La novia de JamesTheMormon se defiende de los que la criticaron por su vestido “inmodesto”

“En los últimos días, un mensaje en Instagram del famosos cantante James The Mormon se ha vuelto viral. El artículo publicado por mormonsud.org también ha llegado a miles de personas, algunos apoyando la defensa del artista a su novia y otros condenando la postura  que tomaron. Todo esto después de algunos comentarios críticos sobre un vestido con el hombro descubierto que llevaba la novia en una fiesta de Nochevieja. Ella no tenía idea de que esa elección sería el tema de la conversación a través de varios sitios de redes sociales.

En respuesta a los “pocos comentarios de desaprobación” que recibió, Lindsey proporcionó este trasfondo:

“Para proporcionar un contexto de fondo, empecé a alejarme de la iglesia a la edad de 13 años, y deje de ir por completo a la edad de 16. Descubrí que me hacían sentir como si fuera una mala persona debido a algunas de las decisiones personales que estaba tomando, no quería ser parte de algo que me juzgaba por mis errores, en lugar de abrazarme por mis esfuerzos para ser mejor. Abandoné el estilo de vida mormón por que pensé que eso era para bien, y nunca me importó mirar hacia atrás. seis años atrás cuando conocí a James,  fue a través de su ejemplo de tratarme como un ser humano y amarme por lo que era, que reactivé mi membresía en la iglesia por mi propia voluntad.

Ahora, a pesar de que la mayoría de los comentarios sobre mi forma de vestir ha sido en general positivo, me he sentido muy enferma durante los últimos días. En primer lugar, gracias a todos los que me han defendido, me felicitaron y se acercaron para recordarme que Dios me ama a pesar del vestido que llevaba. Sin embargo, el hecho de que se me tenga que recordar eso es una de las razones por la cual muchas personas dejan la iglesia en general, yo incluida.

Incluso si la iglesia te ha programado para que pienses de esa manera, es hora de salir del modo predeterminado y amar el uno al otro incondicionalmente. Esto no quiere decir que dejemos de lado el concepto de modestia; Tomé la decisión consciente de comprar un vestido que exponía mis hombros y que esta era una cuestión entre Dios y yo, y nadie más. No se necesita ningún otro punto de vista.

Todo el mundo está en un lugar diferente. Su salvación no está en juego debido a mis opciones. Nunca he entrado al templo y no tengo garments, así que para mí, mientras que ahora trato de poner más balance al momento de vestirme apropiadamente, no sentí que era un crimen usar ese vestido.  Hay tantos asuntos más importantes en la iglesia que los hombros de una miembro al descubierto.

Si bien es sorprendente y emocionante ver un cambio en la cultura junto con un aumento en la defensa de la normalidad mormona.

De nuevo, me sentí muy bien por ser valorada y aprecié mucho el apoyo de todos, sin embargo no puedo evitar sentirme terrible. Muchos de los comentarios ofensivos no llevaron a los comentaristas originales a buscar la comprensión antes de juzgar. Por el contrario, se recibieron comentarios groseros y odiosos. ¿Es esto como Cristo? ¿Cómo se supone que debemos promulgar un sistema de amor al mismo tiempo que derribamos a otros? Así como sentían que yo estaba equivocada por mostrar inmodestia, sentí que los otros estaban equivocados por avergonzarme.

En lugar de buscar entender y educar a alguien sobre la aceptación, las mujeres fueron recibidas con duros reproches, donde estoy seguro de que algunas palabras amables habría hecho la diferencia.

Pensé que iba a reunirme con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde se nos enseña desde una edad temprana a “amarnos unos a otros como a nosotros mismos” … a “llorar con los que lloran” … ya “soportar las cargas de los demás”. Cristo nos dio la libertad para elegir; Elegir lo que pensamos, elegir lo que llevamos puesto, elegir a quién amamos y elegir cómo actuamos.

No es nuestro lugar juzgar a los que no están de acuerdo con nosotros, por mas tentador que eso sea. Una conversación cordial y abierta sobre la comprensión y la empatía es mucho más poderosa que el recurrir al odio, y es algo que todos debemos buscar hacer todos los días, incluido yo misma.

A las mujeres que en realidad fueron “golpeadas” con comentarios negativos, les pido disculpas de que todo este asunto haya sido tan desproporcionado, y lamento que no se hayan encontrado con la misma empatía con la que me encontré.

Espero que de toda esta experiencia todos podamos esforzarnos por recordar más el nombre de la iglesia a la que pertenecemos y reconocer que es más importante amarnos unos a otros que juzgarnos unos a otros, más aya de, donde estemos, o quienes pueden estar juzgando.”

 

Con Amor,

Lindsey

 

Fuente: JamesTheMormon.com

 

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *