Dios no te juzga, te da su amor, lo que digan los demás no es importante

¡No me gusta tu actitud! – Gracias…

¡No me gusta tu peinado! – Gracias…

¡No me gusta tu ropa! – Gracias…

¡No me gusta tu rostro! – Gracias…

¡No me gustas Tú! – Gracias…  (W. Moreno)

¿Lo entendiste?

Padre Celestial

También te puede interesarEl amor propio es un mandamiento, ¿lo estás cumpliendo?

No se trata de agradarle a la gente, no se trata de ser perfecto, no se trata de encajar, no se trata de lastimar.

Las opiniones del resto son solo eso, opiniones. La realidad está muy lejos de las críticas de los demás y se trata de ser feliz con quien eres.

“Jehová no mira lo que el hombre mira, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”  (1 Samuel 16: 7).

Es inevitable sentir, somos seres humanos. No te lo voy a negar, habrá ocasiones en las que esas críticas te lastimarán. Pero, recuerda esa hermosa escritura que acabo de mencionar. Dios tiene la capacidad de ver mucho más allá de lo que el ojo humano puede percibir.

alcanzar tus objetivos

No prestes atención a lo que digan lo demás, tú sabes quién eres y el Padre Celestial lo sabe aún mejor. Mientras haya paz en tu alma, todo está bien y si cometiste algún error, recuerda que el único que puede juzgarte es Dios y no lo hace. Él, porque te conoce y te quiere, te proporciona un camino para volverlo a intentar, el arrepentimiento.

Gracias…

Esta puede ser la manera más sencilla de agradecer a quienes te ven diferente, porque de eso se trata, de ser diferente.

Cada vez que te sientas vulnerable y dudes de tu valor:

“Recordad que el valor de las almas es grande a la vista de Dios” (DyC 18: 10).

Siempre serás el regalo más precioso de nuestro Padre Celestial, no lo dudes.

¡Ámate como Dios te ama!

familia

Ámate, eres lo más hermoso que el Padre Celestial, tus seres queridos y tú mismo sabrán apreciar.

Mírate al espejo y date cuenta del gran valor que tienes, reconoce tus virtudes. Obsérvate de la misma manera en que te ve Dios y nunca dudarás de tu potencial y de lo maravilloso que eres.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3: 16).

El Padre Celestial te amó tanto que no dudó en entregar la vida de Su Hijo Unigénito por ti, para salvarte del pecado y darte la oportunidad de volver a vivir con Él. Dime, ¿quién más puede hacer tal sacrificio por ti?

Por lo tanto, si alguien no puede reconocer tu valor, no te sientas mal, ya que el Padre Celestial te ama infinitamente con tus virtudes y defectos. ¡Elige quererte hoy, mañana y siempre! Que las críticas no te afecten ♥

Fuente: Instagram

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *