La asignación y los milagros detrás de la creación de “Predicad Mi Evangelio”

A mediados de 2002, el élder Ballard no era ajeno al departamento misional.

El 15 de agosto de 2002, se le extendió el llamamiento como presidente del Consejo Ejecutivo Misional con instrucciones muy específicas del presidente Gordon B. Hinckley.

Entre las instrucciones del presidente Hinckley estuvieron:

  • Los misioneros necesitan ser liberados de lo que él llamó presentaciones “de madera”. Deben tener la capacidad de enseñar con sus propias palabras.
  • La espiritualidad y el compromiso de nuestros misioneros deben elevarse a nuevos niveles.
  • Debemos dejar de bautizar a las personas antes de que estén listas. La retención de conversos debe ser una parte esencial del proceso de conversión.
  • Es necesario elevar las normas para el servicio misional.

Presidente Hinckley.

También te puede interesar: Se anuncia nueva versión de “Predicad Mi Evangelio”

El élder Ballard entró en acción, se basó en el trabajo realizado anteriormente por los élderes Dallin H. Oaks y Jeffrey R. Holland, sus predecesores en esta asignación.

El élder Oaks dijo esto sobre el élder Ballard:

“Es un ‘impulsor real’ en el mejor sentido de la palabra. Tiene la habilidad de impulsar con fuerza sin ofender.

Sabe delegar, dar instrucciones y liberar a las personas para que trabajen en un puesto laboral. 

Es el tipo de persona que quieres poner a cargo si deseas que se haga un buen trabajo”.

Lo primero que hizo como presidente del Consejo Ejecutivo Misional fue pedir a los miembros del personal del departamento misional en Salt Lake y del Centro de Capacitación Misional en Provo que examinaran detenidamente las formas eficaces de mejorar la predicación del evangelio.

Richard Heaton, director administrativo del Centro de Capacitación Misional de Provo, dijo:

“Recientemente, habíamos recibido esta asignación y éramos jóvenes, y el élder Ballard creyó en nosotros. Nos pidió que hiciéramos cosas importantes sin instrucciones escritas ni ningún calendario. 

Cuando me preguntó, ‘¿Qué piensas?’ Me di cuenta de que en verdad deseaba saber lo que pensaba. 

Formamos un equipo de empleados jóvenes, cada uno con algo que aportar y un compromiso de trabajo. 

No hay nadie que pueda motivarme tanto como el élder Ballard. Me conecta con Dios y me invita a hacer la obra de Dios”.

Presidente Ballard

Presidente Ballard.

Mientras el comité trabajaba en las primeras tres directivas que enfatizó el presidente Hinckley, el discurso del élder Ballard durante la sesión del sacerdocio de la Conferencia General en octubre de 2002, trató sobre la cuarta directiva:

“Asegúrense de entender esto: el nivel de la norma para el servicio misional se ha elevado. Si bien es cierto que se pueden arrepentir del pecado, tal vez llenen o no los requisitos para servir. Es mucho mejor mantenerse limpios, puros y valientes. 

Esperamos que tengan un entendimiento y un testimonio fuerte y sólido del Evangelio restaurado de Jesucristo. Esperamos que trabajen con gran esfuerzo. Esperamos que hagan convenios y que los guarden. Esperamos que sean misioneros que estén a la altura de nuestro glorioso mensaje”.

El presidente Hinckley respaldó los comentarios del élder Ballard en su discurso:

“El élder Ballard les ha hablado con respecto a los misioneros. Quiero decirles que apruebo lo que él ha dicho. Espero que nuestros jóvenes y jovencitas acepten el desafío que él les ha hecho. Debemos aumentar la dignidad y los requisitos de quienes van al mundo como embajadores del Señor Jesucristo”.

Ni el élder Ballard ni el presidente Hinckley mencionaron que se estaban revisando los debates misionales. Sin embargo, el 11 de enero de 2003, durante la primera transmisión satelital mundial de capacitación de líderes, el presidente Hinckley dijo:

“Ahora surge la pregunta de cómo enseñarán los misioneros a quienes estén dispuestos a escuchar. Durante muchos años hemos tenido un conjunto estándar de lecciones misionales. De hecho, ha resultado muy bien. Sin embargo, lamentablemente, este método, en demasiados casos, ha resultado en una presentación memorizada, carente de Espíritu y de convicción personal”.

Inmediatamente después de su discurso, la Iglesia publicó, “Enseñanza por el Espíritu: Pautas para maestros y supervisores del CCM”.

Este fue el primer paso hacia la creación de un manual que proporcionaba “resúmenes doctrinales para el estudio en lugar de guiones de discusión para memorizar”.

misioneros

El 12 de junio de 2003, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce aprobaron reunir el plan de estudio misional en un solo manual, con el apoyo invaluable del élder Quentin L. Cook, de los Setenta, director ejecutivo del Departamento Misional, así como otras Autoridades Generales asignadas.

Este fue un gran paso hacia lo que eventualmente se convertiría en “Predicad Mi Evangelio”, un plan de estudio misional.

A medida que el comité trabajaba en el manual, los números y el orden de los capítulos iban evolucionando. Finalmente, se imprimieron copias a todo color.

Además, estas copias se distribuyeron y revisaron antes de que “Predicad Mi Evangelio” estuviera listo para su evaluación.

De marzo a mayo de 2004, se pidió a catorce misiones – desde Japón Fukuoka a México Puebla, y desde Inglaterra Manchester a California Anaheim – que pusieran a prueba en el campo misional el manual “Predicad Mi Evangelio” y determinaran 3 cosas:

(1) Si los capítulos eran simples y fáciles de usar.

(2) Si los misioneros aplicaron los principios, que se presentaron en “Predicad Mi Evangelio”, en sus esfuerzos de estudio y proselitismo.

(3) Si se había pasado por alto alguna cosa.

Cuando se obtuvieron los resultados, los escritores volvieron al punto de partida.

Cuando el borrador final de “Predicad Mi Evangelio” estuvo listo para su revisión, el élder Ballard envió copias a las Autoridades Generales y miembros.

misioneros

El élder Ballard y el élder Cook supervisaron que se les entregaran copias a todos los miembros de los Doce, incluido el élder Oaks, que se desempeñaba como presidente de área en Filipinas y el élder Holland, que era presidente de área en Chile.

El élder Ballard y el élder Cook le entregaron personalmente una copia al presidente Boyd K. Packer. Mientras el presidente Packer hojeaba el colorido manual, preguntó: “¿Están preparando a la gente para la versión del Rey Santiago de la Biblia o un cómic?”

Hubo una larga pausa antes de que el élder Ballard dijera:

“Presidente, haremos lo que usted desee, incluso regresar a un manual en blanco y negro. Pero, si los misioneros no sacan el manual del celofán, no se sorprenda”.

Cook

Élder Cook.

El élder Cook recuerda:

“Dejamos una copia de ‘Predicad Mi Evangelio’ con el presidente Packer y esperamos su decisión. 

Mientras esperábamos, el élder Ballard envió libros escolares al presidente Packer que tenían páginas a todo color. 

Un rato más tarde, recibí una llamada telefónica del presidente Packer que me decía que hiciera que el élder Ballard dejara de enviarle libros de texto: ‘Ya entendí’”.

Así fue como el presidente Packer firmó el manual.

Una vez que se revisó “Predicad Mi Evangelio” y se comenzó con la publicación, se acabó el papel de la imprenta y no se podía imprimir el manual durante al menos dos o tres meses.

discursos sud

Presidente Packer.

No obstante, surgieron más milagros. El presidente Ballard relató que, dos días después, un representante de una empresa de papel lo llamó y le dijo:

“Nos cancelaron un pedido y tenemos la cantidad exacta de papel que necesitan”.

Lo mismo sucedió con la tinta.

El élder Ballard agregó:

“Tengo un testimonio de que la preparación de ese documento, ‘Predicad Mi Evangelio’, fue dirigido no por el Consejo Ejecutivo Misional sino por el Señor Jesucristo.

Milagro tras milagro, inspiración y revelación cayeron sobre nosotros, ya que era realmente inaudito llevar un documento de esa magnitud desde la concepción al campo en solo catorce meses.

No sé si alguna vez se ha hecho algo tan rápido”.

El 6 de noviembre de 2004, “Predicad Mi Evangelio” se presentó a los miembros de la Iglesia en un artículo de una página de la Iglesia.

Esta fue la primera vez que se pusieron lecciones misionales a disposición de los miembros de la Iglesia.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *