A los Santos de los Últimos Días se les prometen bendiciones tales como paz, fortaleza y mayor espiritualidad cuando asistimos a la iglesia con regularidad y vamos al templo a menudo. Pero para aquellos que viven con alguna forma de enfermedad mental, como ansiedad o depresión, no siempre es fácil o cómodo asistir a la iglesia e ir al templo y sentir los efectos de esas bendiciones prometidas.

Puesto que somos seres físicos, emocionales y espirituales, la salud mental puede afectar nuestra capacidad de sentir el Espíritu y experimentar la paz.

Este artículo sugerirá cuatro consejos para manejar la ansiedad en la iglesia o en el templo basado en los discursos de las autoridades generales y las ideas de aquellos que han experimentado ansiedad en los entornos de la iglesia.

Es importante reconocer que cada persona tiene una composición genética distinta y química del cerebro y proviene de una situación única y antecedentes personales. En consecuencia, las estrategias que pueden ayudar a algunas personas a manejar la ansiedad pueden no ser útiles para su situación. También es importante recordar que no existe un enfoque de “solución rápida” o “de una sola forma” para este complejo asunto.

Por favor busque ayuda profesional si su salud mental está impactando seriamente su calidad de vida diaria o dificultando su funcionamiento. (Usted podría considerar encontrar un consejero con la ayuda de su obispo o a través de Servicios Familiares SUD.) Como el élder Holland elocuencia y con sensibilidad declaró:

Si las cosas continúan debilitándolos, busquen el consejo de personas certificadas y con buena reputación, aptitud profesional y buenos valores. Sean sinceros con ellos acerca de su historial y sus dificultades. Consideren con espíritu de oración y de manera responsable el consejo que les brinden y las soluciones que les prescriban. Si tuvieran apendicitis, Dios esperaría que pidieran una bendición del sacerdocio y que obtuvieran la mejor atención médica disponible; lo mismo se aplica a los trastornos emocionales. Nuestro Padre en los Cielos espera que usemos todos los maravillosos dones que Él nos ha proporcionado en esta gloriosa dispensación“.

(Jeffrey R. Holland,” Like a Broken Vessel”, octubre de 2013).

Aquí hay cuatro estrategias para ayudar a controlar la ansiedad en la iglesia o en el templo:

  1. Practique meditación

“Busque el placer en las cosas pequeñas y simples notando la textura de una flor, el sabor de tu comida favorita, o la belleza en el canto de los pájaros. Practique meditación o cualquier otra técnica de relajación. Permita que tus pensamientos se dirijan a Dios mientras le da a su mente y cuerpo tiempo para rejuvenecer”

(lds.org/mentalhealth).

Puede ser difícil disfrutar de la iglesia o el templo cuando se siente ansioso. Dado que la ansiedad a menudo implica pensamientos sobre el pasado o el futuro, puede ser útil encontrar una manera de volver al momento presente.

El concepto de atención plena puede ser una herramienta útil para cambiar su enfoque. Mind.org define la atención plena como:

“… haciendo un esfuerzo especial para dar toda su atención a lo que está sucediendo en el momento presente a lo que está sucediendo en su cuerpo, su mente o su entorno, por ejemplo de una manera sin juicios. La meditación describe una manera de acercarse a nuestros pensamientos y sentimientos para que nos volvamos más conscientes de ellos y reaccionemos de manera diferente frente a ellos “.

Si se siente ansioso en la iglesia o en el templo, busque algo concreto en qué concentrarse con el uso de los sentidos (vista, tacto, gusto, olfato, sonido) que lo devolverán al momento. Por ejemplo, puede ser útil concentrarse en escuchar las palabras de un discursante durante una charla o lección, notar los colores en el ambiente, sentir los pies en la tierra o centrarse en los himnos o la música de preludio. Estas estrategias, aunque aparentemente simples, pueden ayudarle a volver al momento y desviar los pensamientos que provocan ansiedad.

  1. Enfóquese en las relaciones interpersonales y el servicio

“Las conexiones sociales con la familia, los amigos y otros en su comunidad pueden aumentar su felicidad y salud física y pueden reducir la incidencia de desafíos de salud mental. Recuerde, es la calidad de las relaciones que tiene lo que es importante, no el número”.

(lds.org/mentalhealth).

Cuando usted está luchando o siente dolor, puede ser inmensamente difícil de voltear hacia afuera. Las enfermedades mentales pueden hacer que sea especialmente difícil llegar a los demás; sin embargo, muchas personas pueden beneficiarse de su amor y servicio. Como el élder Renlund citó de una historia en su discurso de abril de 2015 en la conferencia general:

“La iglesia es como un gran hospital y todos estamos enfermos a nuestro modo. Venimos a la iglesia para ser ayudados… “

Una línea del himno, “Señor, yo te seguiré”, nos recuerda que otros pueden estar en silencio pasando por pruebas que no conocemos: “En el corazón se esconden penas que no puedo ver”.

En abril de 2004, el presidente Eyring compartió una idea similar:

Siendo joven, serví como consejero de un sabio presidente de distrito de la Iglesia que se afanó por instruirme. Recuerdo que una de las cosas que me dejaron intrigado fue este consejo que me brindó: “Cuando conozcas a una persona, trátala como si tuviera un grave problema… y más de la mitad de las veces habrás acertado”.

(Henry B. Eyring,” Con la fuerza del Señor “, abril 2004).

Cuando nos centramos en buscar a alguien que pueda necesitar un amigo en la iglesia o ayudar a otros a sentirse más cómodos en la iglesia, podemos ser bendecidos para sentir una mayor paz nosotros mismos. Esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo y puede ser incómodo (especialmente si se trata de ansiedad social), pero acercarse a la iglesia o la asistencia al templo con la mentalidad de “¿A quién necesita el Señor que yo sirva?” (O incluso adoptar la pregunta de Pablo en Hechos 9: 6 “Señor, ¿qué quieres que yo haga?”) puede ser una forma útil salir de la ansiedad.

Ir al templo provee muchas oportunidades para realizar ordenanzas vicarias por los antepasados ​​y otros que han fallecido. El Presidente Nelson enseñó:

Al hacer por los demás lo que ellos no pueden hacer por sí mismos, seguimos el ejemplo del Salvador, que llevó a cabo la expiación para bendecir la vida de los demás“.

Si hay ordenanzas con las que usted no se siente cómodo, recuerde ser paciente consigo mismo. Aleah Ingram de LDSDaily.com sugiere:

“Céntrese en las ordenanzas con las que se sienta más capaz de realizar. No se empuje hacia las expectativas de nadie. Cuando usted se sienta listo, trate de hacer una ordenanza del templo que pueda ser más difícil para usted. Piense en maneras en que usted pueda hacer la situación más cómoda para usted mismo. Ore por la fuerza y ​​la habilidad para cumplir con sus rectas motivaciones”.

Al concentrarse en los demás, también es importante cuidar de sí mismo y sus necesidades. Recuerde ser amable con usted mismo y no metafóricamente “corra más aprisa de lo que sus fuerzas le permiten…” (véase Mosíah 4:27).

  1. Identifique momentos en los que ha sentido el Espíritu en el pasado

“Dios no te ha abandonado. Incluso Cristo, en el Jardín de Getsemaní, sintió que el Espíritu se retiraba por un tiempo, pero entonces Dios envió un ángel para apoyarlo. . . . Recuerde lo que sabía. Encuentre algún escrito en su diario antiguo que describa una experiencia espiritual o hable con alguien de su confianza” (lds.org/mentalhealth).

Como puede ser difícil sentir el Espíritu en la iglesia o en el templo si está luchando con sentimientos de ansiedad, es importante recordar momentos en los que usted ha sentido el Espíritu en el pasado. Todos sienten el Espíritu de manera diferente. Ya sea leyendo las escrituras, escuchando los testimonios, cantando los himnos o sentándose tranquilamente y reflexionando, busque encontrar y reconocer momentos en la iglesia o en el templo cuando es más fácil para usted sentir el Espíritu.

Si usted está luchando para sentir el Espíritu, aférrese a los momentos en que usted ha sentido el amor de Dios en el pasado. El élder Holland ha enseñado:

Ante todo, nunca pierdan la fe en el Padre Celestial, quien los ama más de lo que pueden comprender. Como dijo el presidente Monson a las hermanas de la Sociedad de Socorro, de manera tan conmovedora, el pasado sábado por la noche; “Ese amor nunca cambia… Está allí para cuando se sientan tristes o felices, desanimadas o esperanzadas. El amor de Dios está allí ya sea que sientan que merezcan amor o no; simplemente siempre está allí”. Nunca jamás duden eso ni nunca endurezcan sus corazones. Fielmente sigan las buenas prácticas de devoción que invitan al Espíritu del Señor a sus vidas. Busquen el consejo de los que poseen las llaves de su bienestar espiritual. Pidan y atesoren las bendiciones del sacerdocio. Participen de la Santa Cena cada semana y aférrense a las promesas de perfección en la expiación de Jesucristo. Crean en los milagros. He visto suceder muchos de ellos cuando todo otro indicio decía que ya no había esperanza. La esperanza nunca se pierde. Si esos milagros no llegan enseguida, plenamente o nunca llegan, recuerden el angustiado ejemplo del Salvador: Si la amarga copa no pasa de nosotros, bebámosla y seamos fuertes, confiando en días más felices por delante”.

(Jeffrey R. Holland,” Como una vasija quebrada”, octubre de 2013).

  1. Recuerde que no tiene que ser perfecto para ser digno

“Si bien las causas de la enfermedad mental son complejas y debatidas entre los profesionales, sabemos que la enfermedad mental no es un resultado del pecado o debilidad de carácter” (lds.org/mentalhealth).

Las enfermedades mentales pueden dificultar sentir que eres lo suficientemente bueno para estar en el templo o en la iglesia

En su blog The OCD Mormon, Kari Ferguson escribe:

“Para mí, el TOC dice: ‘Puedes ser perfecto. Puedes hacerlo todo. Lo mejor es la perfección. Obviamente, o de lo contrario no se le pedirá que sea perfecto o tan cerca como usted puede conseguirlo. Puedes acercarte. Esforzarse más.

Algunas personas religiosas podrían decir que eso no es el TOC, eso es Satanás. Y no sé, tienen voces similares a veces y tal vez sus mensajes se superponen. Pero el hecho es que me siento de esta manera y depende de mí decidir si lo dejo controlar mis acciones o si me pongo a la altura y tomar un riesgo. Tomando un riesgo, quiero decir, ir al templo incluso si siento que tal vez no soy tan digna como podría serlo. Tomar la santa cena aunque no me haya arrepentido perfectamente de algo. Orar incluso si no creo estar 100% en sintonía con el Espíritu.

A veces es increíblemente difícil. A veces siento que soy una pecadora y estoy fingiendo delante de todos. Pero no estoy segura de si esa soy Yo o el TOC hablando. Tal vez ni siquiera importa. . . . Es dignidad, no perfección, aunque sea difícil de recordar y comprender a veces”.

“Recuerda que Dios nos ama y quiere bendecirnos, aunque somos imperfectos y a menudo cometemos errores. El Presidente Nelson enseñó: “No debemos desalentarnos si nuestros esfuerzos más sinceros en busca de la perfección nos parecen demasiado arduos e interminables. La perfección es inminente; llegará en su totalidad únicamente después de la resurrección y sólo por medio del Señor; está en espera de todos los que le aman a Él y guardan Sus mandamientos…

Aunque asistir a la iglesia y al templo con problemas de salud mental no siempre es fácil o cómodo, puede valer la pena el sacrificio. A medida que trate de manejar la ansiedad en la iglesia y en el templo, pida ayuda de familiares, amigos cercanos, obispado, maestros orientadores y maestras visitantes, y lo más importante, de nuestro Padre Celestial y Jesucristo.

En la Liahona de marzo de 2017, Lyle J. Burrup de LDS Family Services escribió:

“Los trastornos de ansiedad pueden ser una lucha de por vida para algunos, pero con entrenamiento sobre cómo cambiar las percepciones distorsionadas, pensamientos y sentimientos, pueden ser manejables. Todos podemos beneficiarnos de comprender mejor la ansiedad. Si estás luchando, puedes encontrar consuelo a través del evangelio de Jesucristo, asistido por consejería profesional si es necesario. Y en su Iglesia puedes encontrar apoyo y aceptación mientras todos nos esforzamos juntos para llegar a ser uno y fortalecernos mutuamente. “(Lyle J. Burrup,”Anxiety and Anxiety Disorders)”

Este artículo fue escrito originalmente por Madeleine Tolk y fue publicado en ldsliving.com, con el título 4 Tips for Those Who Experience Anxiety in the Temple and at Church Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company