Élder Uchtdorf: Cuando se trate de chismear hagan lo siguiente: ¡Dejen de hacerlo!

chisme

El chisme es complicado, ¿verdad?

Es uno de los pecados más fáciles de cometer, porque a diferencia de, digamos, el robo de un banco, ocurre casi sin darnos cuenta en nuestras conversaciones.

En un momento estamos hablando con un amigo y al siguiente nos damos cuenta de que estamos haciendo o estamos de acuerdo con un comentario negativo sobre otra persona.

Pero, ¿qué tan serio es el chisme? ¿Acaso no es una cosa inofensiva?

También te puede interesar:Elder Holland: ¡Cuidado! El pecado del abuso verbal no conoce género

En un artículo llamado “El chisme es bueno”, la revista The Atlantic dijo:

“Investigadores de la Universidad de Texas y de la Universidad de Oklahoma han llegado a la conclusión de que si dos personas comparten sentimientos negativos hacia una tercera persona, es probable que se sientan más cercanas entre sí de lo que se sentirían si esos sentimientos fueran positivos”.

La NBC expresó que todos caemos en el chisme, que es una habilidad social común. Y citan a un profesor de psicología que dice: 

“Es solo información social. Aprendemos mucho sobre el mundo social que nos rodea cuando participamos del chisme”.

Entonces entendemos de eso que el chisme es educativo. Estoy seguro de que Jesús se equivocó cuando dijo:

“No hablarás mal de tu prójimo, ni le causarás ningún daño”. -Doctrina y Convenios 42:27

“¡Dejen de hacerlo!”

Es obvio que estoy siendo sarcástico. Es interesante ver cómo algunos de los “expertos” de hoy están muy lejos de lo que Dios enseñó:

“Y también aprenden a ser ociosas, a andar de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entrometidas, hablando lo que no debieran”. -1 Timoteo 5:13

En Pedro 3:10 leemos: 

“Porque: el que quiere amar la vida, y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño”.

Y en Santiago 1:26 leemos: 

“Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana”.

élder Uchtdorf

¿Recuerdas el discurso del élder Dieter F. Uchtdorf donde dijo: “¡Dejen de hacerlo!”? Leamos el extracto completo:

“Cuando se trate de odiar, chismear, ignorar, ridiculizar, sentir rencor o el deseo de infligir daño, por favor apliquen lo siguiente: ¡Dejen de hacerlo!”.

El chisme es mucho más peligroso de lo que parece, Satanás ha hecho un gran trabajo al hacernos creer que es realmente inofensivo.

Los chismes pueden arruinar vidas, reputaciones, negocios, testimonios, relaciones. Creo que todos conocemos a alguien que se alejó a causa de los chismes.

Entonces, incluso si has estado involucrado en chismes en el pasado, hoy es el momento de reconocer lo malo que es y detenerse.

Un método práctico y eficaz

Tengo una buena sugerencia sobre cómo podemos cortar este mal de raíz y que aplico en mi día a día.

No es una lista de cosas por hacer, formada por preguntas breves como: “¿Es cierto? ¿Útil? ¿Inspirador? ¿Requerido? ¿Bueno para los demás?

No puedo imaginarme a nadie parándose en seco a la mitad de una frase para responder cada interrogante de esta lista mental. Simplemente hablamos sin pensar y los chismes ocurren en un abrir y cerrar de ojos.

No. La forma más fácil y eficaz es simplemente visualizar a la persona en cuestión a tu lado. ¿Dirías esas cosas si esa persona estuviera allí?

Si la respuesta es no, entonces no digas nada. O mejor aún, si es un cumplido, dilo. Comparte algo positivo y cambia el rumbo de la conversación.

fariseos

Imaginar a la persona es algo instantáneo. Nos recuerda que estamos hablando de una persona real, alguien con sentimientos, alguien que tiene derecho a arrepentirse, alguien que nuestro Padre Celestial ama.

Así que aquí hay un consejo más: en tus conversaciones, intenta tener pensamientos positivos y bondadosos sobre los demás.

Rara vez decimos cosas que no pensamos, lo que significa que esos pensamientos ya están presentes en nuestra mente.

De hecho, al tener buenos pensamientos sobre los demás seremos personas más felices. Pruébalo por ti mismo.

Finalmente, ora y pide ayuda para dejar el chisme. Nuestro Padre Celestial quiere que seas mejor que eso. Él querrá ayudarte.

Los chismes nunca serán algo bueno. No es una habilidad social útil. Y dice más sobre ti que sobre la persona de la que se habla.

Y es muy probable que la persona con quien chismees sepa que probablemente tú también chismeas sobre ellos.

Así que sigue el consejo del élder Uchtdorf y deja de hacerlo. Deja los chismes en el pasado y disfruta de un futuro más feliz y lleno de bondad.

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *