Preguntas y respuestas: ¿Cuál es la diferencia entre salvación y exaltación?

Para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, “salvación” y “exaltación” son dos palabras comunes.

Sin embargo, para los nuevos miembros y los que aún no son miembros, estas palabras pueden parecer que significan lo mismo, ¡pero no es así!

A continuación, te explicaremos la diferencia entre salvación y exaltación con ayuda del material publicado por la Iglesia.

El presidente Russell M. Nelson enseñó:

“En el plan eterno de Dios, la salvación es un asunto individual y la exaltación es un asunto de familia”.

¡Veamos el significado de cada uno de estos dos términos!

Salvación

mormones

Imagen: La Iglesai de Jesucristo

En la Guía para el Estudio de las Escrituras de la Iglesia, leemos lo siguiente sobre la “salvación”:

“Ser salvos, tanto de la muerte física como de la muerte espiritual. Todos se salvarán de la muerte física por la gracia de Dios y mediante la muerte y resurrección de Jesucristo. Toda persona también puede salvarse de la muerte espiritual por la gracia de Dios, mediante la fe en Jesucristo, la cual se manifiesta llevando una vida de obediencia a las leyes y a las ordenanzas del Evangelio, y de servicio a Cristo”.

Podemos leer algunas escrituras que hablan de la palabra “salvación”:

  • Jehová es mi luz y mi salvación. (Salmo 27:1).
  • Él solamente es mi roca y mi salvación. (Salmo 62:2)
  • Nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación. (Malaquías 4:2)
  • El evangelio es poder de Dios para salvación. (Romanos 1:16; DyC 68:4)
  • Ocupaos en vuestra salvación con temor. (Filipenses 2:12)
  • Dios os ha escogido para salvación, mediante la santificación. (2 Tesalonicenses 2:13)
  • La salvación es gratuita. (2 Nefi 2:4)
  • No hay don más grande que el de la salvación. (DyC 6:13)
  • Jesucristo es el único nombre mediante el cual vendrá la salvación. (Moisés 6:52; Hechos 4:10–12).
  • Creemos que por la expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse. (Artículo de Fe N°3)
mormones

Imagen: Pinterest

Asimismo, podemos aprender acerca de la salvación de los niños pequeños:

  • Si no os volvéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. (Mateo 18, 3)
  • Los niños pequeños también tienen vida eterna. (Moisés 15:25)
  • El bautismo de los niños pequeños es una abominación, y los niños pequeños viven en Cristo por motivo de la Expiación. (Moroni 8:8–24)
  • Los niños pequeños son redimidos mediante el Unigénito; Satanás no puede tentarlos. (DyC 29:46–47)
  • Los padres deben enseñar el Evangelio a los niños y estos deben ser bautizados cuando tengan ocho años de edad. (DyC 68:25–28)
  • Los niños pequeños son santificados mediante la expiación de Jesucristo. (DyC 74:7)
  • Los niños pequeños son santificados mediante Jesucristo. (DyC 93:38)
  • Todos los niños que mueren antes de llegar a la edad de responsabilidad se salvan en el reino de los cielos. (DyC 137:10)
  • Los niños son limpios desde la fundación del mundo. (Moisés 6:54)

Exaltación

familia orgullo

Imagen: Canva

Ahora, leamos lo que nos dice la Guía para el Estudio de las Escrituras acerca de exaltación:

“El estado más elevado de felicidad y gloria dentro del reino celestial”.

A continuación, compartimos algunas escrituras al respecto:

  • En tu presencia hay plenitud de gozo. (Salmo 16:11)
  • Son dioses, sí, los hijos de Dios. Por consiguiente, todas las cosas son suyas. (DyC 76:58–59)
  • Los Santos recibirán su herencia y serán hechos iguales con Él. (DyC 88:107)
  • Estos ángeles no se sujetaron a mi ley; por tanto, permanecen separada y solitariamente, sin exaltación. (DyC 132:17)
  • El hombre y la mujer deben casarse por la ley de Dios para alcanzar la exaltación. (DyC 132:19–20)
  • Estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la exaltación. (DyC 132:22–23)
  • Abraham, Isaac y Jacob han entrado en su exaltación. (DyC 132:29, 37)
  • Sello sobre ti tu exaltación. (DyC 132:49)
conferencia general

Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

Para dejar todo un poco más claro, leamos lo que el presidente Nelson nos enseñó sobre la salvación y la exaltación:

“Ser salvos, o alcanzar la salvación, significa ser redimidos de la muerte física y de la espiritual. Debido a la resurrección de Jesucristo, todas las personas resucitarán y serán salvas de la muerte física.

Las personas también podrán ser salvas de la muerte espiritual individual por medio de la expiación de Jesucristo, por su fe en Él, mediante una vida de obediencia a las leyes y ordenanzas de Su Evangelio, y al servirle.

Ser exaltados, o alcanzar la exaltación, se refiere al estado supremo de felicidad y gloria del reino celestial.

Podemos obtener esas bendiciones una vez que abandonemos esta existencia frágil y terrenal. Ahora es el momento de prepararnos para nuestra salvación y exaltación”.

libro de mormón biblia Reina-Valera

Imagen: Shutterstock

Ahora leamos lo que enseña el manual “Principios del Evangelio, capítulo 47” sobre la exaltación:

“Cuando vivíamos con nuestro Padre Celestial, Él explicó un plan para nuestro progreso: podríamos llegar a ser como Él, un ser exaltado.

El plan requería que nos separáramos de Él y viniéramos a la tierra; esa separación era necesaria para probar si obedeceríamos los mandamientos del Padre a pesar de no encontrarnos más en Su presencia.

El plan estipulaba que cuando la vida en la tierra llegara a su fin, seríamos juzgados y recompensados de acuerdo con el grado de fe y obediencia que hubiéramos demostrado.

Por medio de las Escrituras aprendemos que hay tres reinos de gloria en los cielos. El apóstol Pablo mencionó que conocía a un hombre que ‘…fue arrebatado hasta el tercer cielo’ (2 Corintios 12:2).

Pablo nombró dos de los reinos en los cielos: el celestial y el terrestre (véase 1 Corintios 15:40–42).

El celestial es el reino de gloria más alto, y el terrestre es el que le sigue.

Por medio de la revelación de los últimos días, sabemos que el tercer reino es el reino telestial (véase DyC 76:81) y que hay tres cielos o grados dentro del reino celestial (véase DyC 131:1)”.

exaltación

Para simplificarlo aún más, en el capítulo 47 del Manual de principios del Evangelio, podemos aprender que:

“La exaltación es la vida eterna, la clase de vida que Dios vive. Él vive en gran gloria y es perfecto. Él posee todo conocimiento y toda sabiduría; es el Padre de hijos espirituales; es un creador. Nosotros podemos llegar a ser como nuestro Padre Celestial: eso es la exaltación.

Si probamos que somos fieles al Señor, viviremos en el grado más alto del reino celestial; seremos exaltados para vivir con nuestro Padre Celestial en familias eternas. La exaltación es el don más grande que el Padre Celestial

puede dar a Sus hijos (véase DyC 14:7)”.

Conclusión

hombre

Imagen: Unsplash

En conclusión, aprendemos que la salvación y la exaltación son dos cosas diferentes y están disponibles para todos los hijos de Dios. Todos se salvarán de la muerte física. Sin embargo, el hecho de que alguien se salve no significa que automáticamente será exaltado.

La exaltación sólo será posible si somos salvos en el Reino Celestial, el reino más alto. Así que, lo que nos corresponde es prepararnos en este tiempo para poder ser dignos de llegar al reino de Dios.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Inaê Leandro y fue publicado en Mais Fe con el título “Qual a diferença entre salvação e exaltação?

También te puede interesar:

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *