Élder Stevenson detalla cómo los JAS pueden afrontar sus 3 temores comunes

En un devocional virtual para los graduados de BYU-Idaho, el élder Gary E. Stevenson habló sobre cómo los jóvenes adultos pueden vencer sus temores actuales.

“Tendrán algunos rasguños y moretones. Habrá baches en el camino por venir.

Sin embargo, como hijos e hijas de Dios, tienen una fuente divina e inagotable de fuerza que arde en su interior.

‘Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder… y de dominio propio’ (2 Timoteo 1: 7).

‘Sed de buen ánimo, pues, y no temáis, porque yo, el Señor, estoy con vosotros y os ampararé’ (DyC 68: 6).

La promesa que el Señor nos hizo es cierta: ‘El que persevere con fe y haga mi voluntad, vencerá’ (DyC 63:20). Siempre hay esperanza”, dijo el élder Stevenson”, dijo el élder Stevenson.

Luego, el apóstol detalló cómo responder, con fe y esperanza, a los tres temores que podrían enfrentar los graduados y los jóvenes adultos en general.

Temor al rechazo

También te puede interesar: 3 atributos de Cristo que pueden ayudarte a tener éxito profesional

El temor al rechazo o al fracaso puede manifestarse cuando los jóvenes adultos solicitan puestos de trabajo, buscan ingresar a escuelas de posgrado, obtienen entrevistas o les preocupan los factores desconocidos de un nuevo empleo.

“Recuerda, el rechazo no te define. Esfuérzate por superar la gravedad natural que causa el temor al fracaso o al rechazo. Eso te impide seguir adelante para encontrar oportunidades”, dijo el élder Stevenson a los graduados.

Temor al matrimonio y a la familia

matrimonio

La pandemia y sus efectos en la economía, el clima político actual, pueden haber elevado, para algunos, los temores de contraer matrimonio o formar una familia.

“Satanás comprende que la familia es fundamental para el plan de felicidad del Señor.

Su estrategia es proyectar sombras de escepticismo en tu vida.

Él se esfuerza por sembrar las semillas oscuras del temor en tu corazón.

El enemigo siembra en tu corazón todo aquello que pueda evitar que experimentes la parte más gloriosa y gratificante de la vida terrenal: la santidad y la felicidad que provienen de encontrar un compañero eterno y traer a los hijos del Padre Celestial a este mundo”, aseguró el élder Stevenson a los graduados.

Temor a destacar

estudios o matrimonio

En una conferencia de liderazgo a la que asistió el élder Stevenson, el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, aconsejó: “No se camuflen”.

Luego, el élder Stevenson compartió una idea que descubrió sobre cómo “ponerse de pie y destacar”.

Cuando se reúne con sus amigos de otras religiones, el apóstol busca puntos en común o creencias similares, como los valores familiares, la fe en Cristo o la ayuda humanitaria.

Sin embargo, por muy importante que sea encontrar puntos en común, dijo el élder Stevenson, “es igualmente importante compartir las verdades del Evangelio que son exclusivas de la Iglesia de Jesucristo”.

Luego, dijo que un ejemplo de esas verdades son los profetas modernos, los templos que se han dedicado y el Libro de Mormón.

Navegar por los giros y vueltas de la vida

Para concluir el devocional, el élder Paul V. Johnson, Setenta Autoridad General y comisionado de educación de la Iglesia se dirigió a los graduados. Señaló que, si bien algunos pueden tener una idea de hacia dónde se dirige la vida, “habrá giros y vueltas que los sorprenderán”.

Aquellos que permitan que el Señor obre en su vida, podrán ser el instrumento mediante el cual Él realice Su obra.

“Sé que los giros y vueltas que sucederán en su viaje por la vida, incluso los más desafiantes, serán una bendición para ustedes y para los demás a medida que sigan al Salvador y guarden sus convenios”, prometió el élder Johnson. 

Al señalar el logro de los estudiantes por graduarse durante un “año tumultuoso” debido a la pandemia, el presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, aconsejó a la audiencia que se prepare tanto espiritual como físicamente para lo que venga.

Citó al élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, que dijo: “Nunca sabremos si hicimos demasiado, pero sabremos si hicimos muy poco”.

Finalmente, agregó una cita de su padre, el presidente Henry B. Eyring:

“Estemos entre los líderes que se encuentran en la tierra alta, deseosos de elevar y dar consuelo, levantando las manos cansadas. Este servicio y la reputación que vienen con ello, bendecirán a los miembros de la Iglesia, así como a los puros de corazón, en todo el mundo”.

Fuente: Church News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *