7 héroes de las escrituras que casi siempre pasamos por alto

escrituras

Todos conocemos las historias de las Escrituras que se cuentan con más frecuencia, como la de Nefi cuando rompió su arco, Noé y el arca o El capitán Moroni y su estandarte de la libertad.

Debido a estas historias asombrosas, es fácil pasar por alto muchas otras historias asombrosas, por eso aquí te compartimos las historias de algunos héroes no tan conocidos de las Escrituras

También te puede interesar: Conociendo a Jesucristo: Nuestra fuente de luz, paz y consuelo

Teáncum

Puede que sea el más conocido de nuestra lista de héroes un tanto ignorados y esto se debe a que su nombre es memorable. La mayoría de la gente conoce el nombre Teáncum, pero ¿cuál es su historia? Se le menciona algunas veces en Alma 50-52 y en Alma 61 y 62.

Tenía grandes habilidades tácticas y fue asignado por Moroni para establecer un ejército nefita que protegiera su tierra. Parecía que iba a cada batalla preparado para llevar a cabo sus planes de una manera muy metódica.

Teáncum es más conocido por su habilidad con la lanza, famosa por matar a varios líderes lamanitas a lo largo de estos capítulos. Según Moroni, Teáncum poseía “el Espíritu de Dios, que también es el espíritu de libertad” (Alma 61:15).

Teáncum finalmente murió en batalla. Cuando Moroni se enteró de la muerte de Teáncum, dijo: “porque he aquí, había sido un hombre que había luchado valerosamente por su patria, sí, un verdadero amigo de la libertad”.

Abish

Abish

El nombre Abish solo se menciona una vez en todo el Libro de Mormón. En Alma 19, el rey Lamoni y su pueblo acababan de ser dominados por el espíritu después de que Ammón les enseñara el Evangelio. Estas personas estaban tan abrumadas por el espíritu que básicamente cayeron al suelo.

Todas las personas se encontraban en el suelo, excepto una mujer llamada Abish. Ella no se convirtió en ese momento porque se había “convertido al Señor muchos años antes” debido a una visión que su padre había tenido.

Cuando vio a todas estas personas a su alrededor en el suelo, supo que era por el poder de Dios. Entonces, inmediatamente corrió de casa en casa, contándole a todas las personas lo que había sucedido.

Creo que la historia de Abish es asombrosa porque nos muestra que aunque no seamos como Ammón, podemos ser como Abish. Puede que no seamos un profeta, pero podemos ser las manos que Dios necesita para guiar a las personas hacia el profeta y, por lo tanto, hacia Cristo. Todo lo que hizo fue abrir la boca, compartir su fe y elevar a otros.

Zaqueo

La historia de Zaqueo es breve y enternecedora, por eso creo que a menudo se pasa por alto. Esta historia se cuenta en 8 versículos en Lucas 19: 2-8, 10. Él era un recaudador de impuestos bajito algo que no era de mucho agrado para los de su pueblo.

Cuando escuchó que Jesús pasaría por su ciudad, se decidió a ver al Salvador en persona. Como dicen las escrituras, él era “pequeño de estatura”, así que, para ver a Jesús, se subió a un árbol sicómoro. Al pasar Jesús, se detuvo y dijo: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que me aloje en tu casa”.

¡¿Puedes imaginar eso?! Jesús lo llamó por su nombre, le dijo que bajara del árbol y que pasara el día con Él. Esto no fue bien recibido por las otras personas en la ciudad y dijeron que Jesús se estaba alojando en la casa de un “hombre pecador”.

Fue entonces cuando Jesús dijo: “Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido”. Cristo usó esto como una parábola. 

Creo que esta historia es algo con lo que todos podemos identificarnos de cierto modo. En algún momento, todos nos hemos sentido perdidos entre la multitud o rechazados por nuestros amigos. 

Recuerda, no importan tus circunstancias, Cristo vino por ti y siempre estará ahí para ti.

Omner y Himni

pasión

El Libro de Mormón a menudo se refiere a Ammón, Aarón, Omner e Himni colectivamente como los Hijos de Mosíah. Los capítulos relacionados con estos hermanos siguen la historia de Ammón y Aarón. Debido a esto, tendemos a olvidar que hay cuatro hermanos fieles, no solo dos.

Los cuatro hermanos pasaron 14 años predicando el evangelio a los lamanitas. Omner e Himni predicaron a los lamanitas en las tierras de Ismael, Middoni, Nefi, Shilom, Lemuel, Shemlon y más. Se dice que llevaron MILES al camino del Señor.

Las historias de sus hermanos Ammón y Aarón son tan importantes que creo que a menudo pasamos por alto a estos dos asombrosos misioneros y la gran obra que hicieron. Estos dos son definitivamente dos de los héroes más olvidados en mi opinión.

Joel

Como miembros de la Iglesia, a menudo nos enfocamos tanto en el Libro de Mormón que algunas personas asombrosas de la Biblia también son pasadas por alto. Sí, el Libro de Mormón es absolutamente un testamento de Jesucristo, pero también lo es la Biblia.

Joel fue un profeta en la tierra de Judá. En la Biblia, hay tres capítulos en el Libro de Joel. En el capítulo uno, Joel solicita una asamblea solemne en la casa del Señor.

Hoy en día, por lo general, tenemos asambleas solemnes cuando sostenemos a un nuevo profeta. Lo interesante es que en la Conferencia General de abril de 2020, el presidente Nelson convocó una asamblea solemne especial, tal como lo hizo Joel una vez.

Muchas de las citas a las que nos referimos hoy provienen de Joel porque él es conocido por sus profecías sobre el Milenio.

Jabes

Estos dos versículos en 1 Crónicas 4: 9-10 cuentan la corta historia de un hombre llamado Jabes. Básicamente, este capítulo enumera familias y descendientes de la línea de Judá, por lo que es uno de esos capítulos que tendemos a leer a medias porque está lleno de nombres que no conocemos.

Es en dos versículos que se habla de Jabes diciendo que “fue más ilustre que sus hermanos”. Él también le pidió al Señor que “ensanchara su territorio” y que “[fuera librado] del mal”.

Algunos académicos creen que la palabra “territorio” en este contexto se refiere a lo que Dios le ha indicado que haga. También podría significar que estaba hablando de un territorio literal. En cualquiera de los casos, está claro que Jabes era un hombre honorable y que el Señor confiaba en que Él haría lo correcto con su vida.

Es importante que recordemos que el Señor confía en nosotros. Él nos guiará, dirigirá y bendecirá para convertirnos en quienes Él necesita que seamos. Jabes es un gran ejemplo de eso.

Mardoqueo

Una de las mujeres más famosas de la Biblia es Ester. Su padre adoptivo Mardoqueo es definitivamente uno de los héroes más olvidados. Aunque poco se sabe sobre él, Mardoqueo era de la tribu de Benjamín. Más adelante en su vida, cuando vio que los padres de Ester habían muerto, se hizo cargo de su cuidado y la crió como su propia hija.

Después de que Ester se presentó ante el rey, Mardoqueo iba a verla a las puertas del rey todos los días. Muchas de las escrituras de Ester que mencionan a Mardoqueo dicen que él la esperaba en ese lugar.

Más tarde, cuando se les ordenó a todos que adoraran a Amán, Mardoqueo defendió sus creencias y no se inclinó ante ningún dios falso (Ester 3). Debido a su fidelidad y confianza continuas en Dios y en Ester, finalmente recibió honor en la casa del rey y se restauró el gozo en los judíos (Ester 8).

Si bien nuestras vidas pueden no tener hijas que se casan con reyes, sí experimentamos pruebas y dificultades. Mardoqueo es un maravilloso ejemplo de un padre amoroso y comprensivo. También fue un hombre desinteresado que se mantuvo fiel a su fe incluso cuando estaba legalmente prohibido.

De estos héroes un tanto olvidados, ¿cuál es tu favorito? Comparte con nosotros en los comentarios.

Fuente: thirdhourg.org

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *