Cómo saber que la información en internet sobre la Iglesia de Jesucristo salvará tu testimonio

No podemos subestimar las grandes bendiciones que la revolución digital e Internet han traído a nuestras vidas. Estamos viviendo un cambio histórico igual a la invención de la imprenta, los automóviles y los aviones. Sin embargo, estos grandes avances siempre traen riesgos, que no fueron previstos.

Entre los riesgos, en este caso, encontramos que la revolución digital reduce la fiabilidad de la información. Veamos un ejemplo:

Riley creció en un hogar Santo de los Últimos Días. Después de su misión y su matrimonio en el templo, algunos comentarios de sus amigos del trabajo, que no eran miembros de la Iglesia, le hicieron sentir que había vivido en una burbuja. Así que decidió hacer lo que denominó “un estudio más objetivo” de la historia y las creencias de la Iglesia. 

Comenzó a leer todo lo que apareciera en sus búsquedas en Internet sobre temas de la Iglesia. Mientras más leía, más inquieto se sentía.

citas

Nunca se le cruzó por la mente que podría estar leyendo “literatura en contra la Iglesia”, que sabía que no era fiable. 

Pensó que estaba haciendo una investigación objetiva e imparcial. Con el tiempo, ya no creía que José Smith fuera un profeta. Más tarde, perdió la confianza en la existencia de Dios. Como resultado, Riley experimentó, sin saberlo, una dosis completa de las desventajas de Internet.

Los Hafen ofrecen tres conceptos que podrían haber ayudado a Riley.

En primer lugar, las entradas históricas o biográficas de las enciclopedias de Internet como Wikipedia suelen incluir argumentos y críticas históricas sobre personas o acontecimientos muy conocidos: incluyendo críticas a personas como José Smith y Brigham Young.

José Smith

Sin embargo, una buena investigación muestra que la mayoría de las historias conocidas sobre personajes históricos clave siguen siendo ciertas, a pesar de las diferencias de opinión sobre algunos detalles.

Así que el problema de Riley no era que supiera demasiado sobre la historia de la Iglesia. Más bien, no sabía lo suficiente. Se apresuró a creer en críticas que no había escuchado antes, y no tenía forma de saber cuántas pruebas reales apoyaban esas críticas.

En segundo lugar, dado que la mayoría de las herramientas de los medios sociales no están reguladas por leyes ni protegidas por editores reales, los medios sociales pueden utilizarse como herramientas de engaño, además de como herramientas de la verdad.

Debido al problema generalizado de las “noticias falsas” hoy en día, a veces es difícil saber cuándo un acontecimiento o una historia ampliamente difundida se basa en una interpretación verdadera o en una falsa.

citas

Las herramientas de los medios sociales pueden ser manipuladas para promover la agenda de alguien o su beneficio personal, incluyendo la agenda religiosa de alguien.

En tercer lugar, algunos enemigos y críticos de la Iglesia han adoptado el objetivo de socavar la fe religiosa de los miembros de la Iglesia. 

En la era de Internet, han aprendido que planteando en voz alta cualquier duda que parezca apoyada sólo por pruebas limitadas, pueden destruir la fe de personas que no están muy bien informadas. 

Algunos de estos críticos son “mercaderes de la duda”, es decir, trabajan duro para crear y “vender” dudas e incertidumbres en Internet. No tienen que “demostrar” nada. Sólo tienen que hacer que alguien “dude” lo suficiente como para socavar la confianza de esa persona en la Iglesia. 

Por lo tanto, para los miembros de la Iglesia que han tenido años de experiencias positivas con las escrituras y la Iglesia, la política más razonable en casos de incertidumbre es dar a la Iglesia el beneficio de la duda, y seguir estudiando y aprendiendo de fuentes fiables de la verdad.

____________________________________________________________________________________

La Fe no es ciegaEste artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios. 

Para leer y escuchar este capítulo de  “La fe no es ciega” en línea, haz clic aquí.

Para leer y escuchar el libro completo, haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz clic aquí.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *