“Aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando las dudas acechan tus impresiones espirituales.”

Tal vez te ha pasado esto. Haz estado orando desde hace mucho tiempo para saber que decisión tomar; entonces, de repente, un pensamiento viene a tu mente. Quizá sientas que es la respuesta que estabas esperando. Quizás es el paso que te faltaba para poder decidir qué camino tomar. 

Pero de pronto, otro pensamiento viene a tu mente.

“¿Es esta una impresión de Dios o una impresión mía? ¿Estoy pensando en esto porque quiero algo o porque en verdad deseo una respuesta de Dios?” 

“¿Este pensamiento viene de mí o viene de Dios?”

También te puede interesar: Cinco puntos clave que pueden mejorar tu experiencia en el templo

¡Esta es una buena pregunta! Afortunadamente, la palabra revelada de Dios a través de los profetas vivientes nos proporciona guía y dirección. Aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando las dudas acechan.

La meta es llegar a pensar de manera semejante a la de Cristo

oración

En jun versículo de Filipenses se nos hablan de pensar y ser más como Cristo.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.”

Una gran parte de nuestro tiempo de prueba en la tierra es tratar de ser cómo Cristo y poder desarrollar Sus atributos. Cuando hacemos esto, nuestra mente y voluntad sea alinean con la Suya.

Si has hecho tu mejor esfuerzo por seguir estas impresiones, busca la mejor solución y guarda tus convenios, si has hecho lo posible por consagrar tu voluntad, entonces el origen de tal impresión espiritual no debe porque preocuparte.

Dios no se comunica por medio de gritos 

jesus

Aún con la bendición del don del espíritu Santo, las impresiones del Espíritu siguen siendo suaves y delicadas. Cuando tenemos una importante decisión o pregunta, es natural que queramos afirmaciones seguras que vienen de los cielos. Es importante recordar que Dios no se comunica con nosotros a través de gritos o palabras fuertes.

Esto significa que no debes preocuparte si es que la respuesta no es perfectamente clara o si no estás completamente seguro de ella. Estamos aquí para aprender a seguir los susurros del Espíritu, Dios entiende que actuar de acuerdo con esos suaves sentimientos y pensamientos puede ser un acto de fe. 

Si has sentido la impresión de hacer algo, ¡haz todo lo que puedas para lograrlo! Cuanto más actuemos en las impresiones que tenemos, más seguros nos volveremos de ellas. Aprenderemos también a discernir mejor si Dios nos está hablando o no.

Dios a menudo nos advierte, en lugar de darnos dirección

impresiones espirituales

El Elder David A. Bednar se dirigió a los jóvenes de la Iglesia con un gran discurso sobre la manera en que nos habla el Señor. Parte de su mensaje se centró en aconsejarnos a no seguir malos caminos. 

El Elder Bednar enseñó que todo miembro de la Iglesia que esté haciendo todo lo posible para guardar sus convenios será advertido si es que empieza a caminar por malos senderos.

¿Cómo te sientes cuando recibes una advertencia de Dios? Esto es diferente para cada persona, pero los sentimientos de oscuridad y confusión a menudo son signos que nos pueden decir mucho. Si has tenido dudas que no te abandonan, presta atención. 

Ninguna opción estará completamente libre de riesgos ni preocupaciones, pero confía en tus impresiones, el Elder Bednar nos recuerda que son parte de la Luz de Cristo.

Dios quiere que podamos elegir

impresiones espirituales

Dios nunca nos quitará la oportunidad de tomar una decisión por nosotros mismos. La mayoría de las veces, nosotros tomamos la elección y Él la consagra. 

El Elder Jeffrey R. Holland compartió una idea similar, cuando contó la historia de cómo él y su hijo se perdieron y se encontraron con una bifurcación en el camino. Después de orar, sintieron fuertemente que debían tomar el camino que iba hacia la derecha. Ese camino los condujo a un callejón sin salida.

El hijo del Elder Holland preguntó por qué habían sido llevados por el camino equivocado. El Elder respondió:

“Creo que el deseo del Señor en ese momento y Su respuesta a nuestra oración fue llevarnos al camino correcto lo más rápido posible, con cierta seguridad, con cierto entendimiento de que estábamos en la ruta correcta y no teníamos que preocuparnos por eso. 

En ese caso, la manera más fácil de hacerlo era dejarnos avanzar 300 o 400 metros en el camino equivocado y rápidamente descubrir y saber, sin duda, que era el camino equivocado y, por lo tanto, con la misma certeza, con igual convicción saber que el otro camino era el correcto.”

¿Este pensamiento proviene de Dios?

impresiones espirituales

La mejor respuesta a esta pregunta, este pensamiento proviene de mí o de Dios, fue dada por el Presidente Gordon B. Hinckley:

“Después de todo, esa es la prueba. ¿Persuade a hacer lo bueno, a elevarse, a ser valiente, a hacer lo correcto, a ser bondadoso, a ser generoso? Entonces, es el Espíritu de Dios… 

Si incita a hacer lo bueno, es de Dios. Si incita a hacer lo malo, es del diablo… Y si hacen lo correcto y están viviendo con rectitud, en su corazón sabrán lo que el Espíritu les dice.

Las impresiones del Espíritu se reconocen por los frutos del Espíritu: aquello que ilumine, que edifique, que sea positivo, afirmativo y que eleve, y que nos guíe a pensamientos mejores, a mejores palabras y a mejores acciones, es del Espíritu de Dios.” 

Este artículo fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado originalmente por ldsdaily.com bajo el título “Is This Thought from Me or from God?