Mujeres de la Restauración: Eliza R. Snow

Eliza R. snow

Una de mis heroínas favoritas es una gran mujer, también conocida como Eliza R. Snow. Su historia me inspira y refuerza mi fe y creo que también te gustará.

La historia de la Iglesia siempre me ha fascinado. Me encanta escuchar historias sobre los primeros profetas, aprender sobre las ciudades donde vivieron los santos y leer sobre los milagros inspiradores que presenciaron los primeros miembros de la Iglesia en medio de sus dolorosas pruebas.

¿Pero mi nuevo tema favorito? Son las increíbles, fieles y francamente impresionantes mujeres de la Restauración.

Estas mujeres sobrellevaron tantas cosas por su fe: fueron violadas, torturadas, ridiculizadas y expulsadas de sus hogares, y aún así se aferraron a la barra de hierro porque ellas, tal como Nefi, sabían “en quién [habían] confiado”. 

También te puede interesar: Cómo las hermanas de la Sociedad de Socorro han servido e influenciado en la Iglesia

Sus historias me inspiran y refuerzan mi fe cuando siento que el mundo está fuera de control, y creo que también te gustarán.

Una de mis heroínas favoritas es una gran mujer, conocida como Eliza R. Snow.

Ella era muy inteligente

Quizás nada muestra la naturaleza profundamente reflexiva y perspicaz de Eliza más que sus poemas. 

Apodada “la poetisa de Sión”, Eliza escribió más de 500 poemas durante su vida, sin incluir los que ciertamente escribió durante su juventud. 

Era obstinada y tenía ideas muy claras sobre muchos temas de su época, incluidas las órdenes de expulsión de indios del presidente Andrew Jackson, algo que la enfurecía mucho. En respuesta a estas órdenes, ella escribió “El hombre rojo del oeste”:

“El Gran Espíritu, se dice, a nuestros antepasados ​​les dio

Todas las tierras, entre la gran ola oriental y occidental,

Y el indio estaba feliz, no tenía nada que temer,

Recorría las montañas en busca del venado:

¿Estaba él sin hogar? No, no los latidos de su corazón

Para los seres queridos que amaba en el retiro de wigwam.

Pero la ruina del hombre blanco vino sobre la ola,

En las cadenas del tirano aprendió a esclavizar:

Emergiendo de la esclavitud y pálido de angustia,

Él huyó de la opresión, ¡vino a oprimir!

Perseguido en los alrededores, sin tener a dónde volar,

Demasiado débil para contender y poco dispuesto a fallecer,

¿Dónde se encontrará un lugar para los indios?

¿Se irá a los cielos o se marchará por debajo de la tierra?”

La biografía de Karen Lynn Davidson y Jill Mulvay Derr sobre Eliza R. Snow, “Eliza: La vida y la fe de Eliza R. Snow”, explica: 

“Como una mujer joven en sus veintes, [Eliza] abordó temas de fe, patriotismo, responsabilidad y alienación y preguntas de análisis sobre la opresión, los roles de género y la vida más allá de la muerte. Todos estos temas serían retomados repetidamente en su trabajo a lo largo de su vida.”

Eliza no sólo era una escritora talentosa, era una líder extremadamente organizada y de gran confianza. Ella ayudó a organizar y sirvió como la segunda presidenta de la Sociedad de Socorro. Bajo su liderazgo se realizaron diferentes programas:

“Se organizaron la Primaria y la Asociación de Mejoramiento Mutuo de Mujeres Jóvenes, se fundó la publicación Woman’s Exponent y se presentaron los principios de bienestar. 

Las mujeres cultivaban y almacenaban granos, abrieron tiendas cooperativas y manufacturaban seda. 

La Sociedad de Socorro le pagó los estudios de medicina a algunas mujeres para que se convirtieran en doctoras, enfermeras y parteras a cambio de que regresaran y enseñaran a otras personas. Eliza prestó servicio como la primera presidenta del Hospital Deseret.”

Era apreciada en todo el mundo por sus talentos, como se muestra en su libro de autógrafos personal. El libro incluye las firmas de la reina Victoria, Charles Dickens, Lord Alfred Tennyson, Henry Wadsworth Longfellow, Susan B. Anthony, Ralph Waldo Emerson, Victor Hugo y Abraham Lincoln.

Pasó toda su vida aprendiendo y enseñando, e instó a otros, especialmente a las mujeres, a ser lo más instruidos posible.

Su testimonio fue inquebrantable

Eliza, fiel a su carácter de ser una persona deliberada y reflexiva, investigó la Iglesia durante cuatro años antes de unirse a ella, y cuando lo hizo, nunca miró hacia atrás.

Después de recibir el don del Espíritu Santo, Eliza R. Snow escribió:

“… Comprendí el bautismo del Espíritu tan sensatamente como lo hice con el agua del arroyo. Me había retirado a la cama, y ​​mientras reflexionaba sobre los maravillosos eventos que ocurrían a mi alrededor, sentí una sensación indescriptible y tangible, si así lo puedo llamar, comenzando en mi cabeza y envolviendo mi persona y pasando a mis pies, produciendo felicidad inexpresable. 

Inmediatamente después, vi una hermosa vela con un inusual resplandor largo y brillante directamente sobre mis pies. Intenté saber la interpretación y recibí lo siguiente: “La lámpara de inteligencia se encenderá sobre tu camino”. Quedé satisfecha.”

A partir de ese momento, su testimonio del evangelio restaurado fue inquebrantable, incluso cuando otros lo desafiaron. Su lema personal era: “Probar todas las cosas y retener lo que es bueno”. Eliza creía que el evangelio era verdadero y se aferró a él, independientemente del dolor que se le presentó como miembro de la Iglesia.

Ella sobrellevó la adversidad con gracia

Eliza R. Snow

Y en verdad sobrellevó sus desafíos, gran parte de ellos.

Junto con los otros santos, Eliza R. Snow tuvo que pasar de casa en casa durante toda su vida, expulsada de las ciudades simplemente por su fe. Fue ridiculizada, torturada y perseguida. Nuevamente debido a su religión, fue violada en grupo por ocho habitantes de Missouri, un acontecimiento horrible que la dejó incapaz de tener hijos.

Sin duda, fue su propia dolorosa experiencia de vida lo que la llevó a decir: “[Dios] considerará el llanto de su pueblo, la lágrima de la viuda, el gemido del huérfano.”

Incluso más adelante en su vida, sufriendo problemas de salud, aceptó con gracia el llamado de Dios a servir. Un artículo de 1973 de la revista Ensign escribió lo siguiente sobre Eliza:

“La exposición y las dificultades, junto con la falta de buena comida, habían debilitado a Eliza y sufrió de mala salud durante muchos años. Pero en mayo de 1855, cuando se dedicó la Casa de Investiduras, el presidente Young le pidió a Eliza que presidiera allí la obra de las hermanas.

Ella le recordó su mala salud y dudó de ser físicamente capaz de hacerlo. El presidente la bendijo y le dijo que su salud mejoraría si aceptaba el llamamiento; ella aceptó, y casi de inmediato recuperó su salud y su fuerza y ​​pudo cumplir con sus asignaciones.”

Eliza R. Snow

El hecho de que Eliza se crió en circunstancias tan acomodadas y privilegiadas hace que su rectitud, aún bajo presión y dificultades, sea aún más admirable.

“Ella creció en un hogar acomodado y seguro, con muchas ventajas, y pasó a vivir una vida que a menudo incluía dificultades, inseguridad y grandes responsabilidades”, dijo la biógrafa de Eliza Karen Lynn Davidson. “Ella nunca miró hacia atrás, pero siempre se mantuvo agradecida.”

Eliza creía firmemente que con Dios, todas las pruebas pueden ser soportadas. En una conferencia de la Sociedad de Socorro, ella proclamó:

revelación

“Cuando estoy llena de ese espíritu, mi alma queda satisfecha; y puedo decir en verdad que las cosas triviales del día no parecen interponerse en mi camino.

Pero si me permito alejarme, por un momento, de ese espíritu y poder del Evangelio, y participar del espíritu del mundo, en lo más mínimo, entonces los problemas surgen. Algo está mal, me cansa; ¿y qué me consolará? …No se puede impartir consuelo que satisfaga la mente inmortal, mas sólo de lo que viene de la fuente de los cielos.”

El firme testimonio de Eliza R. Snow, puesto a prueba una y otra vez, me inspira, a esforzarme más en mis propios esfuerzos para mantener un testimonio fuerte, orar con más fervor y servir a los que me rodean como lo haría Cristo. 

No solo fue una miembro ejemplar de la Iglesia, sino una mujer verdaderamente increíble que demostró que con fe y esfuerzo sincero, son posibles cosas increíbles.

Este artículo fue escrito originalmente por Amy Keim y fue publicado originalmente por thirdhourg.org bajo el título “Women of the Restoration: Eliza R. Snow

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
app de citas
Los peligros de las apps de citas: “No todos tienen intenciones...
Estas son las medidas que la Iglesia de Jesucristo ha tomado debido al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *