Todo esfuerzo que realizas vale la pena, no te rindas, sigue adelante

esfuerzo impresiones del espíritu

Nos enfrentamos a las pruebas de la vida con el día a día y es nuestro esfuerzo constante lo que nos lleva a resultados impresionantes.

Una gota de agua tal vez parezca ser algo insignificante, no obstante, cuando una pequeña cantidad de agua se vierte de forma continua y por un extenso período de tiempo, crea resultados espectaculares. Pensemos, por ejemplo, en las Cavernas de Carlsbad en Nuevo México, la Cueva Mammoth en Kentucky, o la Cueva de Flauta de Caña en China, sólo por nombrar algunas.

Es increíble lo que llega a crear el agua una gota a la vez: da vida a una planta, enverdece los campos, vivifica la tierra seca, llena un río o un lago, y también talla una roca. Con el tiempo, las pequeñas gotas de agua pueden marcar una gran diferencia.

Podemos aprender mucho de las gotas de agua, especialmente cuando nos sentimos pequeños e insignificantes, o cuando pareciera que nuestros mejores esfuerzos no producen el resultado que esperábamos. 

Quizá debamos darle tiempo a las gotas de agua para que hagan su trabajo. Ya sea que estemos aprendiendo un nuevo talento o entablando una nueva relación de amistad, es nuestro esfuerzo constante lo que nos lleva a resultados impresionantes.

De hecho, todos hemos aplicado este principio desde que éramos niños. Aprendimos a caminar un paso a la vez, adquiriendo fuerzas y confianza en cada uno de ellos. En la escuela, una asignación tras otra nos llevó a progresar, a obtener más conocimiento y entender mejor lo aprendido. 

También te puede interesar: 10 citas que te brindarán ánimo cuando sientas que ya no puedes más

Al llegar a la madurez, nos enfrentamos a las pruebas de la vida con el día a día. Cualquiera que haya aprendido un nuevo idioma, un nuevo instrumento, o una nueva tecnología o cualquier otra habilidad, seguramente lo logró por medio de un esfuerzo constante y extenso.

Y así avanzamos, aun cuando la tarea parezca insuperable y el desafío resulte intimidante. Algunos impedimentos solo se pueden superar una gota a la vez. No se puede crear una formación rocosa lanzando un peñasco al mar, o verter un tanque de agua en una planta porque puede matarla. 

El mejor sistema es una gota a la vez. Si somos pacientes y constantes, nuestros pequeños y sencillos esfuerzos para lograr cambios positivos, o para ayudar a otra persona, con el tiempo producirán cosas realmente espectaculares.

Fuente: thechurchnews.com

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Licenciada en Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Élder Holland - Jesucristo confiar en dios
Élder Holland: Dios el Padre y nuestro Salvador Jesucristo nos...
El Padre Celestial es la luz que ilumina el camino que tenemos por...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *