Elder Holland: Sé fuerte para los tiempos de aflicción y refinamiento que vendrán

élder Holland

Recientemente, el élder Jeffrey R. Holland del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días compartió una emotiva historia para enseñarnos y prepararnos a desarrollar la fe en tiempos difíciles. 

El élder Holland compartió en sus redes sociales: 

Algunas de las lecciones de la vida serán difíciles y es posible que se te pida que enfrentes a más cosas de las que crees que puedes y, desde luego, más de las que quieres.

Hace poco más de seis años, mis amigos Troy y Deedra Russell perdieron a su hijo de nueve años, Austen, en un trágico accidente. Troy había sacado su camioneta del garaje cuando se dirigía a donar artículos a la tienda de segunda mano local y, al hacerlo, sintió que la rueda trasera pasaba por un bache. Pensando que algún objeto se había caído de la camioneta, se bajó sólo para encontrar a su precioso hijo de nueve años, Austen, tirado boca abajo en el pavimento.

Uno podría pensar que perder a un hijo de la forma tan espantosa en que perdieron a Austen sería una prueba suficiente para cualquier familia. Hace unos meses, Deedra fue atropellada por un conductor ebrio y todavía está librando la lucha de su vida. A pesar de sus laceraciones, fracturas y necesidades quirúrgicas, todo indica que va a salir adelante.

Nunca he oído a Troy y Deedra decirlo, pero como todos nosotros en momentos de sufrimiento y dolor, los Russell pueden haber gritado a veces: “¿Por qué a mí? ¿Por qué otra vez?” o “¿Cuánto tenemos que afrontar en la vida?” o “¿De verdad le importo a Dios?”.

No sabemos por qué ocurren todas las cosas que nos pasan en la vida, por qué a veces nos libramos de una tragedia y otras no. Pero ahí es donde la fe debe significar realmente algo, o no es fe en absoluto.

Tal vez podamos encontrar algún nivel de significado en lo que parecería ser una tragedia sin sentido en las palabras del hombre que causó el accidente:

“Deedra, me siento tan mal [por lo que] te he hecho. Mi corazón está [roto]. Mis pulmones no pueden respirar. Siento mucho el dolor que tienes. …

Troy, eres un ángel [por perdonarme]… Siento mucho que hayas tenido que pasar por tanto en sus vidas, y ahora todo esto por mi culpa…[Pero] estoy yendo a la iglesia de nuevo. Estoy leyendo mis escrituras todas las noches.

Y por favor, dile a los niños que siento mucho haber herido a su madre. [Deedra,] sé que casi te quité la vida, pero si importa, has salvado la mía”.

Mi petición es: Practica ahora y sé fuerte para esos tiempos de aflicción y refinamiento que vendrán. Es entonces cuando la fe en Dios, en Cristo y en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días realmente contará. Es entonces cuando la fe debe ser inquebrantable.

Puede ser una imagen de 2 personas e interior

Troy y Deedra Russell. Fotografía vía Facebook.

¿De qué manera el consejo del élder Holland te ayuda a ejercer la fe en momentos de aflicción?

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *