¿Cómo puedo sentirme cerca de Dios teniendo una enfermedad mental?

enfermedad mental

Las palabras que usamos para dialogar sobre cómo se comunica Dios mediante el Espíritu Santo nos muestran la forma en que esperamos experimentar esto. 

Por ejemplo, cuando decimos “Siento el Espíritu”, “Siento el amor de mi Salvador”, “Tengo la impresión de…”, etc. Esto puede llevar a algunos a preguntarse qué pasa cuando sus sentimientos se ven afectados por una enfermedad mental.

Estas enfermedades pueden afectar nuestras emociones y la forma en que las procesamos. Pueden distorsionar la manera en que vemos el mundo y las reacciones que tenemos ante diversas circunstancias. En muchos casos, el efecto secundario más preocupante es que no podemos sentir nada en absoluto.

Imagen: Canva

Entonces, ¿cómo podemos experimentar la influencia del santo Consolador de Dios cuando nos enfrentamos a tales obstáculos?

La respuesta no será la misma para todos, es tan personal como lo es nuestra relación con Dios. Sin embargo, hay algunos principios que pueden brindarnos esperanza y facilitar una mayor conexión.

Simplifica las cosas y confía en Dios

Imagen: Canva

La hermana Patricia T. Holland recientemente enseñó en el devocional mundial para jóvenes solteros:

“Por favor, dejen de correr hasta el punto de quedar exhaustos. Quédense silencio, tómense un momento, simplifiquen las cosas. Sean mansos y humildes de corazón, y oren.

Testifico que los milagros vienen cuando bajamos el ritmo, cuando estamos en calma y cuando nos arrodillamos. Todo lo que el Padre tiene puede ser suyo un día. ¡Qué manera tan esperanzadora de afrontar su futuro!”.

Cuando tienes una enfermedad mental, el pozo del que extraes alimento espiritual probablemente se encuentre un tanto desprovisto. Es importante hacer todo lo posible para reducir nuestro ritmo de vida y permitirte sanar.

Esto puede ser difícil cuando el cumplir con las metas o tareas pendiente se toman como una señal de que estamos teniendo éxito contra nuestra enfermedad mental.

Desacelera el paso. Simplifica tu vida, ya sea deshaciéndote de cosas para poder tener un espacio limpio y sagrado o eliminando cosas de tu vida cotidiana que son particularmente estresantes.

Siéntate con Dios y habla con Él en la quietud del espacio en el que te encuentres. De esta manera es más probable que Él se acerque a ti que tú a Él.

Busca signos inesperados de comunicación con Dios

Foto: Shutterstock

Con frecuencia le damos a Dios ciertos límites pensando que solo puede comunicarse con nosotros en base a una breve lista especifica. Abre tu mente a las señales inesperadas de diálogo contigo. Aquí hay algunas que puedes considerar:

  • Que repentinamente te venga a la mente un recuerdo feliz 
  • Que admires la belleza en el mundo que te rodea
  • Conversar con un ser querido
  • Tener un momento donde puedas comprender algo que antes no podías
  • Tener autocontrol para actuar
  • Ver algo con una perspectiva diferente

Es por eso que meditar sobre las cosas por las que estás agradecido es tan importante. No se trata de negar u olvidar las cosas difíciles que pasan en tu vida, se trata de buscar la manera en que Dios está tratando de hablarte.

No ponga límites a la manera en que Dios se comunica contigo.

Lee tu Bendición Patriarcal

Imagen: Canva

Tu bendición patriarcal puede ayudarte a tener mayor claridad sobre tu relación con Dios. Puede incluir ideas sobre cómo fortalecer esa relación, formas en las que puede superar tus desafíos y aprender de tu naturaleza eterna.

Estudia tu bendición patriarcal con frecuencia y utilízala como guía sobre cómo vivir tu vida a diario. Permite que fortalezca tu corazón y aumente tu confianza cuando tu enfermedad mental intente abrumarte con sentimientos de vergüenza y dudas.

Cuando tienes más fe en quién eres para Dios, hay más probabilidades de que sientas el Espíritu.

Da tu mayor esfuerzo

suegros

Imagen: Canva

No hay duda al respecto. Cuidar de nuestra salud mejora nuestra capacidad de sentir y experimentar todo, incluso el Espíritu Santo. 

Da tu mayor esfuerzo, lucha por ti mismo y haz todo lo que puedas para tratar tu enfermedad mental.

Si es necesario, toma los medicamentos y sigue tu tratamiento. Esfuérzate por cuidar tu salud de una manera que tenga sentido para ti, ya sea durmiendo lo suficiente, ejercitando tu cuerpo con más regularidad o comiendo de manera más saludable.

Dios siempre puede hablar con nosotros, pero es importante asumir cierta responsabilidad por nuestra salud mental. No solo facilita nuestra sanación, sino que adquirimos confianza a medida que nos empoderamos.

Sé paciente contigo mismo

qué pensaria dios

Imagen: Canva

Tener una enfermedad mental no es poca cosa. A veces, simplemente levantarse de la cama y hacer las tareas básicas es un logro digno de reconocimiento.

Dios sabe por lo que estás pasando. Él te ama y está contigo en todas las experiencias de tu vida. Sé paciente y bondadoso contigo mismo en tus momentos de dificultad. Te sorprenderán las maneras en que Dios se comunica contigo.

Fuente: LdsDaily

Video relacionado

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *