Como adulta soltera, he escuchado a muchos de mis amigos decir que tienen dificultades para hacer compromisos a largo plazo. Parece que ese es un problema común de nuestra generación porque tenemos miedo de equivocarnos.

Estos problemas generalmente están relacionados con las amistades y las relaciones amorosas, pero ¿qué pasa si ese temor también está relacionado con Dios?

Disminución en la asistencia a la Iglesia

También te puede interesarÉlder Soares en México: “Tengan coraje para formar un matrimonio”

Un artículo de Religion News Service afirma que más adultos solteros están abandonando la religión por diversas razones. No está claro si el COVID-19 está ayudando o no con este problema.

Por otro lado, muchos adultos jóvenes asisten a los servicios de adoración de la Iglesia a través de varias opciones de transmisión durante este período de distanciamiento social.

Parece que este delicado momento ha hecho que los jóvenes adultos sientan el deseo de buscar a Dios. Por otro lado, el artículo afirma:

“Para muchos adultos solteros, la primera reacción al COVID-19 no es ‘Regresaré a la iglesia'”.

Mientras reflexionaba sobre el asunto, pensé en las pautas de la Iglesia para reabrir los centros de reuniones para los servicios de adoración. En mi investigación, he visto la opinión de muchos miembros de todas las edades.

Muchos piensan que es mucho más fácil y conveniente tener las reuniones en casa, ya que consumen menos tiempo.

En comparación, las personas más jóvenes prefieren las reuniones en la capilla que en casa.

Compromisos a largo plazo con la Iglesia

El artículo también analiza el compromiso a largo plazo con las iglesias. Dicen que muchos adultos solteros asisten a una iglesia que tiene más facilidades.

Es por eso que, incluso con la pandemia, la mayoría de las iglesias cristianas tradicionales transmiten sus reuniones regularmente.

El patrón es que los adultos jóvenes generalmente tratan de “asistir” a una iglesia durante unas semanas y luego van a otra.

Este patrón de asistir a diferentes iglesias nos lleva a creer que el compromiso a largo plazo es el problema.

El compromiso a largo plazo es un problema entre los adultos solteros porque estamos sujetos a un mundo de cambios. Los jóvenes buscan la estabilidad, pero generalmente no la buscan en una religión organizada.

Tener nuestras prioridades definidas

Los adultos solteros que participaron en el estudio mencionado anteriormente, colocaron primero a la familia, los amigos, el trabajo y, finalmente, una relación con Dios como prioridad.

La mayoría de las personas que conozco tienen una relación muy informal con el poder superior al cual adoran. Después de que estas personas fueron a la universidad, se alejaron por completo de la religión o se adentraron aún más.

Creo que esto sucede debido al punto de inflexión en sus vidas. Muchos adultos jóvenes abandonan la religión, una vez que están lejos de sus hogares, porque no se sienten obligados a cultivar la fe.

matrimonio eterno

Finalmente, el artículo menciona que hay más probabilidades de que los adultos jóvenes que son religiosos se casen y tengan hijos.

Dentro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, este suele ser el caso, aunque mis amigos cristianos se casan y tienen hijos dentro del grupo de edad similar a la Iglesia.

Esto se debe en parte a la creencia compartida sobre la castidad. Asistir a una iglesia y tener una ideología sólida es lo que hace que las personas se sientan seguras y asuman compromisos a largo plazo, como el matrimonio.

¿Crees que los jóvenes adultos tienen dificultades para hacer compromisos a largo plazo? ¡Comparte tu opinión en la sección de comentarios!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Zoë Holyoak y fue publicado en Third Hour con el título “Do Young Adults Fear Long-Term Commitment to a Church?