Casi dos semanas antes de su muerte, el profeta José Smith compartió este sueño sobre William Law, un antiguo miembro de la Primera Presidencia que, después de que fuera excomulgado por apostasía, se opusiera vehementemente a José Smith.

También te puede interesar: Qué han dicho los profetas sobre recibir revelación mediante los sueños

Por la noche, asistí a una reunión en el salón de los Setenta. George J. Adams predicaba y luego, hice algunas observaciones y relaté un sueño que tuve poco tiempo desde entonces. Pensé que andaba en mi carruaje y mi ángel guardián estaba conmigo. Pasábamos por el templo y no habíamos avanzado mucho antes de divisar dos largas  serpientes que se entrelazaron tanto que ninguna tenía poder.  Le pregunté a mi ángel guardián qué tenía que comprender al respecto. Me respondió, “Esas serpientes representan al Dr. Foster y Chauncey L. Higbee. Tus enemigos que desean destruirte, pero te das cuentas que están tan unidos que no tienen poder propio para lastimarte.” Luego, pensé que iba por la calle Mulholland, pero mi ángel guardián no estaba conmigo. Al llegar a la pradera, Willian y Wilson Law y otros se adelantaron y me sujetaron diciendo: “¡Ah! ¡Ah! ¡Finalmente te atrapamos! ¡Te protegeremos y te pondremos en un lugar seguro!” y, sin más ni menos, me sacaron de mi carruaje, ataron mis manos a mis espaldas y me arrojaron a un pozo  seco y profundo,  donde permanecí sin poder defenderme, y se fueron.  Mientras luchaba por salir del hoyo, escuché que  Wilson Law  gritaba pidiendo ayuda. Logré soltarme para saltar, cuando agarré un poco del pasto que crecía al borde del pozo.

josé smith

Observé fuera del pozo y me di cuenta de que Wilson Law estaba a una corta distancia, bestias feroces lo habían atacado y escuché que gritaba, “¡Oh! ¡Hermano José! ¡Ven y sálvame!” Respondí: “No puedo porque me pusiste en este profundo pozo.”  Al mirar hacia otra dirección, vi a William Law con la lengua extendida, el rostro azulado y el veneno verde expulsado de su boca, provocado por una gran serpiente que se enrollaba alrededor de su cuerpo. La serpiente también lo había tomado por el brazo, un poco debajo de su codo, lista para devorarlo. Gritó con la intensidad de su agonía: “Oh, ¡hermano José, hermano José, ven y sálvame o moriré!” También le respondí: “No puedo, William. Lo haría por mi propia voluntad, pero me ataste y me pusiste en este pozo, no tengo poder para ayudarte ni liberarme.” Después de un corto tiempo después de que mi ángel guardián vino y dijo en voz alta: “José, José, ¿Qué haces ahí?” Respondí: “Mis enemigos me atraparon, me ataron y me arrojaron aquí.” Entonces, me tomó la mano y me sacó del pozo, me liberó y nos fuimos con gozo.” (13 de junio de 1844)

Artículo originalmente escrito por José Smith, recopilado por Joseph Fielding Smith, extracto de “Teaching of the Prophet Joseph Smith” y publicado en ldsliving.com con el título “When Joseph Smith Dreamed About His Death Days Before It Happened.”