Lo que las Escrituras modernas nos enseñan sobre los detalles únicos de la creación

la creacion vidas pasadas

Gracias a las escrituras modernas podemos tener mayor luz en cuanto al plan de Dios para Sus hijos, incluida la creación de los cielos y la tierra.

Si eres como yo, tienes un número específico de experiencias espirituales poderosas que están grabadas en tu memoria.

Esos momentos cruciales, cuando sientes que el Espíritu ensancha tu corazón e ilumina tu mente a un grado completamente nuevo, pueden cambiar el curso de tu vida.

Uno de mis primeros momentos espiritualmente decisivos ocurrió un domingo en una clase de Mujeres Jóvenes cuando tenía doce o trece años. Todavía puedo recordar el aula y el lugar donde estaba sentada.

Nuestra maestra, una mujer angelical que me intrigó por la forma reflexiva en la que experimentaba el mundo, nos habló sobre un científico que había fallecido recientemente.

También te puede interesar: ¿Cuántos planetas parecidos a la Tierra existen en el universo? Estudio de BYU proporciona la estimación más precisa

Este hombre había sido un experto a nivel mundial en mariposas. Según un artículo que había leído, él había pasado toda su carrera profesional aprendiendo todo lo que podía sobre las mariposas.

Nos mostró bellas imágenes de coloridas mariposas mientras nos explicaba algunos de los descubrimientos que este científico había hecho sobre esta encantadora y delicada criatura.

Y luego nos pidió que imagináramos a este hombre, recién llegado al cielo, teniendo su primera interacción con nuestro Padre Celestial, diciendo con humildad y sinceridad: “He pasado toda mi vida aprendiendo todo lo que pude sobre Tu magnífica creación, la mariposa”. Y luego, casi rogando, “¡Por favor, cuéntame todo lo demás que hay que saber!”.

Imaginar la entrevista de ese hombre con Dios, su gratitud y anticipación, capturó completamente mis sentidos espirituales. Los sentimientos que se apoderaron de mí en ese momento, como una adolescente malhumorada, evocaron un asombro total ante la magnitud y la magnificencia de las creaciones de Dios.

Ese momento me cambió la vida, alteró permanentemente la forma en que apreciaba e interactuaba con el mundo natural.

Recuerdo esa experiencia y esos sentimientos cada vez que leo la sección 59 de Doctrina y Convenios. Ahí, el Señor detalla algunas de las razones por las que creó una tierra tan magnífica:

aventuras

“Sí, todas las cosas que de la tierra salen, en su sazón, son hechas para el beneficio y el uso del hombre, tanto para agradar la vista como para alegrar el corazón; sí, para ser alimento y vestidura, para gustar y oler, para vigorizar el cuerpo y animar el alma.

Y complace a Dios haber dado todas estas cosas al hombre; porque para este fin fueron creadas”. – DyC 59:18-20

El presidente Russell M. Nelson compartió lo siguiente:

“El propósito fundamental de la Creación era proporcionar cuerpos, o sea, hacer posible la vida y las experiencias mortales para estos espíritus que aguardaban ansiosamente”.

nombre de bebes

Esas experiencias mortales, hechas posibles gracias a los cuerpos físicos y este reino físico en el que vivimos actualmente, están destinadas a enseñarnos y exaltarnos gradualmente, “línea por línea, precepto por precepto”.

La explicación extendida de la Restauración de cómo se creó el mundo y por qué se creó el mundo amplifica nuestra perspectiva y altera la forma en que experimentamos, apreciamos e interactuamos con el mundo natural.

La verdad restaurada proporciona la información que necesitamos para entender la medida de la creación de la Tierra, así como la medida de nuestra creación.

La creación

La primera oración del Antiguo Testamento dice: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gen 1: 1). 

Con el respaldo del registro de Abraham, los profetas de los últimos días alientan una interpretación más amplia de la creación, sugiriendo un proceso de organización, ya que algo no puede hacerse de la nada.

El profeta José comparó esta visión ampliada de la creación con la construcción de un barco, en el que el trabajador manipula materiales preexistentes, aumentando su utilidad a través del ingenio y la creatividad.

En su gran visión de la Creación, Abraham se refirió específicamente a los materiales preexistentes, detallando cómo el Señor se encontraba con muchas “nobles y grandes” inteligencias, invitándolos a unirse a Él para tomar “estos materiales” para organizar y “[hacer] una tierra” donde los hijos de Dios podrían habitar (Abraham 3).

Reconociendo que la tierra fue creada, o organizada, ex materia (de la materia preexistente), en oposición a ex nihilo (de la nada), como algunos creen, amplía nuestra comprensión, particularmente en relación con nuestra identidad como hijos de los Padres Celestiales.

Esta comprensión nos recuerda que el propósito de la tierra es permitir que tengamos experiencias y la preparación necesaria para ser herederos de Dios en la eternidad.

Creación espiritual

Antes de dirigirnos a la culminación de la Creación, la introducción del primer hombre y mujer de la Tierra, considerando brevemente las fases de la Creación, así como dos de sus facetas importantes, analizaremos algunas bases importantes para un estudio más detallado.

La comparación de las similitudes y diferencias entre Génesis 2: 5 y Moisés 3: 5 revela que la Biblia ha perdido un detalle precioso de la verdad doctrinal con respecto a las fases de la Creación.

Génesis 2: 5

“Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que brotase; porque aún no había Jehová Dios hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra”.

 Moisés 3: 5

“Y toda planta del campo antes que existiese en la tierra, y toda hierba del campo antes que creciese. Porque yo, Dios el Señor, creé espiritualmente todas las cosas de que he hablado, antes que existiesen físicamente sobre la faz de la tierra. Pues yo, Dios el Señor, no había hecho llover sobre la faz de la tierra. Y yo, Dios el Señor, había creado a todos los hijos de los hombres; y no había hombre todavía para que labrase la tierra; porque los había creado en el cielo; y aún no había carne sobre la tierra, ni en el agua, ni en el aire”.

Como podemos ver, el relato de Moisés incluye una verdad sumamente importante: “Yo, Dios el Señor Dios, creé espiritualmente todas las cosas… existiesen físicamente sobre la faz de la tierra…  porque los había creado en el cielo”.

escrituras

Las escrituras de la restauración aclaran que hubo una Creación espiritual antes de la Creación física. Gracias a los profetas de hoy en día, también sabemos que hay una tercera fase en la creación: una Creación paradisíaca.

El presidente Russell M. Nelson llamó a la creación de Adán y Eva “una creación paradisíaca”:

“La creación de Adán y Eva fue paradisíaca, o sea, debían experimentar un cambio importante antes de poder cumplir con el mandamiento de tener hijos y así proveer cuerpos terrenales para los hijos e hijas espirituales de Dios en la premortalidad”.

Este período paradisíaco de la Creación describe la tierra como el Edén, el lugar y el tiempo en el que tiene lugar la historia del jardín de Adán y Eva.

Este artículo es un extracto del libro “Eve and Adam” y fue escrito originalmente por Melinda Wheelwright Brown y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “What Latter-day Saint Scripture Uniquely Teaches about the Creation

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
La Iglesia de Jesucristo - donación
La Iglesia de Jesucristo dona 1000 kits de alimentos y 500 equipos de...
universidades de la Iglesia de Jesucristo byu
Las universidades de la Iglesia de Jesucristo rechazan ayuda...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *