El 29 de mayo, Caleb Johnson estuvo involucrado en un accidente automovilístico del que no se recuperaría. El hombre de 22 años de Mapleton dejó una familia amorosa e innumerables amigos.

Solo tres días después del accidente, uno de esos amigos recibiría el hígado de Caleb a través de la donación de órganos. Es una historia que aquellos cercanos a Caleb llaman milagro.

El hígado de Caleb iría a Jamie Derfler, la madre de su amigo de la infancia Cory Derfler. Pero para comprender completamente el milagro, es importante comprender la amistad que lo inició todo.

Mamá de Cory - donación de hígado

Caleb y Cory

Caleb y Cory se conocieron durante la secundaria. Caleb era un tutor y Cory era un estudiante con autismo en la clase. Según el padre de Cory, Sean Derfler, Cory inmediatamente se encariñó con Caleb.

“Cory amaba a Caleb”, dijo Sean Derfler. “Se acostumbró tanto a él que cuando Cory se descontrolaba, los maestros llamaban a Caleb de cualquier clase en la que estuviera para que lo calmara”.

Caleb  y Cory- donación de hígado

La amistad continuó durante la escuela secundaria, y cuando Caleb fue a una misión para La Iglesia de Jesucristo Santos de los Últimos Días, sus pensamientos no estaban lejos de su amigo. De hecho, según la madre de Caleb, Sheri Johnson, mientras estaba en su misión, Caleb pidió que lo conctataran con Cory para poder escribirle cartas.

“Mientras Caleb estaba en su misión, me envió una nota diciendo que había estado pensando mucho últimamente en Cory y que quería que me comunicara con sus padres para poder escribirle cartas”, dijo Sheri Johnson, madre de Caleb Johnson.

Con la ayuda de los padres de Cory, Caleb pudo intercambiar notas con su amigo a lo largo de su misión. No mucho después de regresar a casa, se presentó una oportunidad única que les permitiría a los dos continuar su amistad.

“Nos dieron algunos fondos estatales para contratar a alguien que viniera a nuestra casa diariamente para ayudar con Cory”, explicó Sean Derfler. “Le ofrecí el puesto a Caleb, y durante el año siguiente pasó tiempo con Cory todos los días. A diferencia de algunos cuidadores, Caleb no solo cuidaba a Cory o lo ponía frente a un televisor todo el tiempo. Caleb lo llevaba a caminar todos los días, donde fingían que los hombres lobos los perseguían. Pasaba horas jugando con los juguetes de Barbies y Littlest Pet Shop. Caleb era el mejor amigo de Cory”.

Caleb - donación de hígado

Caleb siempre quizo hacer algo por la mamá de Cory

Mientras estaba en la casa de Cory, Caleb se dio cuenta de algo que estaba afectando profundamente a su amigo: la madre de su amigo estaba gravemente enferma.

Apenas unos días antes del fatal accidente, Caleb tuvo una conversación con su padre, la cual fue una semilla para futuros eventos.

“Cuatro días antes del accidente, Caleb y mi esposo, Mike, estaban haciendo algunos recados, y Caleb estaba hablando de lo mal que estaba la madre de Cory, Jamie Derfler”, dijo Sheri Johnson. “Mencionó que pronto necesitaría un trasplante de hígado y estaba realmente preocupado por ella y su familia”.

Mamá de Cory - donación de hígado

El accidente y tomar decisiones difíciles

El 29 de mayo, la policía de Mapleton dijo que Caleb viajaba hacia el sur por la US 89 y que acababa de pasar por la intersección en 1600 North, acercándose a la intersección 400 East. Los investigadores dijeron que al parecer un vehículo salió de la 400 East hacia la autopista y se detuvo frente al auto de Caleb. Él se desvió para evitar el vehículo y terminó en el carril que se aproxima y chocó de frente con un camión volquete, encendiendo ambos vehículos.

Cuando ocurrió el accidente, Caleb no murió de inmediato, dándole a su familia, incluida su flamante esposa, Marissa Johnson, la oportunidad de despedirse. Y debido a que su muerte ocurrió en el hospital, le permitió ser donante de órganos, algo de lo que sus padres y su esposa no sabían mucho de antemano.

“Cuando los representantes de los donantes en el hospital vinieron a hablar con nosotros, la conversación que Mike y Caleb tuvieron unos días antes estaba en su mente, y Mike preguntó si era posible que Caleb donara su hígado a Jamie Derfler”, dijo Sheri Johnson. “Nos dijeron que era difícil solicitar un donante porque el tipo de sangre y otros factores tenían que coincidir”.

“Después de que les mostré una foto de Caleb y Cory y les conté sobre su relación, les hizo llorar y nos dijeron que harían todo lo que estuviera en su poder para que esto ocurriera”.

Un milagro en desarrollo

Sabiendo que las cosas tendrían que coincidir perfectamente para que su hijo pudiera donar su hígado a Jamie Derfler, los Johnson eran optimistas pero realistas. Pero cuando recibieron la noticia de que Caleb era un donante perfecto, sabían que era un milagro y dijeron que sintieron la ayuda de su hijo en el camino.

Cuando se dio a conocer a los Derflers la noticia de que Caleb era ideal para la donación, Sean Derfler estuvo de acuerdo en que era un milagro.

“El día que ocurrió el accidente, Sheri me llamó para avisarme, y todos estábamos devastados porque Caleb era parte de nuestra familia”, dijo Sean Derfler. “Ni una sola vez durante nuestra conversación pensé en un trasplante de hígado”.

“El sábado por la noche, Sheri nos llamó sobre la posibilidad de que Caleb donara su hígado, y el domingo recibimos una llamada del hospital diciéndonos que todo estaba aprobado y que todo lo que necesitábamos era una sala de operaciones”.

“Todo sucedió muy rápido”, continuó. “Si acabara de perder a mi hijo, mi mente no estaría en el lugar para pensar en otra persona. Sé que Caleb estaba allí incitando a su padre a decir algo”.

Si bien un milagro se ha desarrollado a partir de una tragedia, esa tragedia también ha dejado a sus seres queridos llorar la pérdida de una vida maravillosa que se fue demasiado pronto. Sheri Johnson reconoció tanto el dolor extremo que sentía, como la sorprendente bendición que la pérdida de su familia es para otra persona.

Mamá de Cory- donación de hígado

Sean Derfler dijo que también ha sentido innumerables emociones.

“De la tragedia surgió un milagro”, dijo Sean Derfler. “Estoy triste, devastada y feliz al mismo tiempo. Nunca supe que podía sentir tantas emociones. Estamos tan tristes de que Caleb se haya ido y tan agradecidos de que Jamie tenga una segunda oportunidad de tener una vida saludable. Estamos tan agradecidos con la familia Johnson, incluida la esposa de Caleb, Marissa, quien finalmente tuvo que tomar la decisión por el regalo de la vida. Es maravilloso saber que Caleb siempre será parte de nosotros y que él continúa sirviendo a nuestra familia desde el otro lado.”

Llegando al círculo completo

Jamie Derfler se sometió a una cirugía para recibir el hígado de Caleb, y Sean Derfler comentó que los médicos dijeron que las cosas salieron tan bien como esperaban. También dijo que él y su esposa se han sentido en paz.

“Después de la cirugía, estaba hablando con mi esposa sobre Caleb”, dijo Sean Derfler. “Caleb era un compositor y músico talentoso, y hay una canción llamada ‘Paean’, que significa alabar a Dios. En el coro, Caleb siempre repetía ‘Creo que estoy bien’. Cuando mi esposa escuchó la letra después de su cirugía, ella dijo que era como si Caleb le estuviera diciendo que estaba bien”.

Mamá de Cory - donación de hígado

En cuanto a Cory, Sean Derfler dijo que su hijo extraña a su querido amigo, pero espera conocer mejor a su nuevo amiga, la esposa de Caleb, Marissa Johnson. Ella recientemente expresó su deseo de continuar la amistad que su esposo tan delicadamente fomentó.

Caleb - donación de hígado

Para ayudar con los costos del funeral de Johnson, se ha creado una página de Gofundme llamada  “Ayuda para Caleb Johnson”. Se ha creado otra página de financiación para el trasplante de hígado de Jamie Derfler con el nombre  “Ayuda para el trasplante de hígado de Jamie Derfler”.

 

Fuente: KSL