Nuevo estudio revela el impacto de la fe en los hombres que ayudan en casa

Es un estereotipo que ha existido durante décadas: los hombres religiosos conservadores no ayudan en la casa con tareas como cocinar, limpiar y lavar la ropa.

Sin embargo, ¿qué tan precisa es esa suposición? Un nuevo estudio realizado por Claudia Geist y Bethany Gull de la Universidad de Utah arroja algo de luz sobre este asunto.

Gull explica que ella y Geist originalmente plantearon la hipótesis de que los hombres que no estaban afiliados a ninguna religión estarían más involucrados en las tareas del hogar.

Después de todo, la investigación disponible ha demostrado que los hombres que tienen ideas de género equitativo y son menos religiosos están más involucrados en el hogar.

También te puede interesar3 Consejos para crear un hogar más centrado en Cristo

Los resultados del estudio se incluyeron en un artículo reciente de Deseret News de la reportera Lois Collins, que desglosó los hallazgos en su artículo y en un video.

Collins también entrevistó a varios hombres de fe de diversos orígenes, que explicaron cómo sus creencias desempeñan un papel al asumir las tareas del hogar.

Contrariamente a la opinión popular, el estudio mostró que los hombres que asistían a los servicios semanalmente lavaban más ropa y dedicaban más horas al trabajo doméstico que los hombres que nunca iban a la iglesia ni a la sinagoga.

Entonces, ¿por qué existe el estereotipo de que los hombres religiosos conservadores no ayudan en casa?

Es posible que la investigación no sea tan clara como parece.

Por ejemplo, la denominación religiosa parece ser un factor, ya que los hombres católicos y musulmanes encuestados hacían menos tareas domésticas que los hombres no religiosos en la mayoría de los casos. Por otro lado, los hombres judíos compartían tres de las cuatro tareas domésticas de manera más equitativa con su pareja.

Laurie DeRose, profesora de teología en la Universidad Católica de América y su colega Anna Barren le dieron a Deseret News dos posibles razones por las que existe este estereotipo:

“La primera es una caricatura de hombres religiosos como misóginos, narcisistas y controladores; la segunda es que muchas personas entienden que el igualitarismo pone altas expectativas en los esposos y en los padres, sin reconocer que la fe hace lo mismo”.

Collins concluye con una solución simple sobre cómo hacer las tareas del hogar.

“Lo interesante de los hombres y las mujeres, y las tareas del hogar es que es un tema de especulación interminable para los investigadores y entre las parejas.

La verdad es que sí importa para la armonía familiar y lo felices que son las parejas, así que hombres, si no se dedican a las tareas del hogar, es posible que quieran recoger un trapeador”, dijo.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “Does faith impact men’s willingness to help out with household chores? This new study shows fascinating results“.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *