Lo que comprendemos de la frase “gente pura y deleitable” en las escrituras del Libro de Mormón y su verdadero significado.

“Y entonces se regocijarán; porque sabrán que es una bendición para ellos de la mano de Dios; y las escamas de tinieblas empezarán a caer de sus ojos; y antes que pasen muchas generaciones entre ellos, se convertirán en una gente pura y deleitable.” 2 Ne 30:6

También te puede interesar:Cómo malinterpretamos la raza y “maldición” en las Escrituras: las ideas de un converso afroamericano

Entender y conocer

Nefi, en las profecías de sus últimos días, remarcó que el Libro de Mormón sería llevado “al resto de [su] posteridad.”  Al recibir el Libro de Mormón y el Evangelio de Jesucristo, el resto de la posteridad de Nefi se “[regocijaría]; porque sabrán que es una bendición para ellos de la mano de Dios; y las escamas de tinieblas empezarán a caer de sus ojos; y antes que pasen muchas generaciones entre ellos, se convertirán en una gente pura y deleitable.”

El profeta José Smith hizo una importante corrección textual a este pasaje en la edición de 1840 del Libro de Mormón, donde la frase “gente blanca y deleitable” se cambió a “gente pura y deleitable”.

libro de mormón

Según Royal Skousen:

“El cambio en 1840 de blanca a pura parece ser uno consciente y probablemente fue hecho por José Smith como parte de la edición de 1840. El cambio no parece ser un error accidental basado en ningún parecido visual o fonético entre las dos palabras.”

La lectura de la palabra “pura” se ha conservado en la edición SUD del 2013. Esta discrepancia textual despierta preocupaciones en muchos lectores. ¿Cómo podría ser inspirado el Libro de Mormón si supuestamente tiene lo que muchos suponen que son enseñanzas “racistas”, en este caso, que tener la piel blanca es de algún modo un signo del favor divino?

Para responder a esta pregunta, o incluso para ver si esta es la pregunta correcta, primero debemos tratar de entender el concepto nefita de “raza” (asumiendo que ellos consideraban la “raza” de manera similar a como lo hacemos hoy) y luego reflexionar sobre lo que podríamos aprender de ello para mejorar nuestras propias sensibilidades éticas y espirituales.

En primer lugar, es fundamental subrayar el hecho de que los sociólogos, historiadores y antropólogos culturales modernos ven que la “raza” es en gran medida, si no únicamente, una construcción social y no una característica biológica. Muchos ya no están seguros de tener una definición clara de “raza” (si es que alguna vez la tuvimos).

Los avances en la ciencia biológica (incluidos los avances en la comprensión de la genética humana y la ascendencia) y los complicados factores culturales (viajes internacionales, intercambio cultural, matrimonios mixtos, etc.) están borrando en gran medida viejas categorías raciales. Por lo tanto cualquier discusión sobre “raza” o “racismo” y otros conceptos similares deben definirse con cuidado estos.

Es entendible que algunos, sin esta comprensión matizada, pudieran leer el Libro de Mormón como un texto que retrata a los nefitas teniendo, lo que en la actualidad consideraríamos, actitudes “racistas”, o más propiamente etnocéntricas (donde la persona o grupo social interpreta la realidad a partir de sus propios parámetros culturales), hacia los que no eran nefitas.

“¿Podrían los nefitas haber sido racistas, basados en sus propias opiniones, con los lamanitas?”, Preguntó John A. Tvedtnes. “Tal vez lo eran en el mismo sentido en que los patriarcas bíblicos eran racistas en la forma en que trataban a sus vecinos paganos los hititas, los cananeos y los amorreos, ya que no querían que sus descendientes se casaran con esos no creyentes.”

Brant A. Gardner comentó que “el Libro de Mormón es, de hecho, racista, pero no en el término [‘racista’] usado en la actualidad”. En lugar de ser un forma de racismo moderno que basa la antipatía en una diferencia de color de piel, Gardner mira que el “racismo” nefita como un etnocentrismo “basado en los estaban dentro y fuera de su círculo”. Brant Gardner llegó a la conclusión de que “la ‘piel oscura’ ciertamente tenía la intención de ser un término peyorativo, pero no era una descripción física.”

No debe pasarse por alto que el mismo Libro de Mormón condena este etnocentrismo nefita. Jacob criticó el orgullo étnico nefita cuando declaró:

“He aquí que los lamanitas, vuestros hermanos, a quienes aborrecéis por su inmundicia y la maldición que les ha venido sobre la piel, son más justos que vosotros…Por tanto, os doy un mandamiento, el cual es la palabra de Dios, que no los injuriéis más a causa del color obscuro de su piel.”(Jacob 3:5,9).

Claramente al final de la historia nefita, se evitó el tribalismo y el etnocentrismo, y se lo retrató como una forma de odio, iniquidad, orgullo, vanidad y rechazo hacia el Evangelio de Jesucristo (4 Nefi 1:38-43). Cualquier actitud etnocéntrica que los nefitas pudieran haber exhibido fue condenada de esa manera por los Profetas del Libro de Mormón.

La respuesta al por qué

¿Por qué podría José Smith haber hecho este cambio textual en 2 Nefi 30? Skousen explicó que “el cambio de edición a pura puede representar un intento consciente de evitar lo que se percibía como una lectura difícil (que suponía que los nefitas eran de piel clara), lo que explica por qué el cambio de blanco a puro se hizo aquí, y solo en 2 Nefi 30:6.” (“Analysis of Textual Variants of the Book of Mormon”) En otras palabras, José Smith bien pudo haber reconocido los posibles matices raciales en este pasaje, si se lo interpretaba de esa manera, y finalmente deseó evitarlos.

Si bien es posible que este cambio reflejara las actitudes raciales de los primeros miembros de la Iglesia, que asumieron muchas de las opiniones de su entorno en el siglo XIX, Tvedtnes argumentó convincentemente que el cambio pudo haber ocurrido para enfatizar que el texto está hablando de una condición espiritual, no biológica. “

“¿Está justificado el cambio del Profeta de ‘blanco’ a ‘puro’ en el contexto de las Escrituras? La respuesta es sí. Los términos blanco y puro se usan como sinónimos en Daniel 7:9, Apocalipsis 15:6 y Doctrina y Convenios 110:3. También se encuentran juntos en varios pasajes donde se refieren claramente a aquellos que son purificados y redimidos por Cristo (Alma 5:24; 13:12; 32:42; Mormón 9:6; DyC 20:6)”

Skousen también escribió que “cuando blanco se coloca con puro, encontramos que los pasajes describen un estado de perfección justa (refiriéndose ya sea a los justos en el día del juicio, a los vestidos de los justos en ese día, o al fruto del árbol de la vida). En la mayoría de estos pasajes, blanco y puro se colocan con la palabra impecable; todos estos adjetivos enfatizan la pureza y limpieza [espiritual]. Ser “blanco” (o “puro”) y “deleitable” a los ojos de Dios, por lo tanto, no tiene nada que ver con el color de la piel o etnia, sino con la espiritualidad y la rectitud moral o la santidad personal y colectiva.

Alma hijo, por ejemplo, testificó que todas las “porque nadie puede ser salvo a menos que sus vestidos hayan sido lavados hasta quedar blancos; sí, sus vestidos deben ser purificados hasta quedar limpios de toda mancha, mediante la sangre de aquel de quien nuestros padres han hablado y [puedan] tener un lugar donde sentarse en el reino de Dios, con Abraham, con Isaac, y con Jacob, y también todos los santos profetas, cuyos vestidos están limpios y se hallan sin mancha, puros y blancos.” (Alma 5:21,24).

los reinos de gloria

Independientemente de cómo los antiguos miembros y líderes ​​de la Iglesia o antiguos profetas hayan interpretado el color de la piel, una cosa es clara:

“Hoy, la Iglesia niega las teorías sobre el pasado, de que la piel oscura es un signo de desagrado o maldición divina, o que refleja malas acciones en una vida preterrenal; que los matrimonios mixtos son un pecado; o que los morenos o personas de cualquier otra raza o etnia son inferiores de cualquier manera a cualquier otra persona. Los líderes de la Iglesia hoy condenan inequívocamente todo el racismo, pasado y presente, en cualquier forma.” (“La Raza y el Sacerdocio”)

El Libro de Mormón afirma que la salvación por medio de Cristo está disponible para todos. El color de la piel (así como el género, etnia, estado económico o cualquier otra condición) no le impide a uno encontrar la plenitud de las bendiciones de nuestro Padre Celestial en esta vida y la salvación en la vida que viener por cumplir las leyes, ordenanzas y preceptos del Evangelio de Jesucristo.

Tal como Nefi afirmó, el Señor invita a todos “los hijos de los hombres… venir a Él y participen de su bondad; y a nadie de los que a él vienen desecha, sean negros o blancos, esclavos o libres, varones o mujeres.” Él recuerda a todos los que alguna vez hayan venido a él, “tanto judíos como los gentiles”, ya que “todos son iguales ante Dios.” (2 Nefi 26:33).

Este artículo fue escrito originalmente por Book of Mormon Central, y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “What Does “White and Delightsome People” Mean in the Scriptures?