7 escrituras que malinterpretamos en la Iglesia

evangelio

Recuerdo la primera vez que utilicé la frase “porque en mis tiempos”. Tenía sólo 22 años. Si bien ahora sólo tengo 25 años, pero aún así, fue un hito importante en mi vida, ¡en serio! 

Sucedió cuando le expliqué a mi hermana que solíamos tener un tiempo para el dominio de las Escrituras, en lugar de dominio doctrinal. Por un segundo, me sentí super viejo. 

Todos tenemos nuestras escrituras favoritas. ¿En qué piensas cuando digo obediencia? Nefi definitivamente vino a mi mente. ¿Y para el día de reposo? Creo que Isaías tuvo algunas palabras “encantadoras” al respecto.

También te puede interesar: Encontrar fe cuando el Padre Celestial parece estar en silencio

escrituras

Pero, ¿qué sucede si usamos una escritura incorrectamente? ¿Eso ha pasado alguna vez?

Bueno, sí. O no tendría sentido escribir esto.

Necesito aclarar una cosa… no soy un experto interpretando las Escrituras. Al igual que tú, recibo mensajes personales de las Escrituras que están destinadas para mí, y probablemente nadie más las vea de la misma manera.

Tal vez necesitamos modificar la perspectiva que tenemos sobre ciertas escrituras, es algo que nos puede pasar a todos, por eso aquí te traemos las 7 escrituras que podemos malinterpretar o citar mal.

1. Filipenses 4:13

Un día con Jesús - ministración

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Con el espíritu de “Ven, sígueme”, comencé con una escritura del Nuevo Testamento. Este pasaje es el favorito de muchos en el mundo cristiano.

Lo que creemos que dice: Con la ayuda de Cristo, todas las cosas son posibles para nosotros. Él nos ayudará a superar todos nuestros desafíos y nos ayudará a desarrollar fortalezas y talentos que actualmente no tenemos. Todos los errores serán corregidos a través de Cristo.

Lo que en realidad dice: Tomado en contexto, Pablo habla de las pruebas y tribulaciones que tenía mientras predicaba el Evangelio, pero que a pesar de todo, Cristo lo fortaleció. 

Es una declaración de cómo Cristo nos ayudará a sobrellevar todo lo que enfrentamos en la vida. No es una promesa que todas nuestras debilidades se convertirán en fortalezas, o que todas nuestras circunstancias cambiarán. Eventualmente podremos llegar a ser perfectos, pero eso no sucederá en esta vida.

2. Éter 12:27

escrituras y oracion

“y si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes…” (énfasis agregado)

Todo está en los detalles.

Lo que creemos que dice: Dios nos ha dado nuestras debilidades. Cuando luchamos con ciertas tentaciones, padecemos ciertas enfermedades o incluso tenemos desafíos con ciertas adicciones, es una oportunidad que Dios nos dio para confiar en Él y acudir a Él.

Lo que en realidad dice: Mira la pluralidad de la palabra “hombres” y la singularidad de la palabra “debilidad”. Dios no le dio a las personas ciertas debilidades. Él dio a los hombres en conjunto, una sola debilidad. Esa debilidad es ser mortal, el cual es un estado indigno y caído ante Dios. Nuestras debilidades individuales son el resultado de la única debilidad que Dios nos dio: nuestro albedrío.

3. DyC 9: 7-9

VIDA

“… te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces has de preguntarme si está bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que está bien…”

Más que cualquier otra pregunta que he escuchado, las preguntas sobre recibir confirmaciones en cuanto a nuestras decisiones y respuestas específicas a nuestras oraciones son las más comunes.

Lo que creemos que dice: A medida que nos esforzamos por tomar decisiones, tenemos que estudiarlas en nuestra mente y hacer lo que podamos para entenderlas. Después de que hayamos tomado una decisión, cuando se la llevemos a Dios, Él nos dirá si fue una buena decisión o no. El Espíritu Santo estará presente como testigo de la confirmación de lo que fue una buena elección o pensamiento.

Lo que en realidad dice: Creo que la mayoría de nosotros entendemos correctamente este principio. No es que estemos malinterpretando esta escritura, ciertamente, el Espíritu Santo confirmará en nuestros corazones las cosas que debemos hacer, pero el punto está en la frecuencia con que aplicamos esto a nuestras decisiones.

A menudo, nos enfrentamos a una decisión que puede tener o no una respuesta correcta específica. A veces, confundimos nuestros abrumadores sentimientos de amor y deseo por la confirmación que estamos buscando. Esa guía no es la guía definitiva para recibir revelación y respuestas.

El Espíritu Santo se manifiesta de tantas maneras diferentes, que limitarlo a una experiencia como esta sería perjudicial para nuestra comprensión clara de cómo funciona la revelación.

4. 1 Nefi 14: 9-10

milagros

“He aquí, no hay más que dos iglesias solamente; una es la iglesia del Cordero de Dios, y la otra es la iglesia del diablo.”

Mi amigo me contó la historia de un investigador que al leer estos versículos, declaró que “la iglesia católica debía ser la iglesia grande y abominable … porque era la única que no habla de una iglesia grande y abominable”. Puede entender su lógica, pero no estaba en lo cierto.

Lo que pensamos que dice: Pertenecemos a uno de los dos lugares, ya sea a la iglesia del diablo o la Iglesia del Cordero de Dios. La iglesia del diablo no es una sola organización, pero puede ser una afiliación con cualquier cosa que luche en contra de Cristo, Su Evangelio y el Plan de Salvación.

Lo que en realidad dice: Si bien la mayoría de la gente entiende que la iglesia del diablo no es una sola organización, lo que la mayoría no se da cuenta es que esta escritura no es un comentario sobre ninguna organización.

El término iglesia significaba algo muy diferente en los días de Nefi. Lo que se describe son las características de los individuos (y quizás de organizaciones enteras) que destruyen la fe, la esperanza, la caridad y el albedrío del hombre.

Pertenecer a la Iglesia de Jesucristo no nos exime de pertenecer a la iglesia del diablo, así como cualquiera que no sea parte de la Iglesia esté excluido de pertenecer a la iglesia del Cordero de Dios. El ángel hablaba sobre los deseos individuales y la moral, en lugar de las organizaciones reales establecidas. Se trata del bien contra el mal, donde sea que se encuentren.

5. DyC 130: 20-21

escrituras

“Y cuando recibimos una bendición de Dios, es porque se obedece aquella ley sobre la cual se basa.”

Dios es infinitamente misericordioso. Él nos da todo y nos bendice aún más a medida que obedecemos Sus mandamientos.

Lo que creemos que dice: A medida que nos esforzamos por vivir las leyes de Dios, recibiremos bendiciones debido a nuestra obediencia. Las bendiciones específicas se derivan de la obediencia específica a leyes específicas. Dios está obligado a ayudarnos cuando hacemos lo que dice, y sin obediencia, no puede bendecirnos.

Lo que en realidad dice: Dios no espera hasta que seamos obedientes para bendecirnos. Él no tiene bendiciones específicas que obtendremos hasta que podamos demostrarle que las merecemos. 

Las bendiciones no se ganan, las bendiciones siempre están disponibles, y la obediencia a Sus leyes es la puerta de entrada para estas bendiciones. Como dijo el Elder Renlund en la última Conferencia General, sólo calificamos para recibir bendiciones al realizar acciones (es decir, la obediencia a las leyes de Dios) que nos permiten verlas llegar a nuestras vidas.

6. Éter 3: 1-5 (2: 23-25)

velos

“…Toca estas piedras con tu dedo, oh Señor, y disponlas para que brillen en la obscuridad; y nos iluminarán en los barcos que hemos preparado…”

Al igual que la número 3, aquí hay otro ejemplo de las muchas preguntas que escuchamos y tenemos sobre cómo Dios contesta las oraciones.

Lo que creemos que dice: Dios esperó hasta que el hermano de Jared encontrara una solución él mismo, y luego le respondió haciendo lo que el hermano de Jared le pidió que hiciera. Fue una gran muestra de fe. A menudo, Dios espera responder nuestras oraciones si acudimos a Él con ideas y planes. En esencia, Él necesita que demostremos nuestra fe primero antes de poder responder nuestras oraciones.

Lo que en realidad dice: El hermano de Jared estaba usando lo que sabía que había funcionado con el arca de Noé. A menudo olvidamos la parte de la historia que precede a las piedras. Dios le dijo al hermano de Jared que no usara fuego, y que no usara ventanas porque viajarían bajo el agua. ESA ES UNA INSTRUCCIÓN MUY ESPECÍFICA. 

Dios está presto a ayudarnos. No tiene pautas específicas sobre cómo nos responderá, o por qué a veces espera cierto tiempo para darnos una respuesta, pero nos guiará a través de todo lo que necesitamos porque nos ama.

7. DyC 132: 19

escrituras y matrimonio

“Y además, de cierto te digo, si un hombre se casa con una mujer por mi palabra, la cual es mi ley, y por el nuevo y sempiterno convenio, y les es sellado por el Santo Espíritu de la promesa…”

Tenía que incluir una escritura sobre el matrimonio. Nuestra visión sobre el matrimonio, y lo que significa en la perspectiva eterna, es única en el mundo.

Lo que creemos que dice: El matrimonio es la ordenanza más grande, es el nuevo y sempiterno convenio que Dios ha restaurado y prometido. Esta es la ordenanza que nos abre camino a la exaltación. Sólo a través del matrimonio podremos disfrutar de las bendiciones de la exaltación.

Lo que en realidad dice: Bueno, técnicamente está todo bien en “lo que creemos que dice”. Sin embargo, aún así es demasiado limitada. Por supuesto, el matrimonio es la ordenanza de la exaltación. La exaltación viene en parejas, entre un hombre y una mujer.

La mayoría de nosotros entendemos que el “nuevo y sempiterno convenio” incluye todos los convenios que se hacen por el sacerdocio y que son sellados por “El Espíritu Santo de la promesa”.

Con demasiada frecuencia hablamos del matrimonio como una meta final. Las escrituras nos dicen que debemos perseverar hasta el fin, no que perseveremos hasta el día de nuestra boda. Cuando participamos de la Santa Cena, renovamos tanto los convenios que hicimos en el templo como los convenios que hicimos al bautizarnos. Necesitamos que ambos sean exaltados.

El poder de las Escrituras

oración

A medida que leemos, meditamos y enseñamos a partir de las Escrituras, las historias y los principios vendrán de diferentes maneras y en diferentes momentos. Seremos guiados para conocer la verdad del Evangelio “por el poder del Espíritu Santo” (Moroni 10: 4).

Comprender las Escrituras requiere comprender el contexto en el que fueron dadas, y la naturaleza de Dios y Su plan. A veces es más fácil usar las Escrituras para apoyar nuestro punto de vista e ideas personales, en lugar de usar las Escrituras para alterar nuestras ideas y puntos de vista. 

El verdadero poder de las Escrituras viene en los cambios que hacemos en nuestras vidas para alinear mejor nuestras voluntades con las de Dios.

¿Qué otras escrituras crees que solemos citar o malinterpretar a menudo?

Este artículo fue escrito originalmente por Conner Johnson y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “The Top 7 Most Misunderstood Scriptures in the Church

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Licenciada en Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
mujer
Una carta para una hermana soltera y todos los que anhelen pertenecer
optimistas
Cinco Escrituras que nos enseñan por qué debemos ser optimistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *