Terapeuta Santo de los Últimos Días: Porqué la depresión hace que las tareas fáciles sean difíciles

entender la depresión

La depresión puede ser algo paralizante, pero ¿cómo podemos comprender por lo que pasan aquellos que tienen este desafío?

También te puede interesar: Verdades hermosas y sencillas que traen paz en momentos de confusión

El peso de la depresión

depresión

¿Podrías comer un tazón de cereal? Por supuesto que puedes, ¡es muy fácil!

Ahora imagina que he atado pesas de gran tamaño a tus brazos. ¿Podrías lograrlo? Si el peso fuera lo suficientemente grande, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que tus brazos comenzaran a temblar y cayeran agotados?

En este escenario, nadie diría que una persona es débil porque nadie podría terminar un tazón de cereal con tal peso, ni diría que el cereal en sí es el problema. 

Sin embargo, las personas que sufren de depresión a menudo se culpan porque la tarea más simple les parece insuperable. Sienten lástima de sí mismos y no aceptan que es el peso de la depresión, no la tarea en sí, con lo que luchan.

¿Qué es la depresión?

depresión

Para ser claros, cuando la mayoría de la gente dice: “Me siento deprimida”, lo que quieren decir es que se sienten tristes, pesimistas y en un estado de melancolía. Eso es normal y no debe confundirse con la depresión clínica real, la cual es una cosa completamente diferente. 

Las personas con este diagnóstico experimentan una serie de síntomas, que van desde la desesperanza hasta la baja autoestima, desde los pensamientos suicidas hasta la pérdida de interés en las cosas que solían amar, desde tener cero energía hasta la desesperación total y llorar sin control. 

En la depresión clínica, estos síntomas ocurren de tal manera que interfieren con la capacidad que tiene una persona de vivir su vida.

Contrario a las ideas infundadas de algunos, la depresión no es algo que se elige, ni se puede superar de la noche a la mañana. Estas nociones desinformadas pueden causar un gran daño a las personas que pasan por ello, especialmente cuando sus seres queridos, que deberían “llorar con los que lloran” (Mosíah 18: 9), a cambio les brindan consejos mal concebidos sobre algo que nunca han experimentado personalmente.

depresión

Como la hermana Reyna I. Aburto declaró con sabiduría: 

“Igual de dañina es la nube de escepticismo que insensibiliza y que podría afectar a los que no hayan sufrido esos desafíos. Como otras partes del cuerpo, el cerebro está sujeto a enfermedades, traumas y desequilibrios químicos. 

Si nuestra mente padece, es apropiado que procuremos ayuda de Dios, de las personas que nos rodean y de profesionales médicos o de salud mental.” (“En sol y sombra, Señor, acompáñame”, Conferencia General de octubre de 2019).

La depresión puede ser algo paralizante. Las tareas simples como bañarse, cocinar, vestirse o incluso levantarse de la cama pueden parecer montañas difíciles de escalar.

Cómo combatirla

entender la depresión

Primero, debes reconocer que esta es una carga muy real y que sólo puede ser entendida del todo por aquellos que la han experimentado. Su existencia no es un signo de debilidad o falta de fuerza de voluntad. Apoya y comprende a aquellos que están pasando por esto.

Segundo, sigue intentándolo. Si bien hay muchos tratamientos para la depresión, la clave universal es la renuencia a rendirse por parte de la persona afectada. Les digo a mis clientes deprimidos: “No puedes esperar hasta que te sientas mejor para hacer las cosas; tienes que hacer las cosas para sentirte mejor.”

La persona que intenta comer el cereal mientras sigue atado a las pesas en sus brazos encontrará que, con el tiempo, sus brazos se fortalecerán y las tareas que antes eran inalcanzables se hacen más fáciles.

Del mismo modo, la persona deprimida que no se rinde descubrirá, con mucho dolor y esfuerzo, que las cosas se vuelven más fáciles, poco a poco. 

mujer persona

Ralph Waldo Emerson dijo: 

“Aquello que persistimos en hacer se vuelve más fácil, no porque la naturaleza de aquello haya cambiado, sino porque nuestro poder para hacerlo ha aumentado.”

Tercero, celebra las grandes victorias disfrazadas de algo pequeño. Para alguien que sufre de depresión clínica, a veces salir de la cama y ducharse es un triunfo. En lugar de pensar: “No puedo creer lo difícil que fue para mí. Eso es muy fácil para los demás. Doy lástima”, date cuenta de que aquellos para quienes es fácil están comiendo cereal sin pesas. 

Celebra cada paso difícil que tomes, cada tarea que realices cuando sientas que no puedes hacerlo, y deja que eso te motive a seguir avanzando.

Cuarto, pide apoyo. Apóyate en tus seres queridos y en los líderes de la Iglesia cuando simpaticen, comprendan y están dispuestos a educarse sobre lo que estás pasando. No hay nada de malo en buscar ayuda profesional.

amor de Dios

No todas las respuestas se encuentran en la Iglesia, y eso está bien. Dios ha revelado verdades útiles en otros lugares. el Elder M. Russell Ballard enseñó:

“Algunos miembros esperan demasiado de los líderes y las enseñanzas de la Iglesia, esperan que sean expertos en temas que van más allá de sus deberes y responsabilidades… Si tienen una pregunta que requiere un profesional, tómense el tiempo para acudir a un profesional calificado que pueda ayudarlos.”

Quinto, apóyate en el Salvador. El que pasó por todas las cosas, descendió por debajo de todas las cosas y superó todas esas cosas, conoce tu dolor por Sus propias experiencias (Alma 7: 11-12).

Él sabe exactamente cómo consolarte y fortalecerte. Puede que hayas sido llamado a soportar por un tiempo, incluso en tus días mortales, estas cargas, pero Él recorrerá ese camino contigo y te ayudará a encontrar el gozo que necesitas.

Las personas que sufren de depresión pueden llevar una vida feliz y plena, pero requerirá de su esfuerzo y de nuestro apoyo. Dios te bendiga. Espero que esto te ayude.

Este artículo fue escrito originalmente por Jonathan Decker y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Latter-day Therapist: Why Depression Makes Easy Tasks Difficult

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Templo de Asunción, Paraguay
Importantes líderes visitan el renovado Templo de Asunción, Paraguay
mantener la fe
¿Cómo puedo orar sin cesar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *