Cómo la crucifixión de Cristo juega un papel importante en los sellamientos en el templo

La mayoría de los Santos de los Últimos Días reconocen que Jesucristo es fundamental para las ordenanzas como el bautismo y la Santa Cena.

¿También vemos al Salvador como una pieza fundamental de los sellamientos en el templo?

Eso es algo en lo que he estado meditando mientras estudiaba Doctrina y Convenios 132, como parte de las lecturas de “Ven, sígueme” de esta semana.

crucifixión

Crucifixión de Cristo. Foto: Clipart Library

También te puede interesarÉlder Holland: No tomen una decisión eternamente significativa con prisa

Hace unos años, tuve una impresión durante un sellamiento en el templo que me ayudó a ver de una forma más profunda cómo Jesucristo es fundamental para esta ordenanza.

Si has estado antes en un salón de sellamientos, habrás notado que el altar está ubicado en el centro de la sala.

Durante milenios, los altares han representado la muerte de Jesucristo.

Por ejemplo, Abraham “edificó un altar… y ató a Isaac, su hijo, y le puso en el altar” (Génesis 22: 9), que era “una semejanza de Dios y su Hijo Unigénito” (Jacob 4: 5).

abraham

Abraham a punto de sacrificar a Isaac. Foto: Abraham and Isaac Hand Towel by Harold Copping

El élder Bruce C. Hafen describió una ocasión en la que selló a una pareja en el templo:

“Los invité al altar y cuando el novio tomó a la novia de la mano, me di cuenta de que estaban a punto de colocar en ese altar de sacrificio sus propios corazones quebrantados y espíritus contritos, una ofrenda mutua de sí mismos y a Dios en emulación del sacrificio de Cristo por ellos”.

Imagina la escena descrita por el élder Hafen: el esposo y la esposa están en lados opuestos del altar.

Los novios se toman de la mano, dispuestos a sacrificarse el uno al otro como Cristo se sacrificó por cada uno de ellos.

Los novios se toman de la mano, dispuestos a sacrificarse el uno al otro como Cristo se sacrificó por cada uno de ellos. Imagen: Shutterstock

Ya sea que uno piense en el altar o en las manos juntas sobre el altar, la Crucifixión de Jesucristo está literalmente en el centro de la ordenanza de sellamiento.

Él es el ejemplo para el hombre y la mujer de sacrificar la voluntad de uno mismo en beneficio de otro.

Cuando un esposo y una esposa se sellan juntos en el templo, su matrimonio ya no se trata solo de un hombre y una mujer: el Salvador es un tercero central.

Jesucristo. Foto: Shutterstock

Personalmente, he sentido poder espiritual al contemplar cómo la crucifixión de Cristo es un componente esencial y un modelo de mi propio matrimonio.

Su ejemplo abnegado me motiva a dar más en mi matrimonio.

Considerar el simbolismo de la crucifixión en el sellamiento del templo elimina las justificaciones para argumentos triviales.

Reconozco que no todos se sellarán en el templo y algunos de los sellados enfrentarán serios desafíos matrimoniales.

Salón de sellamiento del Templo de Fortaleza, Brasil. Foto: La Iglesia de Jesucristo

Como dijo el élder Neil L. Andersen:

“Expreso mi amor y compasión… por aquellas mujeres y hombres que no han tenido la oportunidad de casarse de acuerdo con la ley de Dios.

Resulta difícil entender los sueños que no se cumplen en la vida si se ven solamente desde la perspectiva de la vida terrenal.

Como siervo del Señor, les prometo que conforme sean fieles a Jesucristo y a sus convenios, recibirán bendiciones compensatorias en esta vida y sus deseos justos se cumplirán en el tiempo eterno del Señor”.

Debido a que el Salvador demostró su amor en la cruz, los esposos y las esposas tienen un modelo de amor poderoso como el de Cristo.

matrimonio

“Maridos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”. Foto: Canva

Esto nos ayuda a comprender mejor Efesios 5:25, que también relaciona el matrimonio con la muerte de Cristo:

“Maridos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”.

Independientemente de nuestro estado de ánimo en un día determinado, podemos elegir amar a nuestro cónyuge como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella.

El amor del Salvador se encuentra simbólicamente en el centro del sellamiento en el templo y puede estar en el corazón de la vida matrimonial.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *