El Libro de Mormón contiene docenas de elementos de la lengua hebrea, llamados “Hebraísmos”. Esto no aparece en la Biblia y es muy poco probable que José Smith supiera algo al respecto.

El teólogo británico Austin Farrar dijo una vez: 

“Aunque el argumento no crea convicción, la falta de este destruye la creencia. Lo que parece ser probado no puede ser aceptado. Pero cuando nadie muestra su habilidad para defenderlo entonces es rápidamente abandonado. 

El argumento racional no crea creencia, pero mantiene un entorno en el que la creencia puede florecer.”

En ese sentido, esto representa la primera parte de una serie de artículos dedicados al “argumento racional” destinado a mantener un clima en el que pueda florecer la creencia de la llegada divina del Libro de Mormón.

También te puede interesar: Lo que la Iglesia ha dicho sobre la Geografía del Libro de Mormón

Érase una vez en México

Hace mucho tiempo serví como misionero en México. Aprender un segundo idioma fue una experiencia interesante por decirlo de alguna manera. Aprendí rápidamente que traducir de un idioma a otro no es tan fácil como lo esperaba. La gramática y la construcción de oraciones en español es diferente al inglés.

Por ejemplo, veamos la frase “construction site”. En español, sería “sitio de construcción”. Si hacemos una traducción literal de las palabras en inglés al español, tendríamos algo como “sitio construcción” o viceversa del español al ingles “site of construcción”. Todavía tiene sentido, pero no es así como hablan las personas.

Si estás familiarizado con el español y escuchas a alguien decir “sitio de construcción”, puedes fácilmente adivinar que el inglés puede no ser su primer idioma.

El Libro de Mormón propone ser la traducción de un registro escrito por los antiguos judíos. Curiosamente, docenas de elementos de la lengua hebrea (llamados “Hebraísmos”) aparecen en El Libro de Mormón. 

El desafío viene en estar lo suficientemente familiarizado con el hebreo antiguo como para poder detectar estos tesoros escondidos lingüísticos. Afortunadamente, hay personas muy inteligentes que han realizado ese gran trabajo por nosotros.

Los condicionales “Si” e “Y”

libro

¿Recuerdas haber aprendido las oraciones “Si, entonces” en tu clase de gramática de la escuela?

Básicamente decimos: “SI esto sucede, ENTONCES eso será la consecuencia”. Pero en hebreo es diferente.

Esto también se puede llevar de la siguiente manera: “SI esto sucede, Y esto sucederá”. No es un condicional “Si/Entonces”, es un condicional “Si/Y”.

Al igual que el “sitio construcción”, los condicionales “Si/Y” hacen que la gramática de una oración no sea la más adecuada. Como tal, (desafortunadamente) se han editado de nuestra edición actual de El Libro de Mormón.

Sin embargo, si observamos la versión original, el manuscrito de impresión y la primera edición de El Libro de Mormón, observaremos varios ejemplos de condicionales “Si/Y”.

Este hebraísmo no aparece en la Biblia y es muy poco probable que José Smith supiera algo al respecto. Si los hubiera incluido a propósito como parte de un engaño elaborado, pensarías que los habría dejado en el texto para llamar la atención de la gente en el futuro. Pero no fue así.

Ejemplos del Libro de Mormón (con énfasis agregados)

En nuestra edición actual de El Libro de Mormón, Moroni 10: 4 dice:

“Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y SI pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo.”

En la primera edición de El Libro de Mormón, Moroni 10: 4 se lee:

“Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y SI pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, Y él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo.”

1 Nefi 17:50 es otro ejemplo. En la traducción original, se leía:

escrituras nuevas traducciones

“…SI me mandara que dijese a esta agua: Conviértete en tierra, se volvería tierra; Y si yo le dijera, se haría.”

Este “error” gramatical aparente se corrige y no aparece en el manuscrito de la primera impresora. En la versión en español se agregó “si yo le dijera” para que la oración tenga concordancia entre “Y” y “se haría”.

Ahora miremos la versión de 1830 de Helamán 12: 13-21 (primera edición de El Libro de Mormón):

“…y SI dice a la tierra: Muévete, Y se mueve.

Sí, si dice a la tierra: Vuélvete atrás, para que se alargue el día muchas horas, Y es hecho.

Y he aquí, también, si dice a las aguas del gran mar: Secaos, Y es hecho.

He aquí, SI dice a esta montaña: Levántate y ve, y cae sobre esa ciudad, para que sea enterrada, Y he aquí, se hace.

y SI el Señor dijere: Maldito seas para que nadie te encuentre desde hoy para siempre jamás, Y he aquí, nadie lo obtiene desde entonces para siempre jamás.

Y he aquí, SI el Señor dijere: Maldito seas para siempre por causa de tus iniquidades, Y será hecho.

Y SI el Señor dijere a un hombre: Por causa de tus iniquidades serás separado de mi presencia, Y él hará que así sea.”

Un adivinador con suerte

planchas

José, o estaba traduciendo un documento antiguo, o no lo hacía. Si no lo hizo, estos hebraísmos son inserciones intencionales destinadas a engañarnos para que creamos su mentira (lo cual no tiene sentido, considerando el hecho de que más tarde él editó cada uno de estos ejemplos). Si lo hizo, entonces es pura coincidencia, un accidente.

Los condicionales “Si/Y” no son los únicos hebraísmos que aparecen en el texto de El Libro de Mormón. Sólo hemos tocado la superficie. Esto es sólo la primera parte. Todavía tenemos un largo camino por recorrer.

Tenemos el quiasmo, los cognados, los modismos, la lista de hebraísmos adicionales y mucho más. Con cada hebraísmo adicional que aparece, la probabilidad de que José sea solo un adivinador con suerte continúa reduciéndose exponencialmente.

SI José fue un fraude, ENTONCES, su intrincado conocimiento de antiguos idiomas extranjeros es simplemente inexplicable.

Este artículo fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “Faith-Promoting Evidence of the Authenticity of The Book of Mormon, Part 1: If/And Conditionals