Esto es algo que cambia vidas. Hay mucho más de 11 discursos SUD que cambiaron mi vida y este cambio no es algo metafórico o sólo una frase que nos parece atractiva y adecuada para el momento. Es algo que puede lograr mucho más si tan sólo le damos la oportunidad al Padre Celestial de guiarnos y escuchar Sus consejos a través de las palabras de Sus siervos.

También te puede interesar:6 maneras creativas para darle vida a tu estudio de las Escrituras” 

La verdad es que hay mucho discursos SUD que cambian vidas, pero los siguientes que nombraré fueron los que cambiaron mi vida, me hicieron una mejor persona, me acercaron más al Señor y me permitieron aplicar más plenamente la expiación de Cristo en mi vida.

Y espero que hagan lo mismo por ti.

1. “No perdáis pues, vuestra confianza” por Jeffrey R. Holland

Élder Holland

Por supuesto que voy a empezar esta lista con un discurso del grandioso Jeffrey R. Holland. En verdad este discurso me mantuvo perseverante en la misión cuando estaba atravesando por momentos difíciles, preguntándome si había tomado la decisión correcta y si Dios incluso escuchaba mis oraciones.

Frase notable: “En toda decisión importante, hay que actuar con cautela y consideración, pero una vez que haya habido inspiración, cuídese de la tentación de alejarse de algo que sea bueno.”

2. “En la fuerza del Señor” por David A. Bednar

Discursado por el Elder Bednar en octubre del 2004, esta invitación revolucionó completamente mi comprensión de la Expiación y me ayudó a entender que el Salvador puede ayudarnos literalmente con cualquier cosa en nuestras vidas. Su expiación no es sólo por nuestros pecados, sino por las penas, dolores y dificultades que enfrentamos.

Frase notable: “En la fuerza del Señor podemos hacer y soportar y vencer todas las cosas.”

3. “Cuatro títulos” por Dieter F. Uchtdorf

Si las mujeres piensan que la sesión del sacerdocio solo beneficiará a los hombres, están perdiendo una gran cantidad de doctrina sagrada y maravillosa (y viceversa, la sesión de mujeres puede y debe ser utilizada y disfrutada por mujeres y hombres por igual). Si bien esta charla dada durante la sesión del Sacerdocio está obviamente orientada a los hombres, hay muchas lecciones hermosas que se aplican a todos nosotros y nos enseñan acerca de nuestros roles individuales en el plan de Dios.

Frase notable: “Dios comprende que no llegamos ahí en un instante sino dando un paso a la vez.”

4. “No me Olvides” por Dieter F. Uchtdorf

Nuevamente el Elder Uchtdorf, pero esta vez con un discurso para la reunión General de la Sociedad de Socorro de octubre de 2011, se enfoca en nuestros roles divinos en el amplio y eterno plan de Dios para sus hijos. Él nos conoce a cada uno de nosotros y nos ama por las contribuciones únicas que tenemos para ofrecer en esta vida y como siervos en Su Iglesia.

Frase notable: “Queridas hermanas, muchas de ustedes son infinitamente compasivas y pacientes con las debilidades de los demás. Por favor recuerden también ser compasivas y pacientes con ustedes mismas.”

5. “Sumo sacerdote de los bienes venideros” por Jeffrey R. Holland

Este es uno de los discursos más reconfortantes que he leído, y he descubierto que es una gran lectura que puedes volver leer en cada momento, especialmente cuando te sientes deprimido o desanimado.

Frase notable: “Aun cuando no siempre perciban lo positivo que hay detrás de los problemas y las aflicciones, Dios sí puede percibirlo pues Él es la fuente de esa luz que ustedes buscan.”

6. “Cuidaos del orgullo” por Ezra Taft Benson

iglesia mormona

Puede que muchos de ustedes probablemente piensen: “Ahhhh… ese discurso es del Presidente Hinckley. Esta chica no sabe nada.” 

Aunque el discurso fue dado por el Presidente Hinckley, fue escrito por el Presidente Ezra Taft Benson, quien no pudo discursarlo debido a su mala salud. De todos modos, este discurso te dejará boquiabierto y te ayudará a darte cuenta de que el orgullo viene de nuestra parte que cree ser superior, y cómo poder evitarlo. (No sé si eso tiene sentido, pero léelo y lo entenderás).

Frase notable: “Los orgullosos hacen de toda persona su adversario, compitiendo con el intelecto, las opiniones, los trabajos, las posesiones, los talentos y otros valores mundanos de los demás.”

7. “Venga lo que venga, disfrútalo” por Joseph B. Wirthlin

Honestamente, no puedo poner en palabras cuánto amo este discurso. La vida es dura. Frecuentemente se llena de inesperados baches y desvíos que nos dejan sintiéndonos frustrados e inseguros. Pero independientemente de lo que ocurra en nuestras vidas, podemos adoptar la actitud que la madre del Elder Wirthlin le brinda tan bellamente a su hijo: “Venga lo que venga, disfrútalo.”

Frase notable: “Sé por qué debe existir una oposición en todas las cosas. La adversidad, si se maneja correctamente, puede ser una bendición en la vida; podemos aprender a disfrutarla.”

8. “El bálsamo de Galaad” por Boyd K. Packer

discursos sud

Cuando estoy molesto o resentido, casi siempre termino pensando en este discurso. El consejo que dio el Elder Packer en 1977 sigue siendo tan aplicable y significativo hoy como lo fue hace más de 40 años. 

La sinceridad tan directa del Elder Packer en este discurso siempre me ha hecho más humilde y me ha permitido reconocer que mi enojo me está lastimando quizá incluso más de lo que está haciendo daño a alguien más. 

Para ser sinceros, siempre lucho contra el impulso de gritar cuando leo la frase notable que puse … ¡ESO ES ELDER PACKER, ESO ES!!

Frase notable: “Si sigues molesto después de todos estos años porque una tía no asistió a tu fiesta de bodas, ¿por qué no sigues adelante? ¡Olvidadlo!”

9. “Acercarse más a Dios” por Terence M. Vinson

Este discurso ha tenido un impacto profundo en la relación con mi Salvador y mi Padre Celestial. También ha afectado significativamente para mejor mi adoración en la sacramental. El Elder Vinson explica cómo podemos cambiar nuestra voluntad para estar en línea con la de nuestro Salvador, y al hacerlo mejoraremos nuestras vidas infinitamente.

Frase notable: “Dios debe ser el centro de nuestro universo: literalmente nuestro punto central de enfoque. ¿Lo es?”

10. “Yo reprendo y disciplino a todos los que amo” por D. Todd Christofferson

Este discurso contiene el relato de una de mis historias favoritas de todos los tiempos y ha proporcionado una esperanza inconmensurable en mi vida frente a los obstáculos y la injusticia que pueda enfrentar. 

El Elder Christofferson resalta el hecho de que Dios nos ama lo suficiente como para corregirnos, y se preocupa por nosotros lo suficiente como para reprendernos.

ES. UN. DISCURSO. MUY. BUENO.

Frase notable: “Gracias, Señor Jardinero, por quererme lo suficiente como para talarme.”

11. “El desafío de lo que debemos llegar a ser” por Dallin H. Oaks

Leí este discurso en mi misión y sólo recuerdo tener una cara de sorpresa parecida a a un emoji.  El Elder Oaks enseña de manera brillante la idea de que, esencialmente, las acciones hablan más fuertes que las palabras. Saber algo no es suficiente, debemos ponerlo en acción y aplicarlo en nuestras vidas. De lo contrario, ¿de qué nos sirve?

Frase notable: “A diferencia de las instituciones del mundo, que nos enseñan a saber algo, el Evangelio de Jesucristo nos desafía a llegar a ser algo.”

Como dije, estos son tan solo algunos excelentes discursos entre los miles que hay. Las palabras de estos humildes maestros me han dejado sintiéndome feliz una y otra vez, y espero que puedan tocar sus vidas tan significativamente como han tocado la mía.

Nos encantaría escuchar algunos de sus discursos favoritos y por qué. Déjanos algunos en los comentarios!

Este artículo fue escrito originalmente por Amy Keim y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “11 LDS Talks that Changed My Life