“Marvin Perkins, un converso de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, comparte su experiencia y punto de vista sobre la raza, la familia de Dios y las escrituras.”

Poco después de que la afroamericana Sandra Bland fuera encontrada ahorcada en una celda en el condado de Waller, Texas, y el veterano de diez años Darren Goforth fue emboscado y asesinado en una gasolinera en Cypress, Texas, Marvin Perkins se detuvo frente a una Estaca en Houston , Texas, para hablar sobre el tema de la raza y la división.

Marvin Perkins no perdió la oportunidad de hablar sobre temas delicados o divisivos. De hecho, Perkins fue uno de los seis presentadores –incluida Sharon Eubank, ahora primera consejera en la Presidencia General de la Sociedad de Socorro– enviado a Kungsbacka, Suecia, para fortalecer a los Santos de los Últimos Días en esa región mientras lidiaban con preguntas y dudas sobre el Evangelio después de que la Autoridad de Área, el Setenta, Elder Hans Mattsson, abandonara públicamente la Iglesia.

Marvin Perkins en su presentación en Suecia

De pie frente a esta comunidad desgarrada por la violencia y el conflicto racial en 2015, Perkins pronunció su mensaje sobre la raza y el sacerdocio, encontró la unidad en el Evangelio amándose unos a otros como literales hermanos y hermanas.

Después de su presentación, una pareja se acercó a Perkins:

“Ambos lloraban, casi incontrolablemente. Cuando lograron calmarse, [la esposa] admitió que ella y su familia son racistas y han sido racistas toda su vida. Ella mencionó que usan la palabra ‘Negro’ todos los días. Ella exclamó: ‘¡Nadie nos dijo esto’. Ella estaba avergonzada por cómo había vivido su vida hasta ese momento, por cómo había pensado, hablado y tratado a otros hijos de Dios. Recuerdo las penetrantes palabras de su esposo. Él declaró: ‘No puedo creer que lastimé a tanta gente con cosas que simplemente no eran verdad.’”

Ese día, Perkins fue testigo de lo que había visto en innumerables ocasiones: la forma en que las enseñanzas incorrectas o las escrituras malinterpretadas pueden deformar la comprensión del Evangelio entre las personas y entre sí. A

sí mismo, también fue testigo de cómo la verdad y la gracia de nuestro Salvador pueden transformar nuestro entendimiento y nuestros corazones, una transformación que él conoce por experiencia.

Su conversión a la fe mormona

dios responde las oraciones

Marvin Perkin compartió:

“Tuve una clara ventaja cuando investigué La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días porque sabía quién era Dios. Sabía que Jesucristo murió por toda la familia humana y que Dios no hizo acepción de personas.”

Cuando Perkins comenzó a investigar a la Iglesia en 1988, dijo que los miembros “le decían amorosamente que estaba maldito, que fue menos valiente en el preexistencia, y no podría heredar el Reino Celestial, pero debería unirse de todos modos porque había algunas bendiciones para [él].”

Perkins no tenía dudas de que esas enseñanzas no resonaban con lo que él ya sabía sobre Dios y sobre lo que había aprendido sobre el Evangelio.

“Realmente comenzó a frenar el deseo que tenía de unirme a la Iglesia, pero Dios me recordó el poderoso testimonio espiritual que me había dado en respuesta a mi oración al preguntarle si este verdaderamente era su Evangelio restaurado.

Ningún pecado, falta o palabra desagradable, sin importar cuánto tiempo se haya perpetuado, podría cambiar eso, era verdadero porque Dios me lo había dicho… Con ese recordatorio, me uní a la fe de que me ayudaría a encontrar las respuestas que luego pudiera compartir para ayudar a edificar Su reino.”

Desde ese momento, Perkins ha podido llegar a los Santos de los Últimos Días en todo el mundo con verdades elevadas de las Escrituras y analizar conceptos erróneos sobre la raza y el sacerdocio a través de presentaciones, charlas, eventos patrocinados por la Iglesia, el Programa de Alcance Afroamericano, entre otros.

Malentendido de las Escrituras

convertir

Gran parte de la incomprensión que Perkins encuentra entre los Santos de los Últimos Días se deriva de la lectura de las Escrituras utilizando definiciones modernas de palabras y expresiones idiomáticas en lugar de entenderlas en su contexto antiguo.

“Como la mayoría, crecí usando el término ‘negro’ en referencia a las personas de ascendencia africana, porque era ampliamente aceptado por todas las culturas. Así que es comprensible que muchos lean las Escrituras y asocien la palabra ‘negro’ en todas sus formas, relacionadas con el hombre, de la misma manera que creen que es un hecho en nuestra sociedad.

Los Santos, y también los de otras religiones, asumen instintivamente que esta palabra se refiere a la raza, nacionalidad o color de la piel… La versión SUD de la Biblia y el Libro de Mormón nos ayuda a entender que la palabra ‘negro’ es en realidad una expresión hebrea, que significa oscuridad espiritual, abatido, y no tiene nada que ver con el tono de la piel. Aunque tenemos esta claridad en las Escrituras que llevamos con nosotros a diario, pocos miembros son conscientes de que esta idea está presente.

Vemos en Jeremías 8:21, la versión mormona de la Biblia Reina Valera menciona a pie de página la palabra ‘negro’, donde se define como una expresión hebrea, que trata con el estado mental, emocional o espiritual del individuo.”

Él señala además que la guía de referencia de las Escrituras puede acelerar nuestro aprendizaje sobre este tema y que otros pasajes de las Escrituras se conectan o contienen notas al pie de página similares a las que se encuentran en Jeremías 8:21, colocando el uso de la palabra ‘negro’ en el contexto de su significado común en hebreo es indicar un estado espiritual no físico.

Teniendo en cuenta que Lehi y su familia eran descendientes judíos, tiene sentido que estuvieran familiarizados e incluso utilizaran modismos hebreos similares a los de la Biblia.

“Al examinar [2 Nefi 5:21 y 3 Nefi 3:15], los lectores se dirigen a 2 Nefi 30. Allí encuentran que la piel está atada a las ‘escamas de tinieblas’ que están sobre sus ojos. Esto también es una indicación de algo mental, emocional o espiritual y no físico. Cuando sigues la nota al pie de la página agregada en la edición de 1981 del Libro de Mormón, uno encuentra claridad en el entendimiento. La nota al pie lee ‘oscuridad espiritual; ceguera espiritual.’”

Debido a estas aclaraciones, así como a otras pistas espirituales, como que los nefitas pudieron infiltrarse en los campamentos lamanitas sin ser detectados (Alma 55:1-9), Perkins dice que podemos entender que a “los lamanitas no se les cambió el color de la piel; los pasajes se refieren a la oscuridad espiritual y los modismos en el Libro de Mormón son consistentes con los modismos en la Biblia. Esto significa que el Libro de Mormón se tradujo de un texto antiguo y que posiblemente no pudo haber sido escrito por José Smith, quien habría escrito según la manera de su lenguaje (Dy C 1:24).”

Otra palabra comúnmente malentendida usada en las escrituras y nuestra cultura de la Iglesia es el término “maldición”. Acerca de esta palabra, Perkins aclara:

“El uso de la palabra maldición es muy común en la Iglesia en la actualidad y lo ha sido desde que me uní hace unos 30 años. Es común escuchar declaraciones como “la piel oscura es una maldición”, “los negros están malditos”, los lamanitas fueron maldecidos, “es por la maldición de Caín o la maldición de Ham”, etc. Los usos de estos términos, desafortunadamente, han sido enseñados en la Iglesia por tanto tiempo que todos parecen estar seguros de que están usando la expresión correctamente.

Eso es hasta que les hago una simple pregunta: “¿Qué es una maldición?” Lo único que es común en ese momento es el silencio o la larga espera antes de que cada uno pronuncie una respuesta realmente incierta. Es sorprendente que una palabra que ellos creen que es tan condenatoria se pueda usar con tanta libertad y frecuencia sin siquiera entender su significado.

Tenemos una sección en la guía de referencia de las Escrituras que creamos, dedicada al estudio de las maldiciones en las escrituras relacionadas con la familia humana. A medida que uno estudia estos pasajes, comprenderemos exactamente qué es una maldición: Es una separación de Dios y de Su camino, debido a nuestra decisión de pecar.

 Al comprender qué es una maldición, también se aclaran sobre lo que no es. Por ejemplo, la distancia entre Dios, debido a nuestras transgresiones, no puede afectar el color de la piel. Por lo tanto, el color de la piel no puede ser una maldición. Y basado en 1 Samuel 16:7, tampoco puede ser el signo de la maldición, como se enseñó tan ampliamente.”

Verdades de las Escrituras

Marvin Perkins en una charla fogonera en el Centro de Visitantes del Templo de Los Ángeles. Imagen cortesía de Marvin Perkins.

Marvin Perkins comentó que:

“Vivimos en un mundo de mensajes contradictorios, que estoy convencido son parte de nuestro periodo de prueba, así como una oportunidad para demostrarle al Señor que podemos ver más allá de todo lo que clama nuestra atención y devoción, y aún así mantener un enfoque dedicado a Él.

Desde los primeros días del Evangelio restaurado, un mensaje clave entregado por el Señor en enero de 1831 a José Smith para escribir como mandamiento bíblico era ‘sed uno’. La importancia crítica de ser uno se enfatizó en la siguiente línea ‘y si no sois uno, no sois míos’  (DyC 38:27). Sin embargo, en ese momento en nuestra nación, había una gran desigualdad entre los hombres, una en que la división y las atrocidades impuestas entre hermano contra hermano y hermana contra hermana eran facetas aceptables e incluso esperadas en nuestra sociedad.”

La incapacidad de los Santos de la Iglesia de abrazar por completo o comprender los mensajes y mandamientos del Salvador no fue sólo una lucha para los miembros en el siglo XIX, sino también para los miembros de nuestro tiempo y en el tiempo de Cristo.

Perkins explica que la antigua sociedad judía, identificada en las escrituras (Hechos 10:28), se enfocaba en separar y distinguir a los judíos de otros pueblos:

“Sin embargo, Jesús les había enseñado que el mayor mandamiento era amar a Dios con todo su corazón, y el segundo era amar a cada uno de los demás de la manera en que se amaran a sí mismos. El Señor está ordenando que sean uno y en conflicto, la sociedad judía exigió una separación. Esto es inquietantemente similar a la restricción del sacerdocio en la restauración. El Señor mandó la misma unidad en medio de una gran desigualdad.”

Así como tomó tiempo, corrección y revelación por parte del Señor para que Sus apóstoles aceptaran Su mandato de enseñar y aceptar a los hijos de Dios de todas las naciones, a la Iglesia moderna y los apóstoles les tomó tiempo abrazar por completo la revelación dada en DyC 36:4- 5:

“Y ahora te doy este llamamiento y mandamiento concerniente a todos los hombres: Que cuantos vengan ante mis siervos Sidney Rigdon y José Smith, hijo, y acepten este llamamiento y mandamiento, serán ordenados y enviados a predicar el evangelio sempiterno entre las naciones.”

empatía

Perkins recomendó:

“Nuestra historia es una bendición, una de la que podemos aprender mucho más si simplemente buscamos primero realmente comprenderla. Una vez que comprendemos las verdades, es esencial abrazar lo malo junto con lo bueno, sin estar a la defensiva.

Cuando el Espíritu del Señor confirmó la veracidad del Evangelio restaurado en 1988, nada puede cambiar que eso es verdad. Desafortunadamente, muchos creen que si encuentran cosas poco favorecedoras dentro de nuestra historia, entonces esto significa que la Iglesia no puede ser verdadera. Nada podría estar más lejos de la verdad. Esos son aquellos con testimonios culturales. Para poder ir más allá de nuestra historia y ser una Iglesia unida, esos testimonios culturales deberían convertirse en testimonios espirituales. Esto sólo puede venir siguiendo solamente a Cristo.”

Perkins también compartió sobre su experiencia en Alemania:

“Esta es una Iglesia de revelación continua. El Señor dijo a todos en el primer libro de los mandamientos para establecer el evangelio restaurado que habría errores, pecados, etc. en la edificación y dirección de su Iglesia (DyC 1:24-28).

Tuve el privilegio de hablar en la Estaca de Darmstadt, Alemania, hace unos años. Mientras me preparaba para el viaje y estudiaba la cultura, las personas y la historia de Alemania, encontré un ejemplo inspirador que podría beneficiar a todos. Leí que cuando los niños alemanes llegan a la edad de 12 años, son llevados a un campo de concentración y les cuentan las historias del pasado. Este esfuerzo es para garantizar que lo que sucedió allí nunca vuelva a suceder. Aquí vemos un deseo sincero, manifestado por acciones inconfundibles, específicas y continuas.

La Verdad Sobre la Raza

Marvin Perkins dijo:

“Es sorprendente ver la inmediatez del impacto que el cambio de perspectiva tiene cuando derriba las barreras del odio y la incomprensión. Estas barreras generalmente se basan en enseñanzas erróneas provenientes de fuentes de confianza, medios de comunicación, imágenes continuas sobre ciertas marcas y deficiencias en la autoestima.”

Un poderoso ejemplo de esto llegó cuando Perkins, junto con Fred Bethel, quien se desempeñaba en ese tiempo como Obispo, enseñó a dos compañerismos de misioneros en Fort Lauderdale sobre las enseñanzas de los pasajes de las Escrituras que se encontraban dentro del libro “Los Negros en las Escrituras.”

Perkins compartió:

“[Nosotros] les pedimos que fueran y estudien los pasajes por su cuenta, luego que oraran y pidieran a Dios que les confirme si era verdadero. Cuando regresaron, todos habían recibido un testimonio espiritual de la veracidad de la obra. Ahora, con testimonios espirituales, enviamos a estos cuatro jóvenes de regreso a las áreas que les habían cerrado las puertas, diciéndoles que nunca regresaran.

Armados simplemente con sus testimonios de la obra y las dos preguntas que les habíamos proporcionado, regresaron después de cuatro días con 14 nuevas familias añadidas a su grupo de enseñanza.”

El barrio de Fred Bethel pasó de tener 11 bautismos en un año a tener 56 bautismos al año siguiente, y según lo compartió Perkins, la Misión Florida Fort Lauderdale se convirtió en la misión con más bautismos en América del Norte durante años consecutivos.

No hay duda de que el poder proviene del aprendizaje de verdades espiritualmente manifestadas en lugar de confiar en el conocimiento del mundo. De hecho, al enseñar sobre la raza y el sacerdocio, Marvin Perkins regularmente encuentra que la mayoría de las personas con las que habla no entienden de dónde proviene el concepto de raza o los términos “negro” y “blanco”.

“A través de años de pedirle al Señor acerca de cómo unir a la familia humana, Él ha proporcionado una guía clara y simple a través de las Escrituras, así como de las fuentes sociales, científicas e históricas.

Por ejemplo, hay mucha lucha basada en la raza, que comúnmente se describe con el término “racismo”. Este término y concepto está tan profundamente arraigado en la mente humana que muchas discusiones son respaldadas por la [idea] de que Dios creó las ‘razas’.

En nuestras charlas fogoneras, eventos comunitarios y conferencias, identificamos al caballero alemán, Johann Friedrich Blumenbach, como el creador del concepto de raza y el esquema de color que lo acompaña (negro, blanco, amarillo, rojo y marrón) para segmentar a la familia humana.

Johann Blumenbach creó la carrera del concepto basado en las obras anteriores de Carl Von Linnaeus y lo escribió en su disertación doctoral para graduarse de la escuela de medicina en 1775. La comunidad científica, estaba tan fascinada por el “concepto” de Johann, que publicó su trabajo y comenzó un estudio científico para determinar las diferencias en estos segmentos recientemente introducidos de la familia humana, o refutar la teoría de Blumenbach.

Johann pudo refutar su propia teoría y documentar de manera responsable sus hallazgos. Sin embargo, esta versión de su trabajo no fue adoptada, y el concepto falso de la raza creció para impregnar nuestra sociedad.

He experimentado de primera mano que cuando a alguien se le enseña la verdad, que la raza es un concepto creado por el hombre y no un concepto creado por Dios… [otros] ven de inmediato la unidad de la familia humana. Simplemente necesitamos ser valientes y lo suficientemente fieles como para encontrar formas amorosas de enseñar la verdad de manera continua.”

En lugar de entender la raza como un medio de división, Perkins ve la diferencia del color de piel como un signo del amor inherente de Dios por todos Sus hijos:

“Jesus Christ: Beside Still Waters” by Greg Olsen

“Cada uno tiene diferentes tonos de color de piel. Cada uno tiene antepasados que migraron y se asentaron en diferentes partes del mundo. A cada uno se le dieron muchos regalos por parte de un amoroso Padre Celestial para nuestra estadía aquí en la tierra. Uno de los mismos regalos que se le dieron a cada uno de ellos fue colocar todos los órganos en el interior del cuerpo, excepto uno. El órgano más grande, la piel, se colocaría en el exterior del cuerpo, lo que le permitiría adaptarse a las condiciones ambientales a medida que sus antepasados se movieran sobre la tierra.

Cada vez que veo a alguien con un tono de piel diferente al mío, pienso en un Dios increíblemente amoroso, que se prepara para enviar a sus hijos al mundo, dándoles a cada uno el mismo regalo. Esto me dice que nos ama de todos modos, y ese es un pensamiento y sentimiento tan maravillosos que me hace sonreír.”

Una vez que esa comprensión llega, las preguntas sobre las divisiones o diferencias se vuelven más fáciles para los Santos de los Últimos Días porque somos capaces de vernos verdaderamente como parte de la misma familia humana y celestial.

Marvin Perkins expresó:

“Somos realmente uno. Los que tienen un tono del piel más claro son simplemente nuestras hermanas y hermanos cuyos antepasados emigraron de los climas más cálidos. Aquellos que tienen los tonos más oscuros son simplemente una familia de antepasados que permanecieron en el mismo lugar o más cerca de nuestras patrias originales de África y Medio Oriente.

Por lo tanto, obtener una mejor comprensión de nuestros hermanos y hermanas de ascendencia africana es simplemente obtener una mejor comprensión de uno mismo. Abrirse a los demás luego se vuelve fácil porque es genuino.”

Llegar a Ser Uno

jesus

Perkins expresó que:

“Jesucristo es el centro de la reunión para todos los que desean ser uno. Cuanto más nos acercamos a Cristo, más nos acercamos el uno al otro.

Uno de los principales atributos de Jesucristo es el amor. Jesús es amor. Entonces, cuando nos volvemos como Jesús, naturalmente tendremos el deseo de ser uno.”

Pero Perkins también reconoce que convertirse en uno no nos libera de nuestra diversidad. La diversidad y la variedad son igualmente divinas.

“Nuestro Padre nos trajo a todos aquí y nos permitió movernos a nuestro antojo. Al hacerlo, nos encontramos con diferentes lugares, climas, dietas, entornos y experiencias. Establecimos diferentes prácticas, artes, idiomas, costumbres, regalos y talentos. Sin embargo, nunca dejamos de ser hijas e hijos de Dios…

Personalmente, he podido crecer para ser un servidor más útil de nuestro Padre Celestial al aprender de cada cultura con la que he estado en contacto. Como personas individuales somos geniales, pero juntos somos nuestros mejores. La belleza del amor de Dios para todos se puede ver en la brillante luz del sol. El sol está hecho de todos los colores del arco iris, pero aparece a nuestros ojos humanos como un solo color, un blanco brillante, que brilla a través del cielo que actúa como un prisma.

Al igual que con el sol, la familia humana sólo puede lograr su brillo cuando todas las culturas o tonos de piel se unen.”

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado por mormonhub.com bajo el título: “How We Misinterpret “Black” and “Curse” in the Scriptures: Insights from an African American Convert