OREM, Utah – Joyce Nixon, de 93 años, recientemente se sentó en el borde de su asiento frente a su esposo, Reed Nixon, también de 93 años, en su hogar en Orem, Utah, para hablar sobre algunas de sus aventuras en sus últimos 72 años juntos.

“No sé por qué te gustaría hablar con nosotros. Somos ordinarios”, dijo Joyce.

Pero, en muchos aspectos, la vida de Reed y Joyce juntos ha sido todo menos común, comenzando con su viaje al altar y continuando con su servicio en más de 23 misiones en todo el mundo.

Un comienzo poco convencional

legado de amor

También te puede interesarLa historia de amor más grande de todas las escrituras

Reed se graduó del Instituto de Tecnología de California, sirvió durante dos años y medio como oficial de decodificación en la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, enseñó durante dos trimestres en la Universidad de Brigham Young, se casó con su novia, Joyce Johnson, y sirvió en una misión, todo antes de cumplir 21 años.

Reed conoció a Joyce por amigos en común en BYU cuando ambos tenían 20 años, él era profesor de matemática y ella era estudiante.

“Se enamoró de mí hace 73 años y se ha estado enamorando de mí desde entonces, solo que de otras maneras”, bromeó Joyce mientras hacía referencia a la mala caída de Reed de hace 2 años cuando se rompió la cadera y el fémur. “Tiene que dejar de enamorarse de mí”.

En marzo de 1947, Reed recibió un llamamiento misional de dos años para servir en la Misión Canadá Oeste. A medida que el tiempo de Reed en BYU se iba reduciendo rápidamente, llevó a Joyce a conocer a su colega y buen amigo, Hugh B. Brown – que más tarde sirvió como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles. Joyce dijo que su conversación con el hermano Brown fue completamente inesperada.

“El hermano Brown me dijo: ‘¿Por qué esperar? Cásense antes de que Reed se vaya’”.

Más tarde, ese día, Reed y Joyce caminaban a lo largo de una calle en Provo cuando Reed dijo sin pensar: “¿Por qué no?” Joyce le preguntó  a qué se refería y él respondió, “¿Por qué no nos casamos antes de que me vaya?”

Pero, no fue tan sencillo. Después de pasar por todas las entrevistas necesarias con sus líderes eclesiásticos, un líder de estaca les pidió que recibieran la aprobación de una Autoridad General antes de que se emitiera una recomendación para el templo. El lunes por la noche, dos semanas antes de que Reed se fuera, Reed y Joyce terminaron en una llamada telefónica con el Presidente David O. Mckay. Luego, con el segundo consejero de la Primera Presidencia.

El Presidente McKay le aseguró a la pareja que podría reunirse con ellos el miércoles. Pero, después de que Reed expresó que la situación era urgente, el Presidente McKay preguntó, “¿es algo con lo que pueda ayudarlo por teléfono?”

“Tengo un llamamiento para la Misión Canadá Oeste, debo partir en dos semanas, pero me gustaría casarme antes de irme”, dijo Reed.

Se produjo un silencio largo y tenso cuando Reed y Joyce contuvieron la respiración y esperaron la respuesta del Presidente McKay.

“¿La amas?” preguntó.

“Sí, señor”, dijo Reed.

“¿Ella te ama?”

“Sí señor”.

“¿Su madre se opone?”

“No señor”.

“¿Tu madre se opone?”

“No señor”.

“Entonces, no sé por qué debería oponerme. Siga adelante, y el Señor lo bendiga”.

Reed y Joyce enviaron un telegrama al presidente de estaca de Reed que decía: “El matrimonio fue aprobado por el Presidente David O. McKay. Por favor, envíe la recomendación”.

legado de amor

El 27 de marzo de 1947, el entonces Élder Spencer W. Kimball selló a Reed y Joyce en el Templo de Salt Lake. Reed se fue a Canadá 10 días después.

Cinco días antes de que se cumpliera un año desde que Reed se había ido, Joyce recibió un llamamiento de misión inesperado que indicaba que tenía que reportarse a la Misión Canadá Occidental siete días después de la fecha de la carta.

Los exámenes finales de la universidad de Joyce iniciarían la semana posterior a la que se esperaba que se reportara en Canadá.

“Les mostré mi llamamiento a todos mis maestros y les pregunté si podía tomar los exámenes finales antes”, recordó Joyce. “Cada uno de ellos me dijo que me olvidara de mis exámenes finales y que me darían la calificación que tenía en ese momento”.

Joyce y Reed se reunieron justo después del cumpleaños 21 de Reed y justo antes de que Reed fuera llamado como presidente de rama en Moose Jaw, Saskatchewan.

A lo largo de los años, Reed y Joyce sirvieron en llamamientos en la Sociedad de Socorro, quórum de élderes, la Primaria y la organización de los niños exploradores. Tuvieron seis hijos.

Mientras Reed trabajaba como ingeniero nuclear, ayudó a diseñar el reactor en el primer submarino de propulsión nuclear, el USS Nautilus.

Sin embargo, su servicio misional al inicio de su matrimonio preparó el camino para el resto de su vida juntos: han servido en aproximadamente 23 misiones.

Un legado de amor

legado de amor

Después de servir como misioneros mayores en el Caribe durante los primeros años de la década de los 90, Reed y Joyce Nixon fueron llamados a liderar la Misión Wisconsin Milwaukee en 1992.

Bob Anderson, un viejo amigo y vecino, dijo que antes de que los Nixon se fueran, Reed les dijo que él y su esposa, Carol, debían ir con Reed y Joyce a Wisconsin.

“Quería que fuera el secretario financiero de la misión. Pero, dejé en claro que todavía no me había jubilado y que no podía pensar en una misión porque seguía trabajando. Pero, Reed simplemente respondió: ‘Bien, entonces, ¡jubílate!’”

Los Anderson se unieron a los Nixon en Wisconsin dos meses después.

Mientras servía como presidente de misión, Reed era conocido por pensar que cada extraño era alguien con un potencial divino y que sería una bendición para la Iglesia si fueran miembros.

Cuando los Anderson y los Nixon fueron a un restaurante, Anderson recordó: “La mesera se retiraría para hacer nuestro pedido y Reed se inclinaría y diría algo como: ‘¿no sería una gran presidenta de la Sociedad de Socorro?’” Reed se aseguraría de darle una copia del Libro de Mormón e invitarla a leerlo cuando regresara. “Simplemente, son buenas personas”, dijo Anderson acerca de los Nixon.

Los Nixon se dieron cuenta de que la Misión Milwaukee tenía dificultades con la retención de los miembros nuevos. “No queríamos centrarnos solo en los bautismos porque queríamos que estos miembros nuevos llegaran al templo. El templo debía ser la meta principal y el bautismo es solo un paso hacía el templo”, dijo Reed.

Inmediatamente después de un servicio bautismal, el Presidente y la hermana Nixon harían que una pareja de misioneros mayores se presentara a cada miembro nuevo con un folleto hecho por los Nixon. El folleto hecho a mano tenía cinco o seis páginas parecidas a un álbum de recortes con su fecha de bautismo y su fecha prevista para el templo, dijo Joyce.

En el bautismo, la pareja mayor programaría una reunión futura para comenzar la preparación para el templo. Les pedirían a los nuevos conversos que pensaran en alguien que hubiera fallecido y que les gustaría que tuviera la misma experiencia que acababan de tener con su propio bautismo, a través de la obra vicaria.

Luego, estos miembros nuevos participaban en la investigación de historia familiar para preparar los nombres de los familiares para el templo. Además, los Nixon tuvieron éxito al hacer que los nuevos conversos se reunieran con su obispo para obtener una recomendación del templo de uso limitado, una semana después del bautismo.

No denominaron a su obra de retención como un nuevo programa porque, Reed dijo, “todo se tomó del manual existente”. En cambio, Reed y Joyce denominaron su idea como “legado de amor”.

Y despegó.

Cuando los Nixon llegaron a su misión, 25% de los conversos se mantuvieron activos en la Iglesia, dijo Joyce. Mientras estuvieron ahí, la tasa de retención de conversos aumentó más del triple.

“El 80% de nuestros conversos recientes fueron al templo, y cada persona que fue al templo, mientras estábamos ahí, al menos, se quedó en la Iglesia”, recordó.

Una nueva misión

legado de amor

Los Nixon regresaron de Wisconsin en 1995, pero Reed y Joyce no pudieron quedarse. Servían en misiones de historia familiar o proselitismo de un año de duración en lugares como California, Sudáfrica y tres veces en Alemania. Asimismo, sirvieron en varias misiones cortas en las que enseñaban el plan de retención “legado de amor”.

Entre estas misiones cortas y largas, los Nixon sirvieron en aproximadamente 23 misiones en Alemania, el Caribe, Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, Hawái y otras áreas de la parte continental de los Estados Unidos.

Durante el servicio misional en Australia, su hijo Jay falleció inesperadamente. Lois Park, amigo de la familia y vecino de los Nixon, dijo que aunque los Nixon estaban desconsolados, siempre buscaron utilizar su experiencia para ayudar a los que los rodean.

Después, cuando el hijo de Park falleció, Joyce fue una bendición especial para ella. Los Nixon, dijo, “son exactamente lo que todos deberíamos estar haciendo”.

Joyce cumplió 80 años mientras estaba sirviendo su misión en Sudáfrica. Después de ver a muchos recién nacidos envueltos en periódicos y querer hacer algo al respecto, supo que “era el momento para una nueva misión”, hacer colchas.

Joyce usa todas las telas que puede conseguir, armaba las colchas en su sótano, donde se montó su cuarto de costura en un estilo de línea de ensamblaje. Actualmente, tiene aproximadamente 200 colchas en fabricación y dona cada una de ellas al Centro Humanitario Santo de los Últimos Días en Salt Lake City.

Hasta el 1 de julio, Joyce donó 2,697 colchas humanitarias.

Además, la amiga de Joyce, Helen Prescott dijo que Joyce es completamente una pintora, innumerables obras llenan su hogar y ha entregado muchas de ellas como regalos.

Reed disfruta de todo lo que tenga que ver con la obra de historia familiar. Cuando los amigos o la familia buscan una solución a sus preguntas o problemas, Prescott dijo que la primera solución de Reed siempre es preguntar si están indexando, si lo están haciendo, todo se solucionará.

Sin embargo, una cosa que se ha mantenido igual a lo largo de todo esto es cómo se han apoyado mutuamente.

“Siempre hemos hecho las cosas juntos. ¿No es así como se supone que debe ser?”, dijo Reed.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Alexa Reimschussel y fue publicado en thechurchnews.com con el título “This 93-year-old couple has served 23 missions for the Church, Here’s how they created a legacy of love”.