Élder Holland: Madres, el cielo envía ángeles para velar por ustedes y sus pequeños

El día de ayer fue muy especial porque celebramos el día de nuestras madres. Pero, siento que no debemos esperar cada segundo domingo de mayo para celebrar su labor.

Nuestras madres están con nosotros todos los días. Con “madres” no solo me refiero a nuestras progenitoras, sino también a aquellas personas que han asumido esa función en nuestras vidas.

Quiero compartir un extracto de un tributo que el élder Jeffrey R. Holland rindió a las madres.

Esto se me hace muy especial, porque reconoce el esfuerzo diario de estos ángeles terrenales que Dios nos mandó para cuidarnos.  ¡Veamos!

espíritu

Imagen: Internet

También te puede interesar: Seremos madres para siempre, así nuestros hijos ya no estén en este mundo

“La labor de una madre es ardua y muchas veces no reconocida. Sepan que valió, vale y para siempre valdrá la pena.

Madres: valoren esa función tan exclusivamente suya y para la cual el mismo cielo envía ángeles para velar por ustedes y por sus pequeños.

De ustedes es la obra de salvación y serán magnificadas y recompensadas, serán hechas más de lo que son y mejor de lo que han sido.

Imagen: Canva

Y si por alguna razón están haciendo ese valeroso esfuerzo a solas, sin un marido a su lado, entonces nuestras oraciones por ustedes serán más fervientes.

Sepan que con fe las cosas saldrán bien a pesar de ustedes, o mejor dicho, por causa de ustedes.

Gracias a todas las madres. No hay nada más importante en este mundo que el participar tan directamente en la obra y la gloria de Dios.

A todas las madres en general, en el nombre del Señor les digo: ustedes son magníficas. Ustedes hacen una excelente labor.

Imagen: Canva

El solo hecho de que se les haya dado esa responsabilidad es evidencia eterna de la confianza que el Padre Celestial tiene en ustedes.

Él las bendice y las bendecirá, aun… no, especialmente, en los días y las noches más difíciles. Confíen en Él.

Confíen plenamente y para siempre y ‘sigan adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de esperanza’”.

Imagen: Internet

No subestimemos la presencia de nuestras madres, ellas también están de paso por la tierra al igual que nosotros. Disfrutemos cada día con ellas y recordémosles siempre cuánto las amamos y valoramos, no esperemos un segundo domingo de mayo para expresar nuestro afecto.

Demostremos nuestro amor por ellas y por quienes nos rodean todos los días porque no sabemos cuándo será la última vez que los veamos.

Fuente: Mais Fe

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *