Orem, Utah – Como graduado de la Escuela de Derecho de Stanford que estudiaba para el examen oficial de acceso a la profesión de abogado, Quentin L. Cook de 25 años de edad recibió una llamada en la que le pedían que fuera a Utah a visitar a su abuelo de 86 años que estaba agonizando.

El abuelo compartió su testimonio y tenía tres preocupaciones: Primero, amaba a todos sus diez hijos, pero estaba preocupado por uno que era menos activo. Segundo, esperaba que su padre y abuelo aprobaran la forma en que había vivido su vida. Señaló que su padre, David Patten Kimball, uno de los rescatistas de la Compañía Martin Handcart que ayudó a transportar a los Santos débiles a través del helado Río Sweetwater, murió cuando tenía 3 años y su abuelo fue el antiguo líder de la Iglesia, Heber C. Kimball. Luego, advirtió a su nieto que no sintiera ningún orgullo inapropiado ni superioridad debido a su herencia. Tercero, compartió su ilusión de encontrarse con el Salvador y confiaba en haber estado lo suficientemente arrepentido como para calificar para la misericordia del Salvador, señalando que es la reunión más importante para todos nosotros.

El nieto, ahora el Élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, recordó esa visita mientras hablaba en un devocional en el Instituto Utah Valley en Orem, Utah, comparándola un poco con el consejo de Alma hijo a sus tres hijos en el Libro de Mormón y enfatizando la importancia de la Expiación de Jesucristo.

“Todos hemos pecado y es solo a través de la Expiación que podemos obtener misericordia y vivir con Dios. Hasta el día de hoy puedo recordar el gran amor que mi abuelo tuvo por el Salvador y el aprecio que tuvo por la Expiación”, dijo el Élder Cook.

También te puede interesar: ¿Dios sabe qué decisiones tomaré antes de que las tome?

Élder Cook

Una multitud de personas en la capilla y el salón cultural del Instituto Utah Valley escuchando al Élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante un devocional, el viernes 01 de febrero de 2019.

Al anunciar el título de sus comentarios como “La ignorancia espiritual conduce a la ceguera moral: Las decisiones espirituales justas son el antídoto”, el Élder Cook ofreció cuatro principios:

  • “Primero, sigue pidiendo conocimiento espiritual y temporal”
  • “Segundo, tus decisiones espirituales justas son importantes”, advirtió contra las justificaciones y animó a recordar la responsabilidad de uno con el Salvador
  • “Tercero, los esfuerzos consagrados del día a día son mejores que las acciones heroicas ocasionales
  • “Cuarto, se fuerte e inamovible en cuanto a la espiritualidad y la rectitud”

El Élder Cook señaló los elementos clave del consejo de Alma a sus hijos Helamán, Shiblón y Coriantón acerca de buscar un testimonio propio, refrenar las pasiones y arrepentirse de los pecados y encontrar la paz a través de la Expiación de Jesucristo.

“El consejo de Alma a sus hijos sobre tomar decisiones espirituales y justas es un gran resumen de los principios que mencioné”, dijo.

Alma, el hijo de Alma el profeta, fue el juez principal de la nación, sumo sacerdote y profeta, moldeado  por una conversión milagrosa que relató a sus hijos. Helamán y Shiblón tomaron buenas decisiones; Coriantón tomó muy malas decisiones y fue el foco de atención de gran parte del consejo de Alma, como se encuentra en los capítulos del 36 al 42 de Alma en el Libro de Mormón.

Un testimonio firme

Élder Cook

En Alma 36, Alma habla primero con Helamán y enfatiza la importancia de tener un testimonio de Dios el Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo. Mientras relata su conversión, Alma desea que Helamán tenga su propio testimonio, enseñó el Élder Cook.

El Élder Cook citó a su tatarabuelo, Heber C. Kimball, sobre la necesidad de un testimonio personal: “Llegara el día en que no habrá nadie que pueda sostenerse con una luz prestada. Cada uno tendrá que dejarse guiar por su propia luz interior. Y si no la tenéis, ¿cómo podréis aguantar? Si no la tenéis, no podréis aguantar; por lo tanto, buscad el testimonio de Jesús y aferraos a él, para que cuando vengan los tiempos de prueba no tropecéis y caigáis.”

Las visiones y manifestaciones como cuando Alma vio a un ángel son inusuales, dijo el Élder Cook, y agregó que las impresiones espirituales son más típicas y que las hechas por el Espíritu Santo pueden ser tan importantes como las manifestaciones.

“’Las impresiones en el alma que provienen del Espíritu Santo son mucho más significativas que una visión. Es donde el espíritu habla, y la huella en el alma es mucho más difícil de borrar’”, dijo el Élder Cook citando al Presidente Joseph Fielding Smith.

Escoger el bien

Élder Cook

El consejo de Alma a Shiblón incluye la frase en Alma 38:12, “procura también refrenar todas tus pasiones para que estés lleno de amor.”

Centrándose en el enojo y la moralidad como dos de esas pasiones, el Élder Cook dijo que el mundo enseña que no podemos refrenar las pasiones y que el adversario busca “llenar nuestras vidas con evidencia visual de violencia e inmoralidad.”

Al señalar que algunas culturas aceptan que los cónyuges se golpeen entre sí o que los padres golpeen a sus hijos, el Élder Cook desafió a la audiencia: “Decidan que a pesar de que sus padres los hayan golpeado o no, no golpearán o abusarán verbalmente de su cónyuge o hijos.”

Además, animó a la audiencia a llevar vidas virtuosas y puras, alejarse de la pornografía y controlar los pensamientos, el lenguaje, así como las acciones.

“En mi experiencia aconsejando a aquellos que cayeron en una conducta inmoral he descubierto que usualmente toman una o dos malas decisiones antes de involucrarse en una conducta pecaminosa”, dijo.

Confiar en el arrepentimiento y la Expiación

Élder Cook

Luego, el Élder Cook hizo una lista de las malas decisiones que tomó Coriantón al pasar de ser un misionero a transgredir la moral: tener malos pensamientos, abandonar a su compañero, abandonar su campo de trabajo y dirigirse a donde había mucho pecado.

“El consejo de Alma fue refrenar las pasiones y  para aquellos que cometieron errores, arrepiéntanse”, dijo.

Afligido por la iniquidad de su hijo, Alma necesitaba enseñar el arrepentimiento y el abandono de los pecados, incluido lo que el Élder Cook dijo, “Alma 39: 11 tiene las 12 palabras más tristes de las Escrituras: ‘…porque al observar ellos tu conducta, no quisieron creer en mis palabras.’”

Del capítulo 39 al 42, un padre amoroso enseña a sus hijos sobre la justicia, el castigo, el arrepentimiento, la misericordia y la Expiación, resumió el Élder Cook y pidió a la audiencia que leyera Alma 42 y “reflexionara esta maravillosa doctrina.”

El Élder Cook compartió el versículo 29 de Alma hablando con Coriantón, “Y ahora bien, hijo mío, quisiera que no dejaras que te perturbaran más estas cosas, y solo deja que te preocupen tus pecados, con esa zozobra que te conducirá al arrepentimiento.”

Danielle D’ Costa, una estudiante de la Universidad de Utah Valley de Auckland, Nueva Zelanda, apreció el sincero consejo del Élder Cook. “Creo que fue muy directo y al punto, sin bromas, directo al punto.”

Emily Adams de Pleasant Grove, Utah, valoró el tercer principio del Apóstol sobre los esfuerzos consagrados del día a día que son mejores que las acciones heroicas ocasionales. “Mis hábitos diarios influirán más en mí”, dijo.

Este artículo fue escrito originalmente por Scott Taylor y fue publicado en thechurchnews.com con el título “4 principles to help Latter-day Saints make righteous choices, according to Elder Cook.”