A mi mamá en este día: Un beso a los cielos, todavía te extraño

influencia de mama dia de la madre

Las pequeñas cosas que hacen las madres permanecen con nosotros durante mucho tiempo. Aquí les comparto la razón por la que creo esto.

Tuve una madre maravillosa.

Era inteligente, tranquila y sabía escuchar. Tenía grandes ojos marrones oscuros que parecían brillar con amor y ternura incluso cuando no decía nada. Cuando hablaba, su voz cálida y su lenguaje corporal me hacían sentir el amor que irradiaba tanto para mí como para los demás.

Imagen: Canva

Con frecuencia se sentaba conmigo en la mesa de la cocina cuando llegaba a casa de la escuela, sonriendo y escuchándome atentamente. Tenía una habilidad especial para “escuchar” con los ojos, y cuando hacía preguntas, podías sentir el amor que emanaba de sus brillantes ojos castaños.

Entre otras cosas, apoyó y alentó mi amor por el dibujo, algo que hice incansablemente. Cuando era muy joven, me encantaba dibujar árboles. No solo dibujar árboles “simples”, solía dibujar cada rama, cada hoja, cada detalle, con docenas de hojas.

Los dibujaba como los veía. Me tomaba mucho tiempo dibujarlos, y eran detallados y hermosos.

Podría haber sido algo como esto:

Más tarde, cuando fui a la escuela, vi cómo los otros niños dibujaban árboles: un tronco simple dibujado con dos líneas y un tipo de nube para representar las hojas, algo que se podía dibujar en unos segundos.

Podría haber sido algo como esto:

De alguna manera, después de ver la forma en que otros niños dibujaban sus árboles, decidí que los árboles detallados que dibujé no eran lo suficientemente buenos. Algo en mí quería encajar y ser como los otros niños, así que dejé de dibujar los árboles detallados que solía dibujar y comencé a dibujar árboles como los otros niños.

Más tarde supe que cuando mi madre vio esto, lloró.

¿Por qué lloraría? Probablemente puedes adivinar la razón. Yo estaba renunciando a una parte de mi individualidad, parte de lo que era, para ser como los demás niños. Y su amor por mí, su verdadero amor por quien era, la hizo llorar.

Después de unos años, cuando tenía casi nueve años, después de asistir a uno de mis partidos de béisbol, mi madre se quejó de un fuerte dolor de cabeza. Preocupado, mi padre la llevó al hospital.

Imagen: Canva

Antes de que se fueran, recuerdo haberle dicho a mi madre “te amo”, y haberla abrazado con fuerza en mis brazos de ocho años.

Le pregunté a un pariente mío que nos estaba visitando ese día si mi mamá iba a morir. Me aseguró que ella estaría bien.

Quería creerle.

Me quedé despierto hasta tarde con la esperanza de que mis padres regresarían pronto y me harían saber que todo estaba bien. Horas y horas pasaron y ellos no regresaron. Finalmente me quedé dormido.

A la mañana siguiente, me levanté y salí de mi habitación, ansioso por ver a mis padres. Cuando entré a la sala de estar junto a mi dormitorio, pude ver a mi papá, que estaba rodeado de muchos amigos y vecinos.

Caminé hacia el otro lado de la habitación queriendo ver a mi mamá, pero ella no estaba allí. Vi a mi papá, las lágrimas corrían por su rostro. Su voz se ahogó y, entre lágrimas, explicó que mi mamá “nos iba a dejar”.

mundo de los espíritus

Imagen: Shutterstock

Mi madre había sufrido una hemorragia cerebral, estaba inconsciente y una máquina de soporte vital la mantenía con vida. Recuerdo haber orado, suplicado a Dios que perdonara la vida de mi madre.

Más tarde, fuimos a visitarla al hospital. Mi madre tenía lo que los médicos a veces llaman “muerte cerebral”. Ella solo podía respirar con la ayuda de unos tubos que estaban en su nariz conectados a una máquina que hacía que su pecho se inflara y desinflara de una manera que me pareció muy poco natural.

No podía oír su cálida voz ni ver el brillo en sus profundos ojos marrones.

Poco tiempo después, observé cómo desconectaban a mi mamá del soporte vital. Cuando la vida abandonó su cuerpo, este se volvió azulado.

Fue aterrador.

escrituras fe desafíos

Imagen: Shutterstock

Antes de salir del hospital, recuerdo que quería darle un beso a mi mamá, pero tenía miedo, ya que no se parecía a ella.

Le di un beso al aire, a una centímetros de su cabeza, y luego salí de la habitación.

Mi mamá falleció ese día. Cuando era un niño de ocho años, la vi morir.

Ahora te hago la pregunta: “¿Cómo crees que dibujo mis árboles ahora?”

Ahora los dibujo como los veo, los dibujo como mi amada madre querría que los dibujara.

De hecho, en este momento, incluso mientras escribo este artículo, comparto mis sentimientos contigo y siento su influencia.

Aunque no le he dado un abrazo a mi mamá en más de tres décadas, hay algo que es casi tan bueno como darle un abrazo: Sentir su influencia y su amor.

Puedo sentir su influencia mientras escribo esto ahora mismo, a pesar de que ella falleció sé que siempre está cuidando de mí.

Un besó al cielo mamá.

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *