El fundador de nuestra paz: Cómo Cristo nos ayuda a superar la ansiedad

Jesús Liahona

¿Alguna vez has luchado contra el temor, la depresión, la ansiedad o la preocupación? Si es así, no eres el único. Jacob, el nieto de Abraham, “tuvo gran temor y se angustió” (Génesis 32: 7), y Helamán se “lleno de temor” (Alma 58: 9).

Ammón y sus hermanos estaban “desanimados [en sus corazones]” (Alma 26:27); los soldados nefitas se sintieron “abatidos tanto en cuerpo como en espíritu” (Alma 56:16). Lehi habló de “la ansiedad de su alma” (2 Nefi 1:16); su hijo Jacob experimentó “gran ansiedad” (Jacob 4:18), y Alma sintió “gran angustia e incluso dolor” y se sintió “turbado en su espíritu” debido a las malas decisiones de los demás (Alma 13:27; Mosíah 26:10).

También te puede interesarGracias al amor de Cristo puedes hacer estas 4 cosas

El juez superior Pahoran se sentía “inquieto” por las condiciones políticas de su época (Alma 61:19), y el hijo de Alma, Coriantón, estaba “preocupado” por la doctrina de la Iglesia (Alma 41: 1). Seguramente, también has tenido esos sentimientos, al igual que yo.

Si bien encontrar la paz nunca ha sido fácil, ha parecido cada vez más difícil en los últimos días. En 1986, el Presidente Ezra Taft Benson dijo: “Vivimos en ese tiempo del que habló el Señor cuando dijo: ‘La paz será quitada de la tierra’ (Doctrina y Convenios 1:35)” y, más de treinta años después, las cosas no parecen estar mejorando.

La búsqueda en Google de la palabra “ansiedad” ha aumentado en más del 50% en los últimos cinco años. Las noticias nos dicen que la preocupación, el estrés y la depresión están en aumento en los Estados Unidos y que uno de cada cinco estudiantes universitarios sufre de ansiedad o depresión.

Mi primer recuerdo de tener miedo ocurrió cuando tenía cinco años, cuando el hermano mayor de un compañero de la escuela amenazó con golpearme. Esta amenaza y las de los bravucones de la escuela que conocí más tarde, hicieron que sintiera temor de caminar por la escuela durante varios años.

ansiedad

Los ataques más recientes, que afectan mi paz, con los que probablemente te familiarizas son los desafíos en el trabajo, las personas que me han perjudicado gravemente, las preocupaciones financieras y las dificultades con los miembros de la familia, etc.

Cuando enseñaba en la Universidad Brigham Young, Jerusalén, me encantaba visitar los sitios sagrados de las diferentes religiones y encontrar un significado profundo al escuchar a otros compartir su fe.

Una tarde, me senté en la Iglesia del Santo Sepulcro, venerado por la mayoría de los cristianos como el lugar de la Resurrección de Cristo, y hablé con el Padre Fergus, un sacerdote católico con el que desarrollé una relación cercana.

El Padre Fergus propuso una vieja respuesta a la pregunta “¿dónde puedo encontrar paz?” y citó Apocalipsis 3:20:

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré y cenaré con él, y él conmigo”.

Mientras el Padre Fergus y yo seguíamos hablando de la  preocupación, el temor, Jesucristo y la paz, una frase de Abinadí vino a mi mente, que declaraba que nuestro Redentor es “el fundador de la paz” (Mosíah 15:18).

En oposición al Salvador, “el maligno” trata de “tener lugar en [nuestros corazones] para destruir [nuestra] paz” (2 Nefi 4:27).

depresión

Satanás tiene numerosas armas en su arsenal, que incluyen la comparación, la contención, las presiones culturales, las dificultades diarias, la desesperación, el desánimo, la distracción, la duda, el temor, el pecado, las expectativas no satisfechas y la preocupación.

Los imagino como “los dardos ardientes del adversario” diseñados para atacar nuestra paz (ver 1 Nefi 15:24).

El objetivo es ayudarnos a construir una barrera protectora para defendernos de estos ataques. Imagino que esta barrera, construida sobre un fundamento en Cristo, está construida por varios principios centrados en Cristo que colectivamente forman una barrera poderosa que nos protege de los ataques contra nuestra paz.

Helamán aconsejó a sus hijos, diciendo: “Es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento” (Helamán 5:12).

Hago hincapié en la frase “debéis establecer ” para resaltar que “tú” (tú y yo, nadie más puede hacerlo por nosotros), “debes” (no es una opción), “establecer” (esto no es una actividad pasiva) un fundamento en Cristo.

Debido a que debemos construir, o actuar, para tener un fundamento en Cristo, necesitamos estrategias a las que llamo “estándares de paz”. Puedes poner estos patrones de paz en tu caja de herramientas mentales para ayudarte a combatir las emociones negativas, tales como la ansiedad, el desánimo, el temor y la preocupación mientras te esfuerzas por lograr una mayor paz.

padre celestial cristo

“Complete peace” por Yongsung Kim

Los estándares centrados en Cristo traerán paz a aquellos que tienen dificultades leves a moderadas con la ansiedad, el temor, el desánimo, el perfeccionismo, la preocupación o las dificultades similares.

Esto nos ayudará a nosotros y a nuestros seres queridos a aliviar las emociones negativas que todos experimentamos a medida que pasamos por los problemas diarios de la vida.

Todo es posible a través de nuestro Salvador, “el Señor de la paz”, que siempre “puede darte paz en toda circunstancia” (2 Tesalonicenses 3:16). Espero sinceramente que el fundador de nuestra paz te ayude a ti y a tus seres queridos en el camino hacia una mayor paz a través de Sus enseñanzas.

Fuente: LDS Daily

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *