Terapeuta: Cómo la incertidumbre puede convertirse en una oportunidad para tu progreso

Wendy Ulrich no estaba segura de lo que quería hacer con su vida hasta que leyó la siguiente pregunta en un libro: ¿Qué harías si tuvieras el éxito garantizado?

En ese momento, supo que quería ser psicóloga. Ella recuerda el siguiente pensamiento que tuvo:

“Me preocupo tanto por esto que tengo miedo de fracasar. Tengo miedo de no tener la capacidad para hacer esto…”

No tenía el éxito garantizado, pero sabía que la psicología era lo que quería lograr si no tenía miedo de fracasar. Entonces, a pesar de su miedo e incertidumbre, aceptó el desafío.

Recientemente, en un podcast, Wendy Ulrich compartió su perspectiva sobre cómo la incertidumbre es una oportunidad en lugar de algo que temer.

Wendy Ulrich

También te puede interesar: 3 maneras de lidiar con las incertidumbres de nuestra vida

Como señaló, después de más de un año de incertidumbre, todos podemos ver las bendiciones.

El siguiente es un extracto del podcast.

Karlie Guymon (anfitriona): Wendy, antes de la entrevista, hablamos sobre tu faceta como escritora.

Has escrito libros sobre diferentes temas de la Iglesia. Por ejemplo, sobre las mujeres y el sacerdocio; las mujeres y el templo y, por supuesto, tu especialización en salud mental.

Al prepararnos para la entrevista, te preguntamos de qué podríamos hablar contigo hoy. Finalmente, decidimos hablar sobre lo difícil que es lidiar con la incertidumbre. Especialmente, por todo lo que hemos experimentado este último año.

Wendy Ulrich: Ha sido un año con mucha incertidumbre, ¿cierto?

Karlie Guymon: La incertidumbre es algo que todos enfrentamos. Incluso, cuando no se trata de una pandemia. No sabemos qué sucederá después y si será algo bueno o malo.

Así que, decidimos hablar contigo, según tu perspectiva y experiencia, sobre los recursos que podemos utilizar para lidiar con la incertidumbre. ¿Esto es solo parte de la vida?

Wendy Ulrich: La incertidumbre es parte de nuestra vida, en un nivel u otro.

Es frustrante para muchos de nosotros. Pero, debemos tener compasión por nosotros mismos y los demás. Ya que, la mayoría de las veces, el cerebro interpreta la incertidumbre como una amenaza. Es como un programa de respaldo que se ejecuta en nuestro cerebro todo el tiempo.

Karlie Guymon: Se eleva, como el estrés.

Wendy Ulrich:

Ese fuerte sentimiento de “está bien”, “mantente alerta”, “presta atención” porque no sabes qué pasa, ha sido muy agotador para muchos de nosotros.

Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para lidiar con esa incertidumbre. Creo que una de las primeras, para mí, fue darme cuenta de que la incertidumbre no es solo algo negativo, no es solo una amenaza, es una oportunidad.

Significa que vamos a aprender algo, que hay una oportunidad para hacer algo diferente, que hay una oportunidad de probar algo nuevo.

La incertidumbre te da la oportunidad de reconocer un problema que ni siquiera sabías que tenías y encontrar nuevas soluciones, y crecer en el proceso.

Creo que podemos mirar hacia atrás y observar las lecciones, el crecimiento que vino de ese año que pasamos.

Así que, hay oportunidades en la incertidumbre.

Si nos calmamos lo suficiente, ahí es donde está el truco, ¿cómo te rindes si no necesitas tener el control? Así es como manejamos nuestra ansiedad lo suficiente como para decir: “Está bien, no voy a tener el control de todo esto. Ni siquiera sé cuál es la respuesta correcta y mucho menos cómo llegar a ella”.

Esa sensación de control donde reside la seguridad, es insidiosa, porque queremos las cosas con las que nos sentimos seguros, que nos hacen sentir en control.

Creo que lo que tenemos que aprender es que el Señor tiene el control y ahí es donde reside mi seguridad. 

Entonces, “¿puedo aumentar mi fe y confiar en Él para no sentir que todo depende de mí?” Sí. Yo también tendré que hacer algunas cosas.

Tendré que crecer, aprender, cambiar, experimentar, correr algunos riesgos y no todo saldrá bien. Me perderé algunas cosas en el proceso y está bien. Esto no es una tragedia. Es la vida y así es como crecemos.

Fuente: LDS Living

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *