El pdte. Oaks elogia el esfuerzo de un Papa que defendió la libertad religiosa

Los católicos y los Santos de los Últimos Días han dejado en claro durante las últimas dos décadas que están trabajando en conjunto por la defensa de la libertad religiosa.

El miércoles 20 de julio, el presidente Dallin H. Oaks hizo algo sin precedentes. El apóstol describió un documento del Concilio Vaticano II como uno de los tres eventos clave en el desarrollo moderno de la libertad religiosa.

Foto: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Además, elogió a un Papa por su defensa de la libertad religiosa.

El presidente Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia de Jesucristo, compartió dichos comentarios en Roma, desde un lugar cercano al Vaticano. Aprovechó esta oportunidad para llamar Roma como “una gran cuna de la fe cristiana”.

Eventos clave para la libertad religiosa

Foto: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El presidente Oaks dijo que los dos primeros eventos clave en el desarrollo de la libertad religiosa fueron la Constitución de los Estados Unidos y la Declaración Universal de Derechos Humanos proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948.

Luego, mencionó el Concilio Vaticano II, celebrado entre 1962 y 1965, que entre otras cosas abrió la puerta para que los católicos forjaran relaciones interreligiosas.

“Mi tercer evento clave en el desarrollo de la libertad religiosa fue la Declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa (Dignitatis Humanae) de 1965.

Esto declaró el principio fundamental de que cada persona, hecha a imagen y semejanza de Dios, tiene una ‘dignidad’ inherente. Por lo tanto, está creada para ser libre y disfrutar de la libertad religiosa”, dijo el presidente Oaks.

Foto: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Continuó el presidente Oaks:

“Además de enfatizar la libertad religiosa de las personas, Dignitatis Humanae también reconoció que las personas practican la religión en comunidad.

Esta libertad para las organizaciones es vital tanto para los católicos como para todas las demás religiones que patrocinan escuelas, atención médica y otras organizaciones de servicios sociales”.

El presidente Oaks también señaló que su amiga, la profesora de Harvard y representante católica Mary Ann Glendon ha dicho que los líderes católicos de hoy se orientan sobre la libertad religiosa; principalmente, por el Vaticano II y el Papa San Juan Pablo II.

Juan Pablo II. Foto: Especiales

Luego, citó al difunto Papa:

“La libertad religiosa, un requisito esencial de la dignidad de toda persona, es piedra angular de la estructura de los derechos humanos. Por ello, es un factor insustituible del bien de las personas y de toda la sociedad, así como de la realización personal de cada individuo.”

El presidente Oaks cerró esa sección de su discurso con una reverencia al Papa, que murió en 2005.

“El Papa Juan Pablo II dedicó sus sinceros esfuerzos a la defensa de la libertad religiosa, hablando como líder religioso ante una audiencia mundial.

Todos los que están comprometidos con el libre ejercicio de la religión están en deuda tanto por Dignitatis Humanae como por la visión y defensa de Juan Pablo II”, dijo el presidente Oaks.

Fuente: Deseret News

Video relacionado:

También te puede interesar:

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *