10 profecías cumplidas del profeta José Smith

José Smith

Durante el ministerio profético de José Smith, él recibió más de 100 revelaciones que fueron registradas.

Si bien la mayoría de las revelaciones que recibió fueron instrucciones, consejos y enseñanzas, unas pocas contenían profecías históricas específicas acerca de eventos inminentes.

Aquí te compartimos algunas de las profecías que se cumplieron con el tiempo:

1. Se tomará el nombre de José Smith para bien y para mal entre todas las naciones, tribus y lenguas

Imagen: JosephSmith.net

José Smith escribió en 1838 que en el año 1823, un ángel lo visitó e hizo declaraciones proféticas sobre su futuro.

“Me llamó por mi nombre, y me dijo que era un mensajero enviado de la presencia de Dios, y que se llamaba Moroni; que Dios tenía una obra para mí, y que entre todas las naciones, tribus y lenguas se tomaría mi nombre para bien y para mal, o sea, que se iba a hablar bien y mal de mí entre todo pueblo”. – José Smith–Historia 1:33; Historia de la Iglesia 1:11–12

Sabemos que esta profecía fue cumplida. El nombre del primer profeta de la Iglesia restaurada se ha tomado tanto por los Santos de los Últimos Días como por los detractores de nuestra fe.

2. Tres Testigos testificarían del Libro de Mormón

el libro de mormón

Fuente: Shutterstock

A solicitud de Martin Harris, quien deseaba ver las planchas de oro que contenían el Libro de Mormón, José Smith recibió la revelación que se encuentra en Doctrina y Convenios 5 registrada en Harmony, Pensilvania, marzo de 1829:

Y enviaré el testimonio de tres testigos de mi palabra. Y he aquí, a los que creyeren en mis palabras visitaré con la manifestación de mi Espíritu; y nacerán de mí, sí, del agua y del Espíritu”.

En el momento en que se dio la revelación, José Smith aún no había conocido a Oliver Cowdery ni a David Whitmer, quienes más tarde formarían parte de los Tres Testigos junto a Martin Harris.

La visita del ángel de Dios para mostrarles las planchas tuvo lugar en junio de 1829, cerca de la casa de Peter Whitmer, padre, en Fayette, Nueva York.

3. Jesús vendrá al templo


“El Señor se aparece en el Templo de Kirtland” por Del Parson

En Doctrina y Convenios 36:8 se registró:

“Soy Jesucristo, el Hijo de Dios; por tanto, ciñe tus lomos y vendré súbitamente a mi templo. Así sea. Amén”.

Según los registros de la Iglesia, Smith declaró que Jesucristo se les apareció a él y a Oliver Cowdery el 3 de abril de 1836 en el Templo de Kirtland.

“José Smith y Oliver Cowdery tuvieron una visión de Jesucristo y de varios profetas del Antiguo Testamento, lo cual dio comienzo al recogimiento mundial de Israel y a la restauración de la plenitud del poder para sellar”.

4. Una guerra civil

“American Prophet” por Del Parson

Una de las profecías más conocidas de José Smith está relacionada a la Guerra Civil de Estados Unidos. La Iglesia de Jesucristo compartió:

“José Smith recibió una revelación el 25 de diciembre de 1832 en la que se profetizaba el estallido de una guerra en Carolina del Sur entre los estados del norte y del sur de Estados Unidos, y que las guerras y los alzamientos armados que asolarían la tierra resultarían finalmente en el “final de todas las naciones” en el momento de la segunda venida de Jesucristo”.

Él profetizó que la guerra se daría en parte por los debates sobre la esclavitud, y así sucedió 20 años después de su muerte. Esta revelación se encuentra registrada en Doctrina y Convenios 87.

“Y acontecerá, después de muchos días, que los esclavos se sublevarán contra sus amos, los cuales serán movilizados y disciplinados para la guerra”.

José Smith también predijo que después de esta Guerra Civil, una guerra se propagaría sobre “todas las naciones” (DyC 87: 4). Tanto la Primera como la Segunda Guerra Mundial comenzaron 80 años después de la Guerra Civil.

5. Serían preservados en la cárcel de Liberty

“Joseph in Liberty Jail” por Liz Lemon Swindle

Según lo registró Parley P. Pratt, José Smith dijo lo siguiente en la mañana después de ser llevado cautivo a la cárcel de Liberty en 1838:

“Sean de buen ánimo, hermanos, la palabra del Señor vino a mí anoche [diciendo] que nuestras vidas serán preservadas, y que cualquier cosa que suframos durante este cautiverio, nuestras vidas no serán arrebatadas”.

Esta profecía fue cumplida cuando José y los que lo acompañaban no fueron asesinados mientras estaban en la cárcel de Liberty.

6. La oración dedicatoria de Orson Hyde

Orson Hyde. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El 24 de octubre de 1841, Orson Hyde dedicó la Tierra Santa para el retorno de Judá y el resto de la Casa de Israel a solicitud de José Smith. El profeta le expresó:

“A su debido tiempo irás a Jerusalén, la tierra de tus padres, y serás un atalaya para la casa de Israel; y por tus manos hará el Altísimo una gran obra, que preparará el camino y facilitará grandemente el recogimiento de los restos esparcidos de Judá”.

Antes de la salida del amanecer del domingo 24 de octubre 1841, Hyde salió de la ciudad, cruzó el valle de Cedrón y subió al monte de los Olivos, donde ofreció una oración dedicatoria para Jerusalén. Después de la oración hizo un altar de piedra para conmemorar la ocasión (Historia de la Iglesia, 4:457 y 375).

7. Los Santos se establecerían en las Montañas Rocosas

Profeta

Brigham Young. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

José Smith era totalmente consciente de que la Iglesia se iba a trasladar finalmente al oeste de Estados Unidos. En agosto de 1842, él profetizó:

“Los Santos seguirían padeciendo mucha aflicción, y que serían echados hasta las Montañas Rocosas; que muchos apostatarían, otros morirían por manos de nuestros perseguidores, o perderían la vida debido a los rigores de la intemperie o de las enfermedades; y que algunos vivirían para ir y ayudar a establecer colonias y edificar ciudades, y ver a los santos llegar a ser un pueblo poderoso en medio de las Montañas Rocosas”.– Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, págs. 551–552

Después de la muerte de José Smith, la mayoría de los Santos de los Últimos Días siguieron a Brigham Young, el nuevo profeta de la Iglesia, para trasladarse al valle de Salt Lake, atravesando las Montañas Rocosas, porque el Señor le había mostrado el lugar al que debían ir.

8. Stephen A. Douglas postularía a la presidencia

Imagen: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En 1840, José Smith declaró para Stephen A. Douglas, un abogado y juez, en presencia de otras personas que él postularía a la presidencia de los Estados Unidos.

El profeta también predijo que si Douglas alguna vez hablaba mal de los Santos de los Últimos Días, sentiría el peso de la mano del Todopoderoso sobre él (Historia de la Iglesia 5:394).

“Señor Juez, usted aspirará a la presidencia de los Estados Unidos; y si alguna vez vuelve su mano contra mí o contra los Santos de los Últimos Días, sentirá el peso de la mano del Todopoderoso sobre su persona. Vivirá para ver y saber que le he testificado la verdad porque la conversación de este día permanecerá en su memoria el resto de su vida”.

Douglas fue candidato a la presidencia de los Estados Unidos; tuvo la oportunidad de defender a la Iglesia, pero en un discurso político que pronunció en 1857 la atacó diciendo que era “como una úlcera en el cuerpo político”, y aconsejó al Congreso que buscaran eliminarla.

Las personas creían que él ganaría la presidencia, pero cuando los resultados de las elecciones fueron anunciados se descubrió que solo recibió 12 votos. La victoria fue de un hombre llamado Abraham Lincoln.

Unos meses después de la elección, Douglas falleció como un hombre en la ruina a los 48 años.

9. José y Hyrum Smith morirían si es que volvían a ser capturados

asesinato de Jose Smith

Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Cinco días antes de su muerte, Smith escribió: “Le dije a Stephen Markham que si Hyrum y yo éramos capturados una vez más, seríamos masacrados, de lo contrario no sería un profeta de Dios” (Historia de la Iglesia 6:546).

Cuando José fue a Carthage para entregarse a los supuestos requisitos de la ley, dos o tres días antes de su asesinato, dijo:

“Voy como cordero al matadero; pero me siento tan sereno como una mañana veraniega; mi conciencia se halla libre de ofensas contra Dios y contra todos los hombres. Moriré inocente, y aún se dirá de mí: fue asesinado a sangre fría”. -Doctrina y Convenios 135

10. Dan Jones serviría en una misión en Gales

“Dan Jones Awakens Wales” por Clark Kelley Price

Esta se conoce comúnmente como la “última profecía” de José Smith y tuvo lugar en la cárcel de Carthage la noche antes de que fuera asesinado en junio de 1844.

Dan Jones era un hombre prominente y uno de los primeros Santos de los Últimos Días de Gales. En 1840 emigró a los Estados Unidos con su esposa, Jane Melling Jones, donde fue capitán de un barco de vapor en el río Misisipí. En 1843, Dan y Jane Jones se unieron a la Iglesia en Nauvoo.

“Poco después de que el Dr. Richards se retirara a descansar… y cuando aparentemente todos estaban profundamente dormidos, José le preguntó a Dan Jones: “¿Tienes miedo de morir?”

Dan le respondió: “¿Crees que ha llegado el momento? Al ser parte de esta causa, no creo que la muerte sea muy aterradora”.

En respuesta, José Smith dijo: “Usted volverá a ver Gales y cumplirá la misión que se le ha asignado””. -Historia de la Iglesia 6:601

A la mañana siguiente, el Profeta mandó a Jones a hacer unos recados por lo que este no estuvo presente cuando José y Hyrum Smith fueron asesinados.

Meses más tarde, Dan y Jane Jones partieron rumbo a Gales. Jones predicó el Evangelio restaurado en persona y en papel impreso con un celo comparable al de pocos.

Durante más de una década, Jones cumplió varias misiones en Gales. Durante el tiempo que sirvió como misionero en su tierra natal, Jones produjo varios folletos y otros materiales publicados para exponer y defender la doctrina de la Iglesia (Historias de fe).

Fuente: ChurchofJesusChrist

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *