La pandemia de COVID-19 ha afectado al mundo de una manera inusual en los últimos meses, ha obligado a las personas a aislarse, ha cambiado la economía y las reglas de comportamiento social.

Sin embargo, incluso con tantos aspectos negativos, el élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo que las bendiciones y los nuevos aprendizajes ocurrieron durante la cuarentena.

“El COVID-19 está cambiando mi forma de pensar. Estoy aprendiendo nuevas formas de estar mejor preparado para otros desafíos que pueden ocurrir en mi vida en el futuro. Veo cosas que no vi antes. Me siento más inclinado a pensar en otras personas y conversar con ellas que a preocuparme por mis propias necesidades”. 

Otras bendiciones durante este tiempo están relacionadas con el ministerio y las formas creativas de conversar con los hermanos que ministramos, ayudarnos mutuamente, ser más humildes, aprender a pedir ayuda y tener una relación más estrecha con nuestra familia.

También te puede interesarÉlder Christofferson: Nuestras enseñanzas son profecías sobre futuras bendiciones

“No podemos ver esta pandemia como una barrera, sino como algo que tiene el potencial de ayudarnos a mejorar en cada punto de nuestras vidas”.

Otra gran bendición, según el apóstol, es la oportunidad de aumentar el poder del Día de reposo en nuestras vidas y hacer del domingo una delicia.

“Deleitarse significa algo que nos consuela, algo placentero, que trae alegría, algo que nos acerca al Salvador y nos ayuda a desarrollar más espiritualidad. El Salvador nos trae ese sentimiento, a medida que nos acercamos a Él”.

Guardar el día de reposo en nuestras vidas brinda fortaleza espiritual, ya que fortalece nuestra fe en nuestro Salvador y Sus promesas, lo que nos ayudará a enfrentar los desafíos de nuestra vida mortal.

páscoa centralizada em Cristo

Según el élder Soares, guardar el día de reposo “no causa ningún daño en nuestros hogares. Es una promesa. Si deseas protección espiritual para tu hogar, guarda el día de reposo”.

No hay una lista de lo que debemos y no debemos hacer durante el día de reposo. El élder Soares dijo que los Santos de los Últimos Días deben asegurarse de que sus actividades dominicales no los alejen del Espíritu.

espíritu santo

Pero, ¿cómo hacer eso? El apóstol nos recuerda la pregunta que hizo el presidente Nelson, hace algunas conferencias:

“¿Cómo podemos asegurarnos de que nuestro comportamiento durante el día de reposo nos conduzca a la alegría y al regocijo?”

Podemos hacer que el domingo sea un día diferente de otros días de la semana:

“El día del Señor es un regalo del Señor para nosotros. No es una carga. Es una oportunidad para la renovación espiritual, así como una oportunidad para reflexionar sobre lo que sucedió durante nuestra semana”, dijo el élder Soares. 

sacramento

Compartir la Santa Cena también es esencial durante la observancia del día de reposo. “Lo hacemos en recuerdo del cuerpo y la sangre del Hijo. Recordamos Su sacrificio”, dijo.

Cuando no es posible tomar la Santa Cena, los miembros aún pueden “elevar sus pensamientos y mentes por un momento”.

“Podemos hacer que ese momento sea sagrado. Podemos, en nuestros corazones, volvernos al Señor y reflexionar sobre nuestra semana. Todavía tenemos la oportunidad de comprometernos nuevamente para recordar al Salvador”, dijo. 

En su casa, el élder y la hermana Soares están ansiosos por que el domingo llegue pronto e intentan no hacer nada ese día antes de prepararse para la Santa Cena. Solo después de la Santa Cena preparan actividades que pueden acentuar lo que acaban de aprender o sentir.

La pareja dice que durante la pandemia aumentó su afecto por las Escrituras, así como sus testimonios personales. “Nuestra fe ha aumentado. Fortalecemos nuestra relación. Nuestra perspectiva está cambiando”, dijo el élder Soares.

Guardar el día de reposo es una manera de mostrarle a Dios que estamos cumpliendo con nuestros convenios y que merecemos Sus promesas. Podemos observar este día manteniéndonos libres de las manchas del mundo, al ofrecer nuestras ofrendas y sacramentos, nuestros corazones a nuestro Padre Celestial; y luego, confiar en las bendiciones que el Señor tiene para nosotros, enseñó el élder Soares.

Fuente: Church News