“Aunque todavía creía en la existencia de Dios, había perdido la esperanza y la fe de que Él se preocupaba por mí o por cualquiera de Sus otros hijos.”

Si has leído sobre la vez que me escapé de mi misión, entonces conoces algunos de los desafíos que enfrenté y algunas de las extrañas circunstancias en las que me encontré. Incluso sabes un poco sobre por qué me escapé. 

Con suerte, entiendes que Dios siempre está nosotros, sin importar dónde estamos o por qué estamos allí (física, mental y espiritualmente). Pero si no lo sabes (o dudas de eso), te invito a que veas (esta vez con un poco más de detalle) cómo el Padre Celestial está con nosotros y cómo te está llamando.

También te puede interesar: 7 Citas que pueden ayudarte en tu camino hacia el perdón”

Cuando vivir el Evangelio no es suficiente

mujer

Como un breve prefacio del resto de la historia, mencionaré nuevamente lo que realmente preparó el escenario para que me escapara de la misión. Desde el principio, había hecho sacrificios significativos y personales para ser la mejor herramienta en las manos del Señor. En el camino, sentí como si me estuviera perdiendo en el servicio a Él, pero no de la forma correcta.

Al final, estaba haciendo todo lo posible por vivir el Evangelio de Jesucristo tal como lo entendía y tratando de cambiar a medida que aprendía más sobre Él. Pero el problema (o eso pensé) era que no veía ningún resultado al vivir con rectitud, ni en mi propia vida ni en las vidas de los que servía.

No me sentía alegre o feliz. No había recibido impresiones espirituales en mucho tiempo. Pero sobre todo, no podía encontrar a nadie que estuviera interesado en escuchar el Evangelio.

mundo de los espíritus

Mi frustración llegó a su punto máximo cuando me puse reflexionar sobre una conferencia misional a la que había asistido unos meses antes, en la que se discutió el ingreso al “camino estrecho y angosto que conduce a la vida eterna”.

Algo sobre la forma en que el discursante había explicado la doctrina realmente me confundió y comencé a pensar que cualquier cosa que estuviera haciendo nunca sería suficiente.

Nunca estaría en el camino estrecho y angosto y tampoco lo haría ningún otro ser humano. Entonces, ¿cuál era el punto de proclamar el Evangelio o servir a Dios si nada de eso importaba?

Abandonando a Dios

cielo

Bueno, como puedes imaginar, este pensamiento realmente me consumió. Estaba creyendo la mentira perfecta. Al principio, traté de vivir con más rectitud, esta vez dando el 200% en lugar del 100%. Pero eso no me ayudó a sentirme más cerca de Dios ni a asegurarme que estaba en el camino correcto. Por el contrario, me hizo sentir sola, sin valor e inútil.

Así que abandoné a Dios. Le dije que ya no podía tratar de vivir el Evangelio y que ya no quería enseñar a otros. Aunque todavía creía en la existencia de Dios, había perdido la esperanza y la fe de que Él se preocupaba por mí o por cualquiera de Sus otros hijos. ¿De verdad quería que volviéramos a Él?

Al final, no fue algo que una lección de la escuela dominical o un estudio personal de las Escrituras pudiera ayudar. Dios tuvo que llevarme en un viaje literal para introducir algo en mi corazón de piedra, y así lo hizo.

Dios te quiere de Su lado y Satanás del suyo

jesus

El día que escapé de mi misión fue interesante porque conocí a muchas personas diferentes. Personas que me ofrecieron oportunidades obvias para elegir entre el bien y el mal y, en consecuencia, oportunidades para alterar seriamente la dirección de mi vida. 

Honestamente creo que tuve contacto con los siervos de Dios y de Satanás varias veces a lo largo del día.

Normalmente no soy capaz de decir o pensar cosas como: “Satanás está tratando de atraparte” o “Lucifer sabe cuán vulnerable eres, así es cómo él ataca”, pero no tengo otras palabras para describir mis experiencias ese día.

Estaba en mi estado más vulnerable, espiritual, emocional y físico. Estaba completamente sola en un lugar extraño, con poco dinero y sin ningún medio (a excepción de las bibliotecas públicas) para comunicarme con personas que realmente conocía. Y así, Satanás se aprovechó y fui testigo de la verdadera guerra por el alma de una persona entre Dios y Lucifer.

joven a oscuras

Déjame ilustrarlo, un hombre (mucho mayor que yo) se ofreció a llevarme a un lago lejano. Todavía no sé si tenía un campamento de gitanos establecido allí o un pozo para ocultar los cadáveres. De cualquier manera, estoy agradecida de no haber aceptado su oferta y descubrirlo.

Tuve una mala sensación ante la situación (¡Gracias, Espíritu Santo!) Luego, sólo unas horas después, conocí a un hombre que estaba listo para escuchar el Evangelio. Cuando hablé con él, sentí el amor de Dios por él, el amor que nos recuerda que somos hijos de Dios.

Este mensaje también nos ayuda a recordar que tenemos un potencial divino, un propósito y un valor infinito que vale la pena vivir. No necesitaba convertirme en una gitana o arriesgarme a experimentar un trauma perturbador huyendo con un hombre extraño para sentir que valía la pena. Yo lo sentía.

La batalla continúa

estatua del Christus

Esta vez mis opciones fueron más obvias. Mientras estaba sentada fuera de una heladería leyendo las Escrituras, otro hombre se me acercó. Me invitó a su apartamento y me ofreció “pagarme muy bien” a cambio de servicios sexuales.

Fue uno de los momentos en los que tuve una opción clara: abandonar mis convenios o no. Puede que pienses que no tenemos opciones tan claras todos los días, pero todos la tenemos. ?¿Beber sólo un poco… o no? ¿Participar de los chismes … o no? ¿Ministrar… o no?

Lehi habla de esto en 2 Nefi recordándonos:

“Porque es preciso que haya una oposición en todas las cosas. Pues de otro modo… no se podría llevar a efecto la rectitud ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal.”

Satanás nos está hablando, de hecho, nos atrae cada día a elegir el mal, incluso si parece como algo inofensivo. Asimismo, Dios también nos habla y nos impulsa a tomar la mejor decisión, elegirlo.

Lehi también nos recuerda que si no estamos avanzando, estamos retrocediendo. Por lo tanto, cualquier esfuerzo que estés haciendo para avanzar hacia Dios o por vivir Su Evangelio vale la pena.

Nos necesitamos el uno al otro

civismo

Así que tuve algunos encuentros extraños, pero también tuve muchos increíbles.

El Presidente Kimball dijo una vez:

“El Señor nos tiene en cuenta, Él nos cuida. Pero es generalmente a través de otra persona que satisface nuestras necesidades. Por lo tanto, es vital que nos sirvamos unos a otros.”

Necesitaba sentir que era vista, importante y útil. Pensé que esta necesidad se cubriría si mis esfuerzos daban resultados en la vida de otras personas o cuando las personas aceptaban el Evangelio, pero no fue así. En su lugar, tenía que mirar esto al revés y aceptar la ayuda que se me daba.

Tomemos, por ejemplo, al ángel #1 que me dejó usar su teléfono para llamar a mi hermano. Cuando nos separamos, le confié que era una misionera fugitiva de la Iglesia de Jesucristo. 

vestimenta hermanas misioneras

El ángel #1 dijo que había visto misioneros antes (lo que me ayudó a darme cuenta de que no éramos completamente invisibles) y luego expresó su empatía por mí. Dijo que debía ser difícil ser una misionera y que estaba bien que me hubiera escapado. Este ángel se fijó en mí.

Conocí al ángel #2 mientras andaba sola por las calles de mi área. El ángel #2 me llamó y me hizo una pregunta. Era muy amigable y quería hablar conmigo. A sólo unas pocas palabras en nuestra conversación me confió porqué se sentía triste; su abuela había fallecido recientemente.

Hablamos sobre el dolor de la pérdida y la vida después de la muerte; sobre creer y qué creer. Todo fue muy casual, natural y edificante. Pude compartir el Evangelio de una manera nada abrasiva ni intrusiva porque el ángel #2 lo necesitaba. Este ángel me ayudó a verme a mí misma (y mi papel como misionera) como alguien que importaba.

Eres necesario(a)

Por último, el ángel #3. Recuerdas al anciano que me habló en la estación de tren, ¿verdad? Él pensó que tenía “problemas con mi novio”, por lo que pensó que debía darle consejos a una joven cuyo corazón estaba roto, sólo que no por algún novio.

El angel #3 me ofreció la oportunidad de servir a mi país y usar mis talentos para el bien mayor en el ejército (¿Te das cuenta de la ironía aquí?).

Sus palabras incluyeron lecciones sobre no dejar que otros determinen la dirección de nuestras vidas y las emociones que ponemos en nuestras relaciones y en nosotros mismos.

Pero debo decir que la mejor lección que me dio fue que dijo que era necesaria para muchas cosas importantes. Si era necesaria como misionera (como todos lo somos), como infante de marina o como madre, no fue tan importante para mí. Lo que importaba fue que me necesitaban.

Al final, el Presidente Kimball tenía razón. Cuando nos ministramos unos a otros y cuando somos ministrados, tenemos el privilegio de ser útiles en las manos del Señor y de satisfacer las necesidades de otra persona.

Todos somos humanos

dios y lecciones

Sí, todos somos humanos. Imperfectos e ignorantes, vamos por la vida haciendo lo mejor que podemos y ¡eso es fantástico!

En algún momento del camino, entendí que Dios esperaba rápidamente que fuera una discípula perfecta de Cristo. Si no era perfecta, entonces no estaba en el camino estrecho y angosto. Mirar a través del Evangelio con este lente resaltó las imperfecciones de los demás y aumentó mis juicios injustos sobre ellos (y de mí misma).

Pero la verdad es esta: los misioneros, los Obispos, las Presidentas de la Sociedad de Socorro y los líderes de la Iglesia y sus miembros luchan por ser obedientes.

Todos hemos tenido, tenemos o tendremos dudas, inquietudes, preguntas y problemas personales que parecen no tener solución. Asumir que los demás son perfectos impide nuestra capacidad de ministrarlos y deshumanizarlos.

Piénsalo, si ya son seres celestiales, ¡es probable que no podamos hacer nada por ellos! Afortunadamente, todo el mundo es imperfecto. Digo “afortunadamente” porque la imperfección significa que tenemos oportunidades para ministrarnos unos a otros y para ser ministrados.

la raza y las escrituras

Por lo tanto, es útil (1) dejar atrás las etiquetas y (2) aceptar la belleza de nuestra imperfección. Es hora de unirnos y darnos cuenta de que todos somos podemos mejorar y punto.

Y si todos somos podemos mejorar, entonces todos necesitamos la compasión, el amor y la gracia que Jesucristo da sin restricciones. Las comparaciones, las suposiciones y los juicios sólo pueden lastimarnos y separarnos; no pueden unir a la gente de Sión, pero tú sí puedes hacerlo.

Puedes ser la persona que ministra, que contribuye a una cultura de barrio cohesionada (y a la cultura de la Iglesia, por extensión). Cuando ames a los demás como lo hace Jesús, verás cómo cambia tu propia vida. 

Al utilizar tus dones y experiencias espirituales, ayudarás a otros a sobrevivir espiritualmente. Y, sobre todo, vive con valentía y veracidad tu testimonio y devoción a Dios.

Este artículo fue escrito originalmente por Kelsey Mangum y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “The 3 Things God Taught Me When I Abandoned Him