Recientemente, en una “reunión de testimonios espiritual y poderosa”, el Élder Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, escuchó con atención cómo una mujer expresaba su gran felicidad por el plan de salvación del Padre.

“Inmediatamente, fue obvio para mí el hecho de que esta mujer no solo estaba pronunciando palabras familiares,” dijo el Élder David A. Bednar. “La luz que brillaba en sus ojos, el tono espiritualmente digno de su voz, su semblante brillante y calmo, todo en ella afirmaba la veracidad de lo que estaba diciendo.”

“La mujer estaba llena de gozo e irradiaba felicidad”, el apóstol compartió con los alumnos durante una devocional realizada en el campus de la Universidad de Brigham Young, el 04 de diciembre.

“De hecho, se estaba volviendo más como el Salvador y recibiendo su imagen en su rostro, una parte de lo cual se estaba convirtiendo en felicidad.”

La felicidad duradera que sentía la mujer no es una bendición reservada para unos cuantos escogidos, enseñó el Élder Bednar. En cambio, cada persona que se esfuerza por recordar y honrar los convenios sagrados y cumplir con los mandamientos puede recibir este don, según la voluntad y el tiempo de Dios.

“Debido al plan del Padre Celestial y la expiación del Salvador, los desafíos y las aflicciones nos invitan a elevar nuestra mirada a Jesucristo, la verdadera fuente de felicidad ,” dijo el Élder Bednar. “La valiosa perspectiva que nos brinda el Evangelio restaurado nos permite aprender lecciones que nos preparan para la eternidad a través de las adversidades de la mortalidad.”

La felicidad puede soportar tiempos y experiencias buenas y malas “debido al conocimiento que tenemos sobre el plan del Padre y la Expiación del Salvador.”

Élder Bednar

Miembros de la audiencia escuchando al Élder David A. Bednar mientras discursaba durante una devocional en el campus de BYU-Provo, martes 04 de diciembre de 2018.

También te puede interesar: Psicólogo mormón: Cambiar tu perspectiva sobre el fracaso aumentará tu felicidad

En el discurso que compartió en la devocional, el Élder Bednar explicó la diferencia entre la diversión temporal y la felicidad eterna además de cómo se puede obtener dicha felicidad.

“Desde que se convirtió en el Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el Presidente Russell M. Nelson frecuentemente ha extendido una invitación a las personas de todo el mundo que incluye la promesa de la felicidad: ‘Nuestro mensaje para el mundo es simple y honesto: invitamos a todos los hijos de Dios en ambos lados del velo a venir a Su Salvador, recibir las bendiciones del santo templo, tener felicidad duradera y calificar para la vida eterna,’” dijo el Élder Bednar.

A partir de la Guía de las Escrituras, el Élder Bednar habló de que la alegría es una “condición de gran felicidad que resulta de vivir justamente.”

“Curiosamente, nuestra perspectiva del Evangelio nos ayuda a comprender que la felicidad es más que un sentimiento o una emoción fugaz. Más bien, es un don espiritual y un estado de ser y llegar a ser.”

Existe un contraste claro entre la felicidad justa y la diversión mundana, dijo el Élder Bednar.

Élder Bednar

Un coro de hombres Santos de los Últimos Días cantando durante la devocional en el campus de BYU-Provo, martes 4 de diciembre de 2018.

“La felicidad proviene de ejercer fe en el Señor Jesucristo, recibir dignamente y honrar fielmente las ordenanzas y los convenios sagrados, además de esforzarse por convertirse profundamente al Salvador y Sus propósitos,” dijo. “La diversión es el resultado del entretenimiento, el juego y, con frecuencia, las acciones o el lenguaje bullicioso, o el esparcimiento placentero.”

Si bien pasar un día en Disneyland se considera diversión, la felicidad se obtiene al prepararse y participar dignamente en la ordenanza de la Santa Cena.

“La felicidad principalmente es espiritual; la diversión principalmente es temporal,” dijo el Élder Bednar. “La felicidad principalmente es duradera; la diversión es temporal. La felicidad es principalmente profunda y rica; la diversión es principalmente superficial. La felicidad es profundamente completa, la diversión es principalmente parcial. La felicidad forma parte de la mortalidad y la eternidad; la diversión solo forma parte de la mortalidad.

“Qué importante es que nunca confundamos o intercambiemos la felicidad profunda y duradera del discipulado fiel por la diversión temporal y superficial.”

La felicidad eterna viene a través del Redentor, Jesucristo, y Su Evangelio, al tener fe en el Señor, arrepentirnos, ser obedientes, servir y mantener una perspectiva del Evangelio sobre las pruebas que se encuentran en la mortalidad.

Élder Bednar

Miembros de la audiencia escuchando al Élder David A. Bednar mientras discursaba durante una devocional en el campus de BYU-Provo, martes 04 de diciembre de 2018.

“La fe en el Señor Jesucristo, el arrepentimiento, la obediencia, el servicio y una perspectiva del Evangelio sobre las pruebas que encontramos en la mortalidad, todo nos invita a venir a la fuente de felicidad eterna, Jesucristo,” dijo el Élder Bednar.

Al reconocer las muchas verdades adicionales que podrían discutirse, el Élder Bednar invitó a los alumnos a identificar, estudiar y reflexionar en oración sobre los principios adicionales que permiten el don espiritual de la felicidad.

Antes de que el Élder Bednar discursara, el Presidente de BYU, Kevin J. Worthen se dirigió a los alumnos. Con emoción en su voz, animó a los estudiantes a “preocuparse más por el bienestar de cada persona en nuestra comunidad” e invitó a los alumnos a “prestar atención a los pensamientos y los sentimientos que experimentan y luego, actuar en función a esas impresiones.”

“Ustedes y los demás serán bendecidos si lo hacen.”

Para los estudiantes que se dirigían a los exámenes finales y a la temporada navideña, el momento de las palabras del Élder Bednar fue alentador.

“Fue un gran recordatorio de que nosotros somos quienes controlamos nuestra felicidad,” dijo Kierra Maiden, una estudiante de Logan, Utah, de la carrera de educación primaria. “A veces, nos presionamos mucho y es un bueno recordar sentirnos agradecidos de estar aquí y hallar felicidad. Tenemos la oportunidad de elegir vincularnos con esa felicidad eterna.”

Élder Bednar

Miembros de la audiencia escuchando al Élder David A. Bednar mientras discursaba durante una devocional en el campus de BYU-Provo, martes 04 de diciembre de 2018.

Caleb Naumu, un estudiante de negocios de Huntsville, Utah, aprendió sobre esta responsabilidad en el devocional.

“Con frecuencia, atravesamos cambios sin felicidad,” dijo. “Si nos sentimos de esa manera, nos podemos enfocar en Jesucristo y al vivir pequeños principios nos sentiremos mejor, nos sentiremos felices.”

Naumu dijo que reconoce que todavía tiene responsabilidades y deberes relacionados con ser un estudiante, pero que en el ajetreo puede centrarse en las “cosas más importantes.”

Aleah Bucknum, de Wenatchee, Washington, se sintió impresionada de ser parte de “cambiar la conversación” que tiene con los demás.

“En vez de hablar sobre el estrés y las cosas que tengo que hacer, puedo hablar sobre estar agradecida por las cosas felices.”

Artículo originalmente escrito por Marianne Holman Prescott y publicado en thechurchnews.com con el título “Fun vs. joy: Elder Bednar speaks at BYU about finding true happiness.”