Esta historia del Élder Edward Dube de los Setenta se publicó en la edición especial de la revista Ensign por la celebración del aniversario 40 de la revelación sobre el sacerdocio. Como el Élder Dube dijo, “el sacerdocio ha bendecido a mi familia y a mí en todas las formas posibles. Ha sido una gran fortaleza para mí tener las bendiciones del templo, la bendición de saber que viviremos juntos como familias por la eternidad.”

También puedes leer: Evento mundial “Ser Uno” anunciado con sitio web

La primera vez que escuché sobre la restricción del sacerdocio para los hombres de ascendencia africana negra, estaba en la misión. Me bauticé en el año 1984 después de que la restricción del sacerdocio ya había acabado. Dos años más tarde, fui llamado a servir en la misión Johannesburgo, Sudáfrica.

Cuando me asignaron a Bulawayo, Zimbabue, mi compañero, el Élder Francis Jack y yo visitamos a una hermana menos activa. Su esposo era profesor de teología de otra iglesia. Nos preguntó a qué se debía la restricción del sacerdocio a los hombres de ascendencia africana negra. Dijo muchas cosas que me molestaron – cosas que nunca antes había escuchado. Cuando salí de ese lugar, me sentí muy acongojado y desmotivado.

restricción del sacerdocio

El Élder Jack y yo manejamos nuestras bicicletas de regreso a nuestro departamento sin hablar. Cuando llegamos, me miró y dijo, “Élder Dube, ¿qué le sucede? Se ve muy perturbado.”

“¿No escuchó lo que dijo?” respondí, “¿Cómo pudo pasar esto?”

“Élder, ¿cree que el Padre Celestial y Jesucristo se aparecieron al joven José?”

“Sí,” dije. “pero, ¿eso que tiene que ver?”

“Tiene todo que ver,” el Élder Jack respondió. “Creemos en la revelación, ¿verdad?”

Pensé en sus palabras y lo que el profesor había dicho. Me desperté a la mitad de esa noche. Me sentí feliz y en paz.

La respuesta para cada pregunta sobre el evangelio se relaciona con el acontecimiento del año 1820. Saber que el Padre Celestial y Jesucristo se aparecieron a José Smith significa que era un profeta y que esta es la Iglesia del Señor. Si el Padre Celestial y Jesucristo se aparecieron al joven José. Entonces, todos los principios y las preguntan sobre el evangelio tienen sentido. Esta es la iglesia de revelación y el Señor revela ciertos procesos en momentos determinados a sus siervos, los profetas, y eso fue lo que me trajo paz.

Comencé a saltar de arriba abajo y desperté a mi compañero, gritando, “¡Sí! ¡Sí! Tiene razón, Élder Jack. ¡El Padre Celestial y Jesucristo se aparecieron a José Smith! ¡Esta es la iglesia del Señor!”

restricción del sacerdocio

El levantamiento de esta restricción del sacerdocio a los hombres de ascendencia africana negra ha sido una bendición para los miembros en todo África. El sacerdocio ha bendecido a mi familia y a mí en todas las formas posibles. Ha sido una gran fortaleza para mí tener las bendiciones del templo, la bendición de saber que viviremos juntos como familias por la eternidad.

El acceso al sacerdocio ha bendecido a África. Las personas aquí ya son felices y positivas, pero se ha añadido el evangelio. Las familias son muy importantes en África. Por eso, se ve el templo como una gran bendición. La iglesia está progresando rápidamente en África.

Aquí, los miembros escuchan la voluntad de Dios, van y la cumplen. El levantamiento de la restricción del sacerdocio a los hombres de ascendencia africana negra ha bendecido a los miembros. En un momento en que algunas áreas de África tienen una tasa de 90% de desempleo, nuestros miembros parecen estar bien ya que son autosuficientes. El sacerdocio y la dirección de los líderes del sacerdocio nos han bendecido.

Estoy agradecido al Padre Celestial y Jesucristo por la oportunidad de poseer el sacerdocio, por la bendición que ha sido en mi vida y por cómo esto ha bendecido a los miembros de todo el continente africano.

Articulo originalmente escrito por LDS.org y publicado en ldsliving,org con el título “Elder Dube Shares the Difficult Moment He Learned About the Priesthood Ban on His Mission + How He Found Hope.”