La invitación especial del élder Holland para vivir de una manera feliz

Esta es la reciente y contundente invitación del élder Jeffrey R. Holland para vivir de una manera feliz.

Recientemente, el élder Jeffrey R. Holland del Cuórum de los Doce Apóstoles realizó una significativa invitación a través de Instagram. 

El élder Holland compartió:

Amigos, en nuestro momento actual encontramos todo tipo de divisiones y subdivisiones, conjuntos y subconjuntos, tribus digitales e identidades políticas, con más que suficiente hostilidad para todos. ¿Podríamos preguntarnos si una vida “más elevada y más santa”, para usar la frase del Presidente Russell M. Nelson, es algo que podríamos buscar? 

Al hacerlo, haríamos bien en recordar ese impresionante período en El Libro de Mormón en el que esas personas se preguntaron y respondieron a esa pregunta tan afirmativamente: 

“Y ocurrió que no había contenciones en la tierra, a causa del amor de Dios que moraba en el corazón del pueblo. Y no había envidias, ni contiendas,… ni lascivias de ninguna especie; y ciertamente no podía haber un pueblo más dichoso entre todos los que habían sido creados por la mano de Dios. No había ladrones, ni asesinos, ni lamanitas, ni ninguna especie de -itas; sino que eran uno, hijos de Cristo, y herederos del reino de Dios. !Y cuán bendecidos fueron!” (4 Nefi 1:15-18)

¿Cuál es la clave de este avance en la vida dichosa y feliz? Se encuentra en el texto en una frase: “El amor de Dios… habitaba en el corazón del pueblo”.

Invito a cada uno de nosotros a buscar formas de permitir que el amor de Dios habite en nuestros propios corazones mientras buscamos seguir a nuestro Salvador, Jesucristo.

| Para meditar
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
misioneros vacunarse contra COVID-19
La Iglesia de Jesucristo presta su capilla como centro de vacunación...
madre Eva
Pregunta y respuesta: ¿Dios quería que Eva comiera el fruto...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *