Encontrar a Dios mientras estás enterrado en escombros

Dios

Un martes, sin una razón específica, mi madre llegó a la escuela para recogerme temprano. En Haití, usualmente no sales de la escuela hasta terminar la tarea. El hecho de que mi mamá llegara y me recogiera ese día en particular es un testimonio para mí de que Dios ama y cuida a cada uno de nosotros. Ese día cuando tuvimos el gran terremoto. Tenía 16 años y mi mamá me llevó a uno de los orfanatos que mi padre administraba. Entré, me senté y estaba conversando con los niños cuando de repente, el edificio comenzó a temblar y se derrumbó sobre nosotros. Era un edificio de tres pisos lleno de niños y yo estaba en el primer piso.

 

Dios

No sabía qué había pasado y en ese momento, no tenía mucho conocimiento de Dios, aunque éramos católicos. Le dije: “Si me salvas, te serviré.” Estaba llorando y gritando porque quería salir de ahí. Una voz vino a mí, diciéndome que dejara de gritar porque acabaría con toda mi energía y moriría si no paraba. Realmente escuché esa voz diciéndome que me calmara. Durante las más de 29 horas, uno por uno, todos los niños en ese edificio derrumbado dejaron de llorar y gritar. Uno por uno, casi podía escucharlos morir. Mi brazo estaba roto y había sangre en toda mi cara. Podía escuchar a las personas excavando, orando y buscando a los sobrevivientes. No había tractores o herramientas para sacar a las personas. Utilizaron picos, cuchillos y machetes para desenterrarme.

Todo el tiempo que estuve enterrado vivo, alguien estaba ahí conmigo, tranquilizándome. Estuve cerca de morir. Estaba muy cansado y hambriento. Me mantuve escuchando esa voz que me daba esperanza. No sabía mucho sobre Dios y nunca había hecho una oración personal para Él. Utilicé toda la fe que había en mí y ofrecí mi primera oración sincera. Le pedí a Dios que salvara mi vida. Le prometí que si salvaba mi vida, le serviría mientras viviera. Mi mamá estaba afuera en ese momento, hablándole a Dios, ella recibió una confirmación. “¡Encontrarás a tu hijo!”

Mi papá estuvo toda la noche cerca de donde estaba y continuó hablándome. Incluso, a pesar de que no podía escucharme cuando intentaba hablarle, creía que estaría bien. Encontraron 15 cuerpos antes de encontrarme a  mí. Dejaron caer una cuerda en un hoyo y un hombre bajó para sacarme y se atascó. Tuvieron que sacarlo antes de que me alcanzara. En el momento en que me encontraron estaba seguro de que moriría. Pensé que era mi último momento.

Ese terremoto del 2010 devastó Haití. Casi medio millón de vidas fueron impactadas por muertes en decenas de miles.

La parte más triste de mi historia es que todos mis compañeros de clase que se quedaron en la escuela haciendo su tarea, como siempre, murieron. Si mi madre no hubiera llegado a recogerme de la escuela, hubiera muerto ese día. Aún en ese momento, todavía pensábamos que había terminado la vida. No había agua, comida ni trabajo, pero, todavía había esperanza. Ese fue el inicio de un nuevo capítulo en mi vida. Me comuniqué con Dios para saber por qué había salvado mi vida. Tres meses más tarde, conocí a un hombre que me enseñó de Jesucristo. Me invitó a la Iglesia y me presentó a dos misioneros y me bauticé en julio, en el mes de mi cumpleaños, seis meses después del terremoto. Cuando los misioneros me invitaron a leer el Libro de Mormón, estaba tan sediento de saber por mí mismo que lo leí en 15 días. Parecía como si Dios me hubiera guiado al lugar en que necesitaba estar para servirle. Agradezco a Dios todos los días por el terremoto, la manera en que cambió mi vida y me convirtió en una mejor persona.

Dios

El terremoto cambió toda mi perspectiva de vida. ¿Por qué fui el único de mi escuela que salió temprano y sobrevivió? ¿Por qué fui uno de los del orfanato que sobrevivió? ¿Por qué Dios perdonó mi vida? ¿Cuál era el propósito de mi vida que necesitaba cumplir? ¿Cómo iba a cumplir la promesa que hice con Dios cuando le dije que le serviría si salvaba mi vida?

Terminé sirviendo una misión en Haití y luego, llegué a la Universidad de Brigham Young. Estoy trabajando fuertemente para llegar a donde deseo ir. Tengo una esposa, un bebé y mi propia casa. Comencé un proyecto llamado ARISE: Proyecto de humanidad. Deseo fortalecer a las nuevas generaciones. Especialmente, en Haití para creer que, a pesar de los tiempos difíciles, siempre hay esperanza y podemos crear lo que deseamos para ser exitosos. Mi sueño es ver que Haití se convierta en un ejemplo de pie por sí mismo y demostrar que todos podemos marcar la diferencia. Todos tenemos algo que hacer, algo que dar y algo que crear.

Dios

Pienso constantemente en la promesa que hice con Dios y espero haberle hecho sentir orgulloso. Mi servicio con Él no ha terminado. Todavía tengo mucho más que hacer en mi vida para servirle, pero me esfuerzo constantemente.

Williamson Sintyl es casado y es padre, ha vivido en los Estados Unidos desde 2015, cuando se mudó para ir a la universidad. Tiene una organización sin fines de lucro que enseña a los jóvenes en su nativo Haití a creer en sí mismos y cambiar su propia comunidad. Williamson fue uno de los narradores del evento “Sed uno: Una celebración sobre la Revelación del Sacerdocio.”

 Artículo originalmente escrito por Williamson Sintyl y publicado en lds.org con el título “Finding God While Buried in Rubble.”

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *