Después de que se dieron a conocer diversos casos de personas afroamericanas que sufrieron abusos, incluso la muerte en los Estados Unidos. Muchos, en todo el mundo, de diferentes razas y clases sociales, se unieron en manifestaciones para defender los derechos civiles de las personas afroamericanas.

En medio de todas estas manifestaciones, ¿dónde están las iglesias?

Créditos: Deseret News.

También te puede interesarPresidente Nelson y líderes de color publican contundente artículo sobre el racismo

La lucha por la igualdad racial comenzó en los años 1950 y 1960 en las iglesias que tenían congregaciones afroamericanas. Los líderes religiosos tenían una voz prominente con respecto a este tema.

“El movimiento de derechos civiles nació de la iglesia. Las oraciones y la predicación condujeron a las protestas”, dijo el reverendo Watson Jones III, pastor de una iglesia bautista de Chicago.

No se puede decir lo mismo de la lucha actual contra la desigualdad racial, agregó el reverendo Jones. Por lo general, los líderes religiosos son bienvenidos a formar parte del movimiento Black Lives Matter, pero no están a la cabeza.

En la actualidad, los líderes religiosos combaten la desigualdad racial en sus comunidades.

La religión y los derechos civiles

Créditos: Deseret News.

En las décadas de 1950 y 1960, las iglesias que tenían congregaciones afroamericanas eran el mejor lugar para comenzar un movimiento por la justicia racial y la única opción viable, dijo Morris.

En la iglesia, los afroamericanos eran libres de imaginar un mundo mejor y discutir lo que se necesitaría para construirlo. Podían encontrar fuerza en las enseñanzas proféticas, y sentirse familiarizados con aquellos que los entendían y compartían sus luchas, dijo Morris.

“Las iglesias que tenían congregaciones afroamericanas dieron a la gente una sensación de esperanza, una sensación de que Dios estaba del lado de la justicia y que Dios se oponía a la opresión”, dijo.

En un sentido más práctico, las iglesias también estaban en una posición única para proporcionar los recursos necesarios para sostener a un movimiento en crecimiento.

Hubo voluntarios para crear y distribuir volantes, líderes capacitados para hablar con grandes multitudes y se recaudó donaciones cuando los organizadores se estaban quedando sin fondos.

Las iglesias que tenían congregaciones afroamericanas incluso podían ofrecer un lugar para que durmieran los manifestantes que venían de otras ciudades, dijo Lex Scott, que fundó Black Lives Matter Utah.

“Cuando los afroamericanos hacían viajes largos, tenían que quedarse en las iglesias que tenían congregaciones afroamericanas porque, con frecuencia, los hoteles no permitían el ingreso a personas de su raza”, dijo.

racismo

Las iglesias de la actualidad tienen capacidades similares de organización y movilización. Sin embargo, ya no acaparan estos recursos en la comunidad afroamericana, dijo Morris.

“Ahora, puedes movilizar a miles de personas para que se reúnan en algún lugar en pocas horas con solo estar en las redes sociales y hacer clic en algunos botones”, dijo.

Además, gracias al movimiento de derechos civiles, los afroamericanos ahora tienen influencia en algo más que en los espacios religiosos.

La brecha entre los manifestantes y los líderes religiosos

Aunque significativos, estos desarrollos no explican completamente por qué las iglesias y los líderes religiosos no son una parte prominente del movimiento Black Lives Matter, según los estudiosos de la religión y los organizadores comunitarios. Hay muchos otros factores que también entran en juego.

Uno de ellos es que muchas iglesias que tienen congregaciones afroamericanas ya no se centran en los movimientos de protesta en general.

Ahora, pasan más tiempo preocupándose por las almas individuales, en lugar del alma de la nación, dijo Clayborne Carson, profesor de historia y director del Instituto de Investigación y Educación Martin Luther King, Jr. de la Universidad de Stanford.

“La religión se ha retirado de ser una fuerza para el cambio social”, dijo.

Las comunidades religiosas que continúan liderando protestas y exigen otras formas de activismo tienden a hacerlo en menor escala, dijo el reverendo Jones. Intentan mejorar los sistemas escolares o penitenciarios locales, en lugar de reformar todo el país a la vez.

Hoy en día, hay miles de pequeños esfuerzos en temas como la discriminación en el hogar y la violencia armada.

Scott aplaudió el trabajo de servicio local de las iglesias y señaló que el activismo no tiene que venir en forma de grandes protestas para marcar la diferencia.

Algunos manifestantes no tienen una relación con una comunidad de fe o provienen de tradiciones no cristianas, dijo Morris. La capacidad de los líderes religiosos para unificar a los miembros de un movimiento disminuye cuando la participación es tan diversa.

“Las iglesias que tienen congregaciones afroamericanas continúan siendo una fuerza en los movimientos de hoy. Sin embargo, su fuerza simplemente no es tan dominante como durante el movimiento por la lucha de los derechos civiles”, dijo.

Sin embargo, también hay beneficios al depender menos de las comunidades y líderes religiosos, dijo. El movimiento Black Lives Matter ha podido reunir a un grupo diverso de personas y elevar a más líderes religiosos a roles de liderazgo.

“Los movimientos de hoy en día son más descentralizados que en el pasado”, dijo Morris.

Fuente: Deseret News