que cerrar la tienda para enterrar a sus hijos o simplemente cuidar de su familia. Esto aumentó aún más la ira que recibió de quienes llegaban a la ciudad solo para encontrar la tienda cerrada.

Un día, cuando Earl se dirigía al cementerio con el cuerpo de su hija de dos años en un pequeño ataúd de pino, una multitud rodeó su carreta. Comenzaron a gritarle que él era rico mientras que los demás tenían muchas dificultades, y a que él no le importaba nadie más. 

De repente, la multitud enloqueció. Alguien sacó a Earl de la carreta y comenzaron a golpearlo.

Casi al instante, el capataz de la obra ferroviaria estaba allí. Sabía de las pérdidas que Earl había atravesado en su familia e incluso lo había ayudado a enterrar a algunos de sus hijos.

El capataz, enojado, golpeó a la gente y pateó haciéndose camino entre la turba, obligando a los hombres a detenerse. El capataz ayudó a Earl a levantarse, luego se subió a la carreta y cargó el pequeño ataúd mientras hablaba.

“¡Son un montón de tontos! Culpan a Earl de sus problemas cuando ni siquiera saben lo que es un verdadero problema. En esta caja yace el cuerpo de su hija menor, y con ella va enterrando a cuatros de sus hijos. ¿Quién de ustedes estaría dispuesto a tomar su lugar? ¿Quién de ustedes estaría dispuesto a tomar su tienda a cambio de sus seres queridos?

El capataz se volvió hacia uno de los hombres que lideraba el ataque. 

“¿Y tú, John? No has perdido a un solo miembro de tu familia por la gripe. ¿A cuál de tus hijos te gustaría intercambiar por la tienda de Earl? ¿Quizá a Timothy o tal vez a la pequeña Susan?”

John ni siquiera pudo mirar al capataz. El capataz le hizo una pregunta similar al resto y recibió una respuesta similar.

“Bueno, entonces”, dijo el capataz, “cuando se imaginen qué tan bien creen que es la situación de otra persona, le sugiero que consideren cómo sería estar en sus zapatos todo el tiempo, no solo en los momentos de su vida que les gusta”.

El capataz extendió una mano y subió a Earl de regreso a la carreta. Luego se volvió hacia la multitud. 

“Les sugiero que regresen a sus trabajos. En cuanto a mí, planeo ir al cementerio para ayudar a cavar una pequeña tumba”.

Cuando Earl y el capataz se dirigieron al cementerio, nadie regresó a sus labores. Por el contrario, siguieron a la carreta. Nadie dijo nada mientras los hombres ayudaban a cavar la pequeña tumba junto a las tres recientes tumbas. 

Cuando Earl cayó de rodillas sollozando cuando el pequeño ataúd de madera fue colocado en su lugar, las personas de esa pequeña ciudad cambiaron para siempre.

Con el paso de los años, las personas que llegaban a ese pueblo decían que nunca habían visto un pueblo con tanta compasión. Los adultos mayores asentían y decían que era porque los que vivían allí tuvieron que aprender por las malas cómo era estar en los zapatos de otra persona.

Este artículo fue escrito originalmente por Dario Howard y fue publicado originalmente por latterdaysaintmag.com bajo el título “A Walk in Someone Else’s Shoes

| Para meditar
Publicado por: *Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Lo que aprendió la Pdta. Cordon tras encontrar objeto de antepasado...
Santa Cena
¿Se requiere 2 poseedores del sacerdocio para administrar la Santa...

Deja un comentario*

comment_before*