Lo que un crítico literario de Yale dijo sobre José Smith + Cómo se está cumpliendo la profecía más grande sobre el profeta

jose smith

Entre las profecías más improbables registradas por el profeta José Smith se encuentra la predicción de Moroni que, en las palabras del profeta, “se tomaría [su] nombre para bien y para mal, o sea, que se iba a hablar bien y mal de [él] entre todo pueblo” (José Smith-Historia 1:33).

Después de todo, José era, precisamente como lo decía su propia autobiografía, un simple joven agricultor “desconocido” que vivía en la frontera semicivilizada de los Estados Unidos con una “posición en la vida que no era… de importancia alguna en el mundo” y que se encontraba “bajo la necesidad de ganarse un escaso sostén con su trabajo diario” (José Smith-History 1: 22-23, 33).

No tenía riqueza, logros educativos o conexiones aristocráticas. Incluso su apellido era casi ordinario.

También te puede interesar: Historia de la Iglesia: José Smith calma una tempestad

¿Cuáles eran las probabilidades de que José Smith fuera conocido, y mucho menos tema de controversias, “entre todas las naciones, tribus y lenguas”?

Sin embargo, la profecía claramente se ha cumplido. En todo el mundo, en decenas de países, en todos los continentes habitados, en las islas del mar, los misioneros comparten el mensaje de la Restauración, y por lo tanto, inevitablemente, la historia de José Smith, en docenas de idiomas.

Hace unas semanas, por ejemplo, conocí y canté himnos con otros Santos de los Últimos Días (incluidos los misioneros retornados) con la gente de los Uros, que viven en islas artificiales hechas de totoras secas que flotan en el lago Titicaca, en lo alto de los andes del Perú.

Sin embargo, inevitablemente, la oposición va a dondequiera que predican nuestros misioneros. El nombre de José, como lo dijo Moroni, se toma tanto para bien como para mal.

En la década de 1950, el Elder John H. Groberg fue asignado a servir en la remota isla tongana de Niuatoputapu. Como más tarde informó en su libro en 1993 “El ojo de la tormenta”, que finalmente se adaptaría en la película “Al otro lado del cielo”, los residentes de la isla no estaban familiarizados con los grandes líderes políticos de la época. Como por ejemplo el primer ministro Winston Churchill de Gran Bretaña, y el presidente Dwight Eisenhower de los Estados Unidos, pero, gracias a los esfuerzos de un pastor protestante hostil, estaban muy familiarizados con José Smith.

Pocos meses después de la revelación de 1978 sobre el sacerdocio, me encontré en una librería cristiana en Nairobi, Kenia. Estaba interesado en estudiar un poco de suajili y busqué comprar una Biblia en ese idioma. Sin embargo, mientras recogía mi Biblia en suajili, me sorprendió ver dos estantes muy grandes de materiales antimormones a la venta.

José Smith

No lo sé con certeza, pero es posible que hay habido más libros antimormones en esos estantes que Santos de los Últimos Días en todo el este de África en ese momento.

Varios años después, acompañado por un colega, me encontraba visitando al abad de un monasterio en las montañas al norte de Beirut. Al descubrir de dónde veníamos, sacó una copia del Libro de Mormón de la estantería detrás de su escritorio. No pensó mucho en la historia del origen del libro, pero estaba familiarizado con él.

He tenido experiencias similares en muchos lugares del mundo, incluidos lugares aún no tocados por los misioneros de los Santos de los Últimos Días, como estoy seguro de que otros también lo han hecho. 

Las estatuas de madera de olivo de José Smith, los bustos de retratos de su esposa Emma y las réplicas en miniatura de la Liahona del Libro de Mormón están a la venta en las tiendas al este de Jerusalén. En algunos de los bazares de El Cairo se ofrecen reproducciones en papiro de los facsímiles del Libro de Abraham.

José Smith

¿Cuántos otros agricultores nacidos en las primeras décadas de la primera república estadounidense son recordados por su nombre hoy? ¿Cuántos son el punto de controversias y debates a nivel mundial? ¿Cómo se puede explicar la fama internacional de José Smith? 

Aunque apenas es un creyente, el famoso crítico literario de Yale Harold Bloom ofrece una sugerencia que debe considerarse seriamente. José, dice en su libro “The American Religion”, “fue un verdadero genio de la religión, único en nuestra historia nacional”.

Aunque no usa la palabra “profeta” de la misma manera que los creyentes, la postura de Bloom es sorprendente: “Yo… No creo que sea posible dudar de que José Smith fue un verdadero profeta. ¿En que parte de toda la historia de Estados Unidos encontramos a alguien cómo él?”

Este artículo fue escrito originalmente por Daniel Peterson y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “What One Yale Literary Critic Had to Say About Joseph Smith + How the Prophet’s Most Bold Prophecy Is Coming True

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *