Ansiedad por coronavirus: cómo afrontar el estrés, el miedo y la incertidumbre

ansiedad en tiempos de coronavirus

Para muchas personas, la incertidumbre que viene por el coronavirus (COVID-19) puede resultar difícil de manejar.

No sabemos exactamente cómo nos veremos afectados o qué tan mal podrían ponerse las cosas. Y eso hace que sea demasiado fácil caer en un miedo y pánico que pueda abrumarnos. 

Aquellos temores pueden tener un impacto emocional en nosotros, especialmente si sufrimos de ansiedad. Sin embargo, todavía hay maneras de luchar contra estos sentimientos y aquí te decimos cómo lograrlo.

También te puede interesar: “Él no nos ha desamparado, nos ha preparado para este preciso momento

1. Minimiza el consumo constante de noticias que te causen angustia o estrés

Es vital mantenerse informado, particularmente sobre lo que está sucediendo en tu comunidad, de manera que puedas seguir las precauciones de seguridad recomendadas en tu país para frenar la propagación del coronavirus. 

Sin embargo, hay mucha información errónea, así como una cobertura sensacionalista que solo alimenta el miedo. Es importante discernir lo que lees y ves. La salud mental también es salud, por lo tanto debes cuidar de la tuya.

Puedes limitar la frecuencia con la que buscas noticias para mantenerte informado. El límite es diferente para todos, así que presta atención a cómo te sientes y ajusta el tiempo que se adecúe a ti, como por ejemplo 1 o 2 veces al día.

Aléjate de las redes sociales si comienzas a sentirte abrumado.

2. Concéntrate en las cosas que puedes controlar

comidas fáciles

Estamos en una época de agitación masiva. Hay tantas cosas que se encuentran fuera de nuestro control, incluyendo la duración de la pandemia, el estado de cuarentena del lugar en donde vives, el comportamiento de otras personas y lo qué va a pasar en nuestras comunidades. 

Es algo difícil de aceptar, y la reacción de muchos puede ser buscar en Internet las posibles respuestas y pensar en los diferentes escenarios que podrían suceder en el futuro. 

Al centrarnos en preguntas con respuestas y circunstancias desconocidas, fuera de nuestro control, podemos caer en el hoyo de la desesperación, sentirnos agotados, ansiosos y abrumados.

ansiedad

Cuando te sientas atrapado por el miedo a lo que pueda suceder, intenta cambiar tu enfoque hacia las cosas que sí puedes controlar y distanciarte un poco de las redes sociales.

Puedes seguir las precauciones de salud recomendadas, esforzarte por mantener un estilo de vida saludable al comer bien, realizar actividades físicas diarias y descansar a una hora adecuada.

3. Mantente conectado, incluso cuando estás físicamente aislado

Si bien parte de la prevención de la propagación del coronavirus es el distanciamiento social, esto puede provocar que sea difícil guardar la calma. Los humanos son personas sociales por naturaleza.

El aislamiento y la soledad pueden agravar la ansiedad y la depresión de una persona, e incluso afectar su salud física. Por eso es importante mantenernos conectados lo mejor que podamos con nuestros familiares y amigos, será clave al reducir el estrés.

El contacto virtual (como las video llamadas) es la solución en esta era digital, es la “vitamina” para nuestra salud mental y reduce el riesgo de caer en la depresión y la ansiedad.

Las redes sociales pueden ser una herramienta poderosa, no solo para conectarnos con nuestros amigos, familiares y conocidos, sino para sentirnos conectados en un sentido más amplio con nuestras comunidades, país y el mundo. Nos recuerdan que no estamos solos.

Dicho esto, ten en cuenta cómo te hacen sentir las redes sociales. No dudes en alejarte del contenido que puede hacerte daño.

4. Cuida de tu cuerpo y de tu espíritu

Cuidar de tu cuerpo, mente y espíritu es sumamente importante. Aquí hay algunos consejos que puedes seguir para ayudarte.

Mantén una rutina lo mejor que puedas. Duerme a horas razonables, báñate regularmente, si trabajas de casa trata de no quedarte en pijama. Esto puede ayudarte a mantener una sensación de normalidad.

Tómate un tiempo para realizar actividades que disfrutes. Lee un buen libro, ve una película, comparte con tu familia. Lee tus escrituras, usa este tiempo para acercarte más a Dios y, ora por ti y por los demás.

Hagas lo que hagas, mantente ocupado, lejos de lo que pueda causarte ansiedad.

5. Ayuda a otros en lo que te sea posible

escrituras fe

En momentos como este, es fácil quedar atrapados en nuestros propios miedos y preocupaciones. Pero en medio de todo es importante tomar un respiro y recordar que estamos todos juntos en esto.

No es coincidencia que quienes se centran en los necesitados y apoyan a sus comunidades, especialmente en tiempos de crisis, tienden a ser más felices que aquellos que actúan de manera contraria. 

Ayudar a los demás no solo marca la diferencia en nuestra comunidad, e incluso en el resto del mundo en este momento, también cambia y fortalece nuestra propia salud mental y espiritual. 

Si bien pareciese que no hay mucho que podemos hacer, debemos recordar que es justo quedándonos en casa que protegemos a quienes queremos y al resto del mundo.

Puedes usar incluso tus redes sociales al compartir contenido que pueda elevar a otros que pueden pasar por lo mismo que tú.

Si tus amigos o seres queridos entran en pánico, intenta ayudarlos a obtener una perspectiva diferente de la situación. 

Ser una influencia positiva y edificante en estos tiempos de ansiedad también puede ayudarte a sentirte mejor en cuanto a tus propias circunstancias.

Se paciente contigo mismo

Si experimentas más depresión o ansiedad de lo habitual, no tienes porque sentirte mal contigo mismo, tente paciencia. No estás solo en esto. 

Hablando a cada uno de nosotros, el Señor dice: “No temas… yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaias 41:10). 

Podemos tener fe y esperanza, podemos mantenernos firmes sabiendo que el Padre Celestial no nos desamparará. Todas las cosas son posibles para los que creen.

Y tú  ¿qué otros consejos recomendarías? Comparte con nosotros tus comentarios.

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
jesus-cristo- conferencia general
Presidente Nelson invita a regocijarnos en la Conferencia General
Quetzalcóatl
Quetzalcóatl: Separando los mitos de los hombre de los de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *