Todas las bendiciones provienen del poder y la autoridad total del sacerdocio de Dios. El poder del sacerdocio y sus bendiciones, según esa amplia definición, han estado y siempre estarán disponibles para todos los que califiquen a ellos, sin restricciones basadas en el género, el orden de nacimiento o linaje.

conferencia

Este principio se puede ver fácilmente a partir de múltiples ejemplos en los que el poder de Dios se manifestó en un momento en que el sacerdocio otorgado no existía en la tierra. Muchas personas fieles y espirituales cumplieron con las leyes que gobiernan la recepción de las bendiciones de Dios, sin haber recibido ninguna ordenación del sacerdocio. Los reformadores cristianos como William Tyndale, Martín Lutero y Juan Calvino recibieron el poder de Dios mientras traducían la Biblia y participaban en otras actividades inspiradas.

También te puede interesar:El Elder y la Hermana Renlund hablan sobre el mito de tener todas las Ordenanzas de la Exaltación

Incluso después de la Gran Apostasía, Dios no estaba “durmiendo” hasta que el sacerdocio fue conferido a José Smith y Oliver Cowdery el 15 de mayo de 1829 (DyC 13). Antes y después de la Reforma, Dios bendijo a hombres y mujeres, protestantes, Católicos y no cristianos con Su poder y autoridad del sacerdocio mientras oraban y vivían según la luz y el conocimiento que recibían.

José Smith originalmente accedió al poder y autoridad del sacerdocio de Dios sin las llaves y sin la autoridad conferida del sacerdocio. Dios el Padre y Jesucristo se aparecieron a José Smith después de su sincera oración antes de que las llaves del sacerdocio hubieran sido restauradas en la tierra. El Libro de Mormón fue traducido en parte por el don y el poder de Dios antes de que José Smith recibiera la ordenación del sacerdocio.

¿A qué poder tuvo acceso José Smith? La única respuesta es el poder y la autoridad del sacerdocio de Dios.

La misma verdad se aplica hoy en día aunque las llaves del sacerdocio ya están en la tierra. Las personas que no son miembros de la Iglesia o que no tienen el sacerdocio conferido orán y reciben respuestas, ejercen la fe y son sanados. Aquellos que viven los mandamientos de Dios son bendecidos.

sacerdocio

A través de la revelación, sabemos mucho sobre el poder y la autoridad que Dios ha delegado a los hombres a través de la ordenación del sacerdocio. El hombre, sin embargo, no puede tomar tal poder del sacerdocio sobre sí mismo; debe ser conferido por Dios a través de Sus siervos. (DyC 1:38)

Sabemos que las llaves del sacerdocio necesariamente deben funcionar dentro del contexto del poder y la autoridad total del sacerdocio de Dios. Todas las llaves del sacerdocio para la tierra están en manos de Jesucristo, por lo que el sacerdocio conferido a los hombres mortales fue nombrado antiguamente en Su nombre: el Santo Sacerdocio, según el orden del Hijo de Dios (DyC 107:2-3).

Esta es la razón por la cual los poseedores ordenados al sacerdocio actúan en el nombre de Jesucristo. En esta función, un poseedor del sacerdocio realiza ordenanzas que Dios reconocerá como válidas. La autoridad conferida del sacerdocio también incluye el derecho y la responsabilidad de presidir dentro de la estructura organizativa de la Iglesia.

A través de las llaves del sacerdocio, Dios gobierna Su Iglesia. Por la autoridad conferida del sacerdocio, se predica el evangelio y se realizan las ordenanzas de salvación y exaltación tanto para los vivos como para los muertos.

El sacerdocio es el conducto para obtener revelación en la Iglesia, el canal a través del cual Dios se revela a Sí mismo, Su gloria, Sus intenciones y Sus propósitos. Aunque los hombres y las mujeres reciben revelación mediante el poder del sacerdocio de Dios para sus llamamientos y responsabilidades específicas, el Sacerdocio de Melquisedec tiene “la llave de los misterios del reino, sí, la llave del conocimiento de Dios.” (DyC 84:19-20).

A través de aquellos que poseen las llaves del sacerdocio, se transmiten la mente y la voluntad de Dios para su pueblo como un todo. Cuando Sus siervos emplean el sacerdocio en Su misión, funciona como si lo hiciera con la boca y la mano del Señor (DyC1:38).

Extracto del Libro “El Sacerdocio de Melquisedec”  (“The Melchizedek Priesthood”)

dale renlund y esposa

El siguiente libro, escrito por el Elder Dale G. y la hermana Ruth Lybbert Renlund, ayuda a los hombres a comprender mejor los principios y la doctrina del Sacerdocio de Melquisedec y a aprender cómo ejercerlo de manera más adecuada en sus vidas cotidianas. La búsqueda conjunta del Elder y la hermana Renlund para estudiar el sacerdocio y su aplicación, ofrece un modelo de cómo los hombres y las mujeres pueden trabajar juntos en su comprensión y enseñanza del sacerdocio.

”Este artículo fue escrito originalmente por el Elder y la Hermana Renlund, extracto de su libro “The Melchizedek Priesthood” fue publicado por ldsliving.com el título: “Elder and Sister Renlund on How Those Outside the Church Can Access Priesthood Power