Élder Renlund: Cómo vivir un “feliz para siempre” a pesar de los desafíos

feliz para siempre - élder Renlund

¿Cómo pueden los individuos vivir “felices para siempre”? pregunta el élder Dale G. Renlund. 

“El camino hacia la felicidad eterna depende de la conversión de por vida a las verdades del evangelio restaurado de Jesucristo. La conversión de por vida significa que perduramos hasta el fin, permaneciendo firmes en nuestro compromiso de guardar los convenios que hemos hecho con Dios, pase lo que pase”.

Hablando con estudiantes y profesores del Marriott Center en el campus de Provo, Utah, el miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles abordó el tema de la “conversión de por vida” y explicó que la mejor manera de convertirse en un converso de por vida es comprometerse con la doctrina de Cristo.

élder Renlund

La doctrina, o evangelio, de Cristo, dijo el Apóstol, comprende la fe en el Salvador del mundo, el cambio positivo, el bautismo y la recepción del Espíritu Santo. Para crecer en la fe, los discípulos de Cristo se involucran “repetida e iterativamente” con cada aspecto de esta doctrina a lo largo de la vida, un concepto que las escrituras llaman duradero hasta el final.

“Repetidamente significa que recorremos los elementos de la doctrina de Cristo a lo largo de nuestras vidas. Iterativamente significa que cambiamos y mejoramos con cada ciclo”, dijo el élder Renlund.

“Aunque pedaleamos repetidamente, no estamos girando en círculos como en un tiovivo sin movimiento ascendente. Si ese fuera el caso, la experiencia sería vertiginosa e improductiva. En cambio, a medida que recorremos los elementos de la doctrina de Cristo, llegamos a un plano superior cada vez. Este ascenso proporciona nuevas vistas y perspectivas, nos acerca al Salvador y finalmente regresamos a la presencia de nuestro Padre Celestial como herederos de todo lo que Él tiene”.

El élder Renlund animó a los estudiantes y profesores a participar regularmente en el sacramento de la Santa Cena, un rito dominical semanal que se realiza en las capillas de todo el mundo. El sacramento, dijo, es en esencia una repetición del bautismo.

“Los convenios del bautismo se renuevan participando de la Santa Cena en memoria de nuestro Salvador y Su sacrificio expiatorio, y las bendiciones del bautismo también se renuevan”, dijo el élder Renlund.

Dale-G.-Renlund-BYU-Devocional-

“Participar del sacramento es la próxima ordenanza que todos necesitan después de ser confirmados como miembro de la Iglesia. El sacramento es la próxima ordenanza necesaria después de pasar triunfalmente una prueba o estar miserablemente decepcionado con el resultado. El sacramento es la próxima ordenanza necesaria después de recibir la investidura [una ceremonia en el templo] o ser sellado [casado] en el templo. El sacramento es la próxima ordenanza necesaria después de hacer una buena elección y la siguiente ordenanza necesaria después de tomar una mala decisión. El sacramento es la próxima ordenanza que se necesita cada semana por el resto de nuestras vidas”.

Comparando el ciclo de nuevo con un largo camino de montaña, el élder Renlund señaló que no hay lugar para detenerse y descansar; el curso sube o baja. De manera similar, la fe se está volviendo más fuerte o más débil. “Eso significa que puedes ‘no convertirte’ al menos tan fácilmente como puedas ‘convertirte’. La disminución ocurre si te desconectas de la doctrina de Cristo”, advirtió el élder Renlund.

La palabra finlandesa “sisu” se ha descrito como determinación, tenacidad de propósito, resiliencia y resistencia. Sisu expresa una característica que se manifiesta en mostrar valentía, determinación y coraje frente a la adversidad extrema.

“Sisu es el tipo de determinación que necesitamos para permanecer en el camino del convenio. Con el sisu espiritual, estamos comprometidos a prepararnos concienzudamente y participar dignamente de la Santa Cena cada semana”, dijo el élder Renlund.

El sisu espiritual no está condicionado a las circunstancias o la oposición, continuó. Con el sisu espiritual, los individuos son espiritualmente resistentes y más capaces de soportar desafíos sin caer ni vacilar.

Con el sisu espiritual, las personas buscan recibir una plenitud del Espíritu Santo, arrepentirse rápidamente y regresar al camino del convenio, comprometerse con la doctrina de Cristo y cumplir el convenio de vivir la ley del evangelio.

 

El élder Renlund concluyó:

“Vivir feliz para siempre no es tan simple. Pero tampoco es tan complicado. A medida que nos involucramos con la doctrina de Cristo, desarrollamos el sisu espiritual, la resiliencia espiritual que es esencial para la conversión de por vida”.

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org

| Para meditar
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
Presidente Nelson
Presidente Nelson lanza su cuenta de Instagram en español
emblemas de la iglesia de jesucristo
¿Qué son los emblemas para niños y jóvenes de la Iglesia de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *