El Élder Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, se encontró en el huerto de los antiguos olivos de la ciudad ubicados al pie del Monte de los Olivos en Jerusalén. Aquel huerto se llama el Jardín de Getsemaní, aun cuando la ubicación precisa del lugar donde Jesucristo llevó a cabo la Expiación en el Nuevo Testamento sigue permaneciendo incierta se cree que la ubicación del lugar yace muy cerca.

También te puede interesar: Lo que hizo el Élder Uchtdorf por la familia del misionero que falleció recientemente en Portugal

“Nos acercamos al lugar preciso cuando el tiempo y la eternidad se interceptan con el sacrificio expiatorio del Salvador”, dijo el Elder David A. Bednar, al recordar su primera visita a Tierra Santa en enero de 2019 y a los pasajes bíblicos de los apóstoles Pedro, Santiago y Juan que acompañaron a Cristo en el Jardín esa noche.

Elder Bednar

El Elder Bednar y su Esposa en las ruinas de Capernaúm

“Cuando te encuentras en un lugar muy cerca de donde realmente ocurrió la expiación de Cristo, tratas de imaginar, sin poder lograrlo, cómo fue esa experiencia para Él”, dijo el Elder Bednar, quien también visitó otros sitios históricos y religiosos en la Ciudad Vieja y cerca del mar de Galilea.

Menos de dos semanas previas a ese viaje, el Elder Bednar había estado en Roma, acompañado del apóstol, el Elder Ronald A. Rasband, para dar inicio a los recorridos especiales del nuevo Templo de Roma, Italia para los medios de comunicación. Durante la asignación de casi una semana allí, los dos visitaron la Cárcel Mamertina, que se cree que son las celdas de la mazmorra “donde Pedro y Pablo estuvieron cautivos por declarar públicamente ser testigos del Señor Jesucristo”, dijo el Elder Bednar.

apóstoles

En la rotonda del Centro de Visitantes del Templo de Roma, Italia, entre las estatuas del Cristo y los antiguos apóstoles, señaló la estatua de Pedro, de Thorvaldsen, con dos llaves en la mano derecha.

“Pedro recibió del Salvador las llaves del reino”, dijo el Elder Bednar, “y hay un manto asociado con esa ordenación. El apostolado nunca se trata de los hombres. Se trata del oficio y el manto.”

“Me encanta leer sobre Pedro y Pablo y sus ministerios en el Nuevo Testamento”, continuó. “El manto que llevaban, que el Elder Rasband y yo hemos recibido, es real. Para mí, el vínculo con esos antiguos apóstoles está en la majestad y poderes del manto y en el testimonio espiritual de la realidad de la Restauración en los últimos días.”

Las dos ubicaciones, Roma y Jerusalén, sirvieron como una base apropiada para la asignación de 18 días del Apóstol moderno. Junto a su esposa, la hermana Susan Bednar, el Elder Bednar partió de Roma, con su influencia histórica, a Egipto y a las naciones vecinas de Medio Oriente marcadas por la antigüedad de las primeras civilizaciones de la región, y luego a Tierra Santa.

El Elder Bednar y su esposa a orillas del mar de Galilea

“Considere la antigüedad de Egipto y su impacto en el mundo y en la cultura mundial, y luego piense en la influencia romana y en Jerusalén”, dijo él. “Es sólo una secuencia notable de lugares en los que se puede estar y aprender.”

También fue una experiencia de aprendizaje para otros, ya que el Elder Bednar se reunió con muchos en diferentes reuniones mientras les ministraba.

“Estar en Jerusalén con un apóstol del Señor es una experiencia que ninguno de nosotros olvidará”, dijo el Elder Wilford W. Andersen, una Autoridad General de los Setenta, que con su esposa, la hermana Kathleen Andersen, acompañaron a los Bednar en su viaje a Medio Oriente e Israel.

Entre Roma y Jerusalén, el itinerario asignado, que abarcó desde conferencias y devocionales hasta visitas humanitarias, incluyó paradas en las ciudades de Abu Dhabi y Dubai de los Emiratos Árabes Unidos; Sulaymaniyah, Kurdistán; y el Cairo, Egipto.

Los miembros de la Iglesia en los países del Medio Oriente enfrentan desafíos únicos y difíciles, expresó el Elder Andersen, explicando que “la visita del Elder Bednar fue un reconfortante recordatorio para ellos de que el Padre Celestial recuerda y ama a todos Sus hijos. Sus enseñanzas y su testimonio enternecieron sus corazones.”

Elder Bednar durante la reunión especial en la Estaca Abu Dhabi

En los Emiratos Árabes Unidos, el Elder Bednar dirigió una reunión especial en la Estaca Abu Dhabi, así como una reunión para los jóvenes y adultos jóvenes de 12 a 30 años. Aunque geográficamente Abu Dhabi está muy lejos de Salt Lake City, “el liderazgo y la Iglesia no están tan lejos de Abu Dhabi”, dijo. “Hay un poder en los mensajes cuando les ministramos en sus tierras y en sus hogares.”

Una parada humanitaria fue en el Centro de Aprendizaje African Hope en El Cairo, Egipto, donde LDS Charities ha donado computadoras y otros materiales. Durante más de dos décadas, la escuela ha ayudado a educar a los niños de mínimos recursos, hasta casi 500 niños por año, que han huido de Sudán y de otra docena de naciones africanas, a menudo sin uno o ambos padres.

Otra visita se realizó en el campamento de desplazados internos de Ashti (desplazados internos o refugiados dentro del mismo país) en el Kurdistán iraquí, cerca de la ciudad de Erbil. LDS Charities se asoció con Barzani Charity Foundation para proporcionar 750 grandes tiendas de campaña: 250 en Ashti y otras 500 en el campamento de refugiados de Khazer. Las tiendas de campaña ofrecieron refugio y protección contra el clima frío del invierno, y las inundaciones en el área que dañaron los refugios anteriores el pasado noviembre.

Elder Bednar durante una reunión improvisada con los estudiantes en la cafetería del Centro BYU de Jerusalén

“Todos somos hijos e hijas de Dios”, dijo el Elder Bednar, de los refugiados desplazados y sus necesidades. “Ayudamos a proporcionar parte de la ayuda que necesitan para sobrevivir en estas circunstancias realmente difíciles.”

Además de visitar sitios históricos y religiosos en la Ciudad Vieja y alrededor del Mar de Galilea, el Elder Bednar presidió una conferencia del Distrito de Jerusalén y un devocional en el Centro BYU de Jerusalén. Los Bednar también organizaron una reunión improvisada con los estudiantes en la cafetería del centro una noche.

El presidente del Distrito de Jerusalén, Dennis Brimhall, quien se unió a los Bednar y Andersen y a otros en el pequeño grupo que recorría la Ciudad Vieja y Galilea, dijo: “Pensamos continuamente en un Apóstol vivo que camina por donde los Apóstoles originales caminaron y enseñaron, y el prestar atención a las palabras de un apóstol vivo es tan importante como las que leemos en el Nuevo Testamento.”

Elder Bednar

El Elder Bednar y su esposa durante la conferencia de distrito en Jerusalén.

El presidente Brimhall informó que además de las reuniones de miembros y estudiantes, el Elder Bednar encontró formas de ministrar a las personas durante su estancia. Una de esas personas fue la hermana, Margreta Spencer, quién es la miembro más longeva del distrito en Israel y está confinada a un hogar de ancianos en los Altos del Golán, casi tres horas al norte de Jerusalén.

El Elder Bednar grabó en video un mensaje y una bendición para ella, compartió el presidente Brimhall. El Presidente del distrito agregó que se lo entregará pronto cuando vaya a realizar su entrevista para su recomendación para el templo.

El apóstol notó su afinidad al haber visitado las áreas de Capernaúm y Tabgha a las orillas del mar de Galilea, al ver los cimientos de la casa de Pedro, visualizar los eventos del Nuevo Testamento en el área y ser consciente de las enseñanzas del Salvador, tales como El sermón del Pan de Vida y el Sermón del Monte.

“El tener la responsabilidad de dar testimonio de Él, de Su divinidad, de Su resurrección, de Su realidad viviente nos hace contar nuestras muchas bendiciones y reflexionar profundamente sobre lo bendecidos que hemos sido por todo lo que hemos recibido en esta dispensación.”

Este artículo fue escrito originalmente por Scott Taylor y fue publicado originalmente por thechurchnews.com bajo el título “Elder Bednar on ‘the bond’ he feels with ancient Apostles during first visit to Jerusalem