Por qué esta teóloga Santo de los Últimos Días cree que Cristo liberó a las mujeres

En el mundo grecorromano, las mujeres recibían un trato distinto al que tienen en la actualidad.

De hecho, a veces, se les ponía en la misma categoría que los esclavos y sirvientes.

Según explica la Dra. Lynne Hilton Wilson, se esperaba que no “se viera ni escuchara” a las mujeres. Incluso, había una sección para mujeres en el hogar y una sección para hombres en el hogar.

Cortesía de la Dra. Lynne Wilson.

Hubo repercusiones significativas al respecto. Por ejemplo, la Dra. Wilson escribió:

“Si existen segregados, las personas no se entienden entre sí. No se comunican entre sí. Entonces, la comunicación se convierte en un gran problema”.

También te puede interesarLo que ha dicho la Iglesia de Jesucristo sobre el uso del gárment del templo

Las mujeres se casaban a los 12 años y medio, y llamaban a sus esposos, “maestro”.

La Dra. Wilson explica que había un sacerdote judío llamado Josefo que fue capturado por los romanos y que escribió sobre la historia romana.

Josefo enseñó que las mujeres eran inferiores a los hombres en todas las cosas.

Sin embargo, cuando Cristo vino, y mientras caminaba con sus discípulos, trató a las mujeres de manera diferente.

Las invitó a espacios donde antes no habían sido bienvenidas. Las invitó a hablar y compartir su testimonio sobre Su divinidad.

perder a un bebé

Fuente: Shutterstock

Este extracto ha sido editado para mayor claridad.

Morgan Jones: Mencionaste que, a veces, se ponía a las mujeres y los niños en la misma categoría que los esclavos o sirvientes. ¿Jesús dijo algo al respecto?

Lynne Hilton Wilson: Esa es una buena pregunta.

Algunos evangelios registran los consejos que Jesús dio a diferentes personas. Los sirvientes se acercaban a Él y [decían]: “¿Qué debemos hacer?” y Él respondía: “Obedeced a vuestro señor”.

Luego, venían los dueños de esclavos y decía, “¿Qué debemos hacer?” y Jesús respondía: “Sed amables con vuestros siervos”.

No obstante, Él nunca dijo que se deshicieran de la servidumbre. Así que, esto también es interesante porque la mitad de la población de Jerusalén eran esclavos o sirvientes.

Un tercio del Imperio Romano eran esclavos o sirvientes. Cada hogar de clase media tenía alrededor de ocho esclavos o sirvientes. Esa era una gran parte de la población.

Imagen: Pinterest

Sin embargo, nuestro Salvador dijo en múltiples lugares:

“El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”. 

Si recuerdas la Última Cena, cuando Jesucristo se quita el manto, se pone el delantal y lava los pies de los apóstoles.

Esto fue la antítesis de lo que debía hacer un gran maestro. Su jerarquía era muy clara.

Te daré un poco de contexto sobre esta historia.

En el mundo antiguo, con frecuencia, los discípulos asumían el trabajo de un esclavo para poder pasar más tiempo con su maestro.

Decían algo como, “déjame entrar y ayudarte a alimentarte. Déjame entrar y ayudarte a ponerte tus 15kg de toga de lana blanca todas las mañanas”.

Imagen: Pinterest

Morgan Jones: “Solo para estar cerca de ti”.

Lynne Hilton Wilson: “Solo para tener cinco minutos más contigo en tu tiempo de oficina”.

Entonces, estaba la regla de que un discípulo de un maestro podía hacer el trabajo de un niño esclavo hasta cierto punto. Ese punto era el lavado de pies.

Un discípulo no podía lavar los pies de su maestro. Eso era muy degradante y humillante. Entonces, ¿qué dijo Juan el Bautista?: “No soy digno de desatar la correa de tu zapato”. Entonces, en otras palabras quería decir, “no soy digno de ser esclavo”.

Luego, llega Cristo y le dice a Pedro: “Te voy a lavar los pies”. Pedro responde: “No, nunca me lavarás los pies”.

Me doy cuenta de que Cristo en lugar de liberar al pueblo de la servidumbre, deseaba enseñar a los maestros a servir. Cristo se dirigió a los maestros una y otra vez.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Me encanta cuando Él dice, “el que se sienta en la cátedra de Moisés”, lo que sería un equivalente a “por lo general, Él se sienta en las sillas rojas de la Conferencia General”.

La cátedra de Moisés significa en la sinagoga que te sientas en el estrado, tú eres quien dirige la reunión. Él dice: “No quiero sentarme allí. Quiero sentarme en la guardería. Quiero estar con los niños”.

Las acciones repetitivas de Cristo quieren decir: “Quiero ser un siervo. Si deseas servirme, debes ser un siervo”.

Aproximadamente, 150 años antes de Cristo, algunos de los rabinos judíos revisaron la Biblia hebrea y encontraron muchas profecías sobre la venida del Mesías. Luego, las extrajeron para que todos estuvieran listos para el Mesías.

mujeres

Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Nunca vieron a su Mesías prometido como alguien que sería un siervo. Sin embargo, Cristo vino como siervo y quiso enseñar a los maestros a servir.

Así que, cuando preguntas: “¿Cristo alguna vez liberó a los esclavos? Y ¿Cómo Él trató a las mujeres y los niños?”, pienso que Él nos enseñó a honrar a los niños más de lo que honramos a los adultos.

Él nos enseñó a honrar a las mujeres en todas las categorías que eran importantes.

“Quiero que les permitas aprender a mis pies como María y Marta, quiero que les permitas aprender las escrituras. Que se alfabeticen”.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

“Quiero que las mujeres sean una voz. De hecho, todos mis primeros testigos van a ser mujeres.

Quiero que Elizabeth tenga una voz y que Zacarías, el poseedor del sacerdocio, guarde silencio.

Quiero que María sea la primera que tenga mi voz. Quiero que María Magdalena sea la que les diga a los apóstoles que me ha visto porque intento acabar con una infinidad de malos hábitos.

Realmente, voy a exagerar lo que estoy tratando de hacer aquí y haré que estas mujeres testifiquen”.

Entonces, ¿se deshizo de la esclavitud? No. Sin embargo, Él emancipó a mujeres, niños, sirvientes y esclavos. Además, derrocó a los encumbrados y poderosos para que todos pudiéramos aprender a ser pacientes, amables, mansos y bondadosos.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “Why one Latter-day Saint theologian believes Christ emancipated women”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *